Coche del día: Maserati 3200 GT

Coche del día: Maserati 3200 GT

El primer Maserati bajo el amparo de Ferrari


Tiempo de lectura: 3 min.

Los años 90 le sentaron bastante bien a Maserati. La firma del tridente pasó a estar controlada por FIAT en 1993, cuando toda la gama de la marca estaba basada en el Maserati Biturbo, que había aparecido en el mercado en la década de los 80. Poco después, FIAT le pasa el testigo a Ferrari, momento en el cual, las cosas empiezan a ser bien diferentes para la firma italiana. Maserati pasó de ser un rival para Ferrari, a complementar la gama de Maranello con modelos que, como cabría esperar, no entraban en conflicto con la producción del Cavallino Rampante.

Fue entonces cuando salió al mercado el Maserati 3200 GT, el primer coche de Maserati bajo control de Ferrari. Se presentó oficialmente en el salón de París de 1998 y resultó ser un coche tremendamente atractivo, acaparando la atención de casi todo el mundo en el evento parisino- Maserati venía de vender los Biturbo y derivados, coche que ofrecían un gran atractivo, no eran todo lo buenos que cabría esperar, sobre todo en lo referente a la fiabilidad y en lo referente a los acabados. Con el 3200 GT las cosas cambiaron para mejor, dando un claro paso adelante gracias a una elevada inversión para desarrollar el modelo.

Seguramente, muchos estarán pensando que Ferrari tampoco es la marca más fiable del mundo, y en parte tendrán razón, los Ferrari son coches delicados que requieren de muchos mimos, pero los automóviles de altas prestaciones siempre requiere de un mantenimiento más elevado que cualquier otro vehículo. En el caso del Maserati 3200 GT, mejoró sustancialmente respecto a modelos anteriores del tridente.

maserati 3200 gt (2)

Giugiaro dibujó un coche totalmente atemporal, con una acertada combinación de clasicismo y modernidad

Con el 3200 GT, Ferrari sentó las bases de lo que vendría después e incluso de la Maserati actual, la cual, ya no están bajo el amparo del Cavallino, sino que está integrada en Stellantis como una de las firmas más lujosas y representativas del grupo. Sin embargo, el Maserati 3200 GT no era un deportivo puro, en realidad era un Gran Turismo, un GT a la italiana con un diseño elegante y agresivo al mismo tiempo, obra del polifacético Giorgetto Giugiaro. El italiano logró mezclar la modernidad que necesitaba Maserati en esos momentos, pero sin perder esa esencia clásica y tradicional de todo GT de altos vuelos y de talante deportivo como este Maserati lanzado a finales de los 90. Contaba con unas formas muy equilibradas, con volúmenes compensados y bien definidos, que se combinaba con un habitáculo de diseño bastante clásico, aunque sin que faltara, como hemos dicho, la modernidad que la marca necesitaba entonces.

Sin embargo, lo mejor estaba bajo el capó, donde se escondía un bloque V8 biturbo de nuevo desarrollo, con 3.217 centímetros cúbicos y capaz de rendir 370 CV y 491 Nm de par. Un propulsor con el que podía alcanzar los 100 km/h desde parado en poco más de cinco segundos y llegar a los 280 km/h. El cambio era manual de seis relaciones, teniendo en opción un automático de cuatro relaciones totalmente indigno para un coche así.

El Maserati 3200 GT no estuvo mucho tiempo en el mercado, se puso a la venta en 1999 y se retiró en el 2001, cuando se puso en circulación el Maserati Coupé, el cual, era básicamente el mismo coche, pero con un motor atmosférico en lugar de sobrealimentado, se desechó la horrible caja automática y también los geniales pilotos tipo búmeran, porque al parecer, no gustaban en Estados Unidos.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.