El nuevo Ford Puma ST es el B-SUV más deportivo del mercado

El nuevo Ford Puma ST es el B-SUV más deportivo del mercado

Monta el motor 1-5 turbo de 200 CV del Ford Fiesta ST y los precios comienzan en 34.000 euros


Tiempo de lectura: 8 min.

El segmento de los B-SUV está claramente en alza, lleva así varios ejercicios y no parece que las cosas vayan a cambiar. Más bien lo contrario, porque Hyundai ha renovado el Kona recientemente, SEAT amplía la gama del Arona con la adopción del cambio DSG en su motor más potente, Jeep ha electrificado el Renegade, Opel ha puesto en circulación la nueva y rompedora generación del Mokka, el Audi Q2 se ha sometido a un restyling y ahora, aparece uno de los B-SUV más cañeros del mercado, el Ford Puma ST.

Las versiones deportivas de la firma norteamericana son bastante apreciadas por el buen comportamiento que ofrecen, son coches muy bien puestos a punto y con un “feeling” que hace las delicias de los más quemadillos. Pero hasta ahora, no había ningún SUV con una versión deportiva desarrollada por Ford Performance en Europa. Y ciertamente, hay pocas cosas que se puedan asemejar a este nuevo Puma ST, por no decir ninguna. Hay modelos con una potencia similar, como el mencionado Hyundai Kona que adopta un bloque de gasolina con 198 CV, pero cuando hablamos de una versión que sale de los talleres de Ford Performance, no es suficiente con ser potente.

No habrá que esperar mucho para poder hacerse con el nuevo Ford Puma ST, está disponible desde ya mismo con precios que comienzan en 34.000 euros. Esto sitúa al nuevo Puma ST como el tope de la gama y como uno de los más caros de su segmento, aunque, repetimos, también como uno de los más deportivos sin apenas oposición. Sólo el Audi Q2 es más caro, pero no alcanza las mismas prestaciones del Puma ST.

ford puma st (11)

El motor del Ford Fiesta ST con 200 CV ¡y diferencial de deslizamiento limitado!

La marca del óvalo ha tomado el camino fácil, o eso se podría pensar al comprobar que bajo el capó del nuevo Ford Puma ST se esconde el propulsor del Fiesta ST, el tres cilindros de 1,5 litros turbo con 200 CV. Pero nada más lejos de la realidad, ya que el trabajo ha requerido muchas horas de desarrollo para otorgar al modelo un comportamiento como cabe esperar de un coche firmado por Ford Performance.

El motor, como hemos dicho, es el mismo del Ford Fiesta ST, con 200 CV y 2320 Nm de par entre 2.500 y 3.500 rpm. Se acopla a un cambio manual de seis relaciones y entre otras cosas, cuenta con un escape con mayor flujo de gases para mejorar la respiración del motor con válvula de escape activa para modificar el sonido. Dicho motor se equipa también con tecnología de desactivación de cilindros (tarda 14 milisegundos) y cambio manual de seis marchas con la relación final acortada para mejorar la aceleración. Así, completa el sprint en 6,7 segundos y pude alcanzar los 220 km/h. Respecto a los consumos, la marca anuncia 6,9 litros cada 100 kilómetros de media, con unas emisiones de CO2 de 155 gramos por kilómetro según ciclo WLTP.

Para la construcción del bloque se emplea aluminio, mientras que el turbo se encuentra integrado en el colector de escape. Incorpora sincronizado variable del árbol de levas independiente (admisión y escape por separado y de forma diferente). Los soportes del motor son nuevos y se han diseñado para eliminar los movimientos parásitos del motor en determinados momentos.

ford puma st (28)

Retoques en bastidor para potenciar la agilidad

Los chasis deportivos de Ford son famosos por su buen comportamiento y por ser bastante sensitivos, muy comunicativos en un mundo donde todo parece estar filtrado. Una forma de trabajar que también han trasladado al nuevo Puma ST, para el que los ingenieros han trabajado en colaboración con Michelin, que fabrica gomas específicas para el modelo con el sello “FP” (Ford Performance) que indica su homologación.

