El Chrysler 300 dejará el mercado en 2023, siendo el adiós al V8 HEMI

El Chrysler 300 dejará el mercado en 2023, siendo el adiós al V8 HEMI

No se conoce reemplazo, pero podría ser un eléctrico


Tiempo de lectura: 3 min.

Allá por el año 2004, Chrysler, en su periplo por Europa, nos sorprendió con un modelo que, tomando como base la plataforma del Mercedes Clase E, ofrecía un concepto de automóvil que resultaba muy exótico en nuestras carreteras: el Chrysler 300C. La firma yankee, todo hay que reconocerlo, estaba trabajando muy bien durante aquellos años, para hacerse un hueco en Europa, aunque pasar del Chrysler 300M al 300C fue notable y además, para bien, no fue tan acertado, por ejemplo, poner en circulación el Chrysler Sebring 200C (por mucho que montara el diésel 2.0 TDI de Volkswagen).

Entre las versiones más interesantes del 300C, estaba, obviamente, las equipadas con los motores diésel, que en este caso, eran los 3.0 con 218 CV de Mercedes, pero sobre todo, el Chrysler 300C SRT, equipado con un característico V8 yankee con más de 400 CV sonido puramente Muscle Car. No obstante, no tuvo el éxito que debería haber tenido y Chrysler acabó por abandonar Europa, aunque no tardó mucho en volver al mercado bajo el logo de Lancia (la última generación del Lancia Thema), para estar, como se suele decir, cuatro días a la venta y desaparecer junto con la marca.

Pero lo más curioso es que, contra todo pronóstico, el Chrysler 300C sigue vivito y coleando en Estados Unidos, todavía sigue a la venta y además, ha recibido una actualización para aguantar todavía más en el mercado. Como cabría esperar, los cambios no son realmente importantes y apenas cambia nada, pero es super curioso que todavía mantengan un coche cuya base data de hace tantos años (la última evolución data de 2011). También es llamativo que todavía se mantenga a la venta, teniendo en cuenta la evolución en las ventas, o mejor dicho, la involución. En 2021 solo se vendieron 17.000 unidades, un contraste enorme con las 145.000 unidades vendidas en su mejor año, en 2005. También es un gran contraste con las ventas de su principal rival, el Dodge Charger, que vendió en 2021 78.000 ejemplares.

chrysler 300c (2)

Lo más interesante del Chrysler 300 (ahora no lleva la letra “C” en la denominación), se centra en la adopción de más sistemas de seguridad, asistencia y confort, incluidos en el paquete SafetyTec Plus (sensor de lluvia, advertencia de cambio de carril, asistencia al estacionamiento, luces automáticas, advertencia de colisión frontal con frenada activa, control de crucero adaptativo con parada y arranque…). La gama se compondrá del V6 Pentastar como opción “de serie” y el V8 5.7 HEMI como “opcional”. A modo de colofón, estará el Chrysler 300C, equipado con el bloque V8 de 6.4 litros y 485 CV, que se postula como la versión de despedida del modelo, que deja de fabricarse en 2023.

Sin embargo, aunque la base del Chrysler 300 es vieja, se han logrado vender las 2.200 unidades que se tiene planeado fabricar de la versión más prestacional, equipada con el V8 de 6.4 litros. Y además, solo han necesitado 12 horas para conseguirlo. El CEO de Chrysler, Chris Feuell, dijo a Motor Trend que de esas 2.200 unidades, 2.000 irán para el mercado estadounidense y 200 para Canadá. De todas formas, no son pocos los que han criticado a Chrysler por no ofrecer el 300C con el bloque Hellcat, pero según un portavoz de la marca en declaraciones a The Drive, no hay suficientes motores Hellcat para motorizar las 2.200 unidades de la versión especial.

Por el momento, no se sabe qué modelo sustituirá al Chrysler 300, pero a nadie se le escapa que será el último sedán auténticamente yankee, equipado con un V8 atmosférico de gran cilindrada. Según se dice, una de las opciones será un sedán con motor eléctrico, compartido con Dodge, con arquitectura de 800 voltios y algo más de 440 CV. También se espera que tenga algunos rasgos de diseño vistos en el Chrysler Airflow.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.