Battle SUV: CUPRA Formentor VZ 2.0 TSI 180 kW

Battle SUV: CUPRA Formentor VZ 2.0 TSI 180 kW

Como el Alfa Romeo Stelvio, está más cerca de un Gran Turismo que de un deportivo, pero es muy rápido, más de lo que parece


Tiempo de lectura: 10 min.

No cabe duda que el CUPRA Formentor es un éxito total y a pesar de no ser un coche barato, ni en su versión de 150 CV, el coche se vende como pan caliente. Mucho tiene que ver su diseño, uno de los principales argumentos de venta del Formentor, pues la versión más vendida es, obviamente, la menos potente y no destaca por prestaciones, aunque eso no quiere decir que sean malas. Simplemente, que 150 CV son eso, 150 CV, no se pueden esperar sensaciones fulgurantes. Además, se trata de una variante cuyo tacto no es tan deportivo ni directo como, por ejemplo, la que nos cedió la marca para el Battle SUV, CUPRA Formentor VZ 2.0 TSI 180 kW, es decir, la equipada con el motor de cuatro cilindros turbo de 245 CV sin ningún tipo de electrificación.

La gama del CUPRA Formentor abarca una gran cantidad de opciones, con las que, sin lugar a dudas, ofrecen una versión para cada cualquier conductor. Desde la mencionada con 150 CV, hasta el VZ5 de casi 400 CV, pasando por el 2.0 TSI de 190 CV, los híbridos enchufables de 204 y 245 CV, el 2.0 TSI de 310 CV y la que nos ocupa en esta ocasión, equipada con el mencionado 2.0 TSI de 245 CV. Si no encuentras un Formentor que se adapte a tus gustos, es que debes ser alguien especial o muy exigente. Tienes incluso un diésel y la opción de equipar tracción total… Pocos tienen una gama donde puedas escoger tantas opciones, sobre todo en cuanto a niveles de potencia de los 200 CV.

Está claro que con el Formentor, CUPRA ha querido ofrecer un SUV, o CUV, como ellos lo llaman, donde las prestaciones y el agrado de conducción son premisa fundamental. No en balde, CUPRA nació como las versiones deportivas de SEAT; ganándose el respeto de muchos usuarios por sus prestaciones y por su comportamiento, unas señas de identidad que se han trasladado a sus modelos cuando se convirtió en marca independiente. ¿Lo consigue? Pues teniendo en cuenta que hemos podido probar el CUPRA León e-Hybrid con el motor de 245 CV y el Formentor 1.5 TSI EVO de 150 CV, podemos decir que sí, que en cuanto a comportamiento y tacto general, son coches más dinámicos que la media, sobre todo el CUPRA León, pero para el Battle SUV hace falta algo más que ser “simplemente” dinámicos.

cupra formentor vz 20 180 kw (4)

No obstante, a modo de adelanto, el CUPRA Formentor VZ 2.0 TI 180 kW ha hecho un gran papel en nuestro particular reportaje, demostrando que la deportividad está ahí, aunque su concepto SUV/crossover o como quieras denominarlo, sigue marcando su personalidad. Quizá en el VZ5 o en el VZ de 310 CV no se note tanto su condición de “Sport Utility Vehicle”, pero con el VZ de 245 CV, sobre todo al límite, salen a relucir muchas características de estos coches. Y eso, que el Formentor es casi un León por dimensiones y por otros detalles.

Tacto de “coche gordo”

El Formentor VZ 2.0 TSI 180 kW apenas se diferencia del resto en cuanto a diseño, aunque si tienes algunas cosas que merece la pena destacar. Por ejemplo, los escapes son de verdad, no simples adornos que, seamos sinceros, quedan ridículos y en un coche como este, que busca ofrecer una imagen distintiva y deportiva, deberían ser eliminados ipso facto. También podemos destacar las llantas, específicas de la versión y quizá un poco recargadas, aunque no quedan nada mal con el conjunto. Donde si se notan más cambios es en la conducción y en el tacto general del coche, pues tiene tacto de “coche gordo”, de contar con caballería y con prestaciones para meterte en la cárcel a la primera de cambio y, evidentemente, así es, el Formentor VZ de 245 CV es un tiro, como se suele decir, un coche rápido que debido a lo fácil que resulta de conducir a buen ritmo, enmascara algunas debilidades, como una suspensión un tanto blanda cuando se rueda al límite.

No estoy diciendo que el coche se despendole, ni mucho menos, el Formentor ofrece un comportamiento sin tacha, realmente bueno sea cual sea el ritmo, lo que quiero decir es que cuando se alcanza cierto ritmo, la carrocería se inclina y se pierde algo de confianza, porque además, se suma a una dirección muy ligera incluso en modo CUPRA, el más radical de todos, que no ofrece nada de información. Cuando la carrocería empieza a inclinar, también se nota cierto deslizamiento del eje delantero que abre la trayectoria y que te obliga a no dar gas para no abrir todavía más la trazada. Es cierto que todo es muy suave, no hay sustos ni sensación de perder el control, pero es mejor no llegar a ese punto si de verdad quieres ir rápido. Es mejor adelantar un poco la frenada y la entrada en la curva, para permitir que el coche apoye totalmente y así explotar la velocidad de paso por curva que se puede lograr.

cupra formentor vz 20 180 kw (14)

 

Una de las cosas que más me gustó fue el tarado de los sistemas de asistencia. En varias ocasiones, pude ver de reojo como se encendía un chivato en el salpicadero, pero en ningún momento noté el funcionamiento del sistema, todo era control y velocidad, mucha velocidad. Puedes jugar ligeramente con la trasera llegando a las curvas, sobre todo porque tiene unos frenos sobresalientes, que te dejan cargar mucho peso en el eje delantero, aligerando el trasero para que deslice un poco. No es un eje tan reactivo como el del Puma ST, pero se puede colocar de atrás y redondear las curvas con él, ayudando a lograr una sensación bastante placentera en conducción deportiva. Es una lástima que la dirección no tenga más tacto, porque es directa, rápida y precisa, allí donde apuntas con el volante, allí donde va el Formentor. Es una cualidad que me gusta mucho, porque donde más disfruto es en carreteras de muchas curvas