El apartado ciclo es el que más atenciones recibe. La dirección, por empezar por algún sitio, es un 25 % más rápida y los frenos son un 17 % más grandes. La barra de torsión de la suspensión trasera ha aumentado su rigidez a la torsión (hasta los 2.000 Nm/deg), lo que supone un 40 % adicional frente al Fiesta ST y del 50 % respecto a un Ford Puma normal. La barra estabilizadora tiene 28 milimetros en la parte trasera, mientras que delante es de 24 milímetros.

Los muelles son patentados por Ford, son no uniformes, no intercambiables y enrollados adicionalmente para aplicar fuerzas vectoriales al suspensión trasera, permitiendo que las fuerzas a las que se somete todo el conjunto se desplacen directamente al muelle aumentando la rigidez lateral. Los topes son a medida del modelo.

El Ford Puma ST es el único SUV de Europa, por el momento, que ofrece un diferencial de deslizamiento limitado (para el eje delantero, obviamente). Se trata de un equipo opcional y de funcionamiento totalmente mecánico, que funciona junto al sistema de control de par vectorial. Está firmado por Quaife y se encuentra incluido en el paquete Performance.

ford puma st (3)

Modos de conducción y mucha tecnología, en línea con las tendencias actuales

No hay coche hoy día que no cuente con un selector de programas para modificar la gestión de diferentes parámetros, los llamados “modos de conducción”. En el caso del Ford Puma ST hay un total de cuatro, con uno de ellos que no cuadra demasiado con el talante del modelo, pero sí con los tiempos que corren.

  • Normal: el mapeo del motor, el control de tracción, el control electrónico de estabilidad, la válvula de escape activa y la dirección asistida eléctrica están configurados para ofrecer una respuesta natural y una sensación de “conexión”

 

  • Eco: el que menos cuadra con el talante del coche, el mapeo del motor y la respuesta del acelerador están configurados para una máxima eficiencia de combustible

 

  • Sport: se agudiza el mapeo del motor y la respuesta del pedal del acelerador, y se ajustan los ajustes de la dirección asistida para ofrecer más retroalimentación y un control más fino para una conducción rápida en carretera. La válvula de control de ruido activa se abre para intensificar la nota de escape deportivo. Se puede acceder inmediatamente al modo deportivo mediante un botón específico en el volante

 

  • Circuito: todas las características de la dinámica del vehículo se ajustan para obtener los tiempos de vuelta más rápidos posibles, el control de tracción se desactiva y las intervenciones del control de estabilidad electrónico se ajustan al modo de deslizamiento amplio para obtener la más pura experiencia de conducción.

Por su parte, el control de estabilidad tiene tres programas que modulan su intervención y el paquete Performance incorpora control de salida.

No faltan los sistemas de conectividad compatibles con Apple CarPlay y Android Auto, el sistema SYNC 3, equipo de audi B&O, módem FordPas Connect (permite a los propietarios de un Puma ST controlar a distancia una selección de características del vehículo, incluyendo el desbloqueo de la cerradura de la puerta y el localizador del vehículo, a través de la aplicación móvil FordPass) o sistemas electrónicos de seguridad como el asistente precolisión con freno activo, alerta de tráfico cruzado trasero o limitador de velocidad inteligente.

ford puma st (20)

Estética más deportiva y asientos Recaro

Uno de los apartados que más destacan en la el Ford Puma es su estética. La marca jugó muy bien sus bazas apostando por un coche que está más cerca de ser un utilitario que un SUV, al fin y al cabo es lo que buscan los usuarios de este tipo de coches. Así que la base ya la tenía y apenas ha necesitado hacer un par de retoques para que aumentará su talante deportivo.

El paragolpes delantero incorpora un nuevo splitter en relieve diseñado por Ford Performance, que aumenta el apoyo aerodinámico casi un 80 %. Atrás hay un pequeño spoiler sobre la tapa del maletero que trabaja en conjunto con un difusor bajo el paragolpes trasero. Las llantas son más grandes y de diseño específico y el habitáculo luce unos asientos Recaro calefactados y reforzados, que son incluso bonitos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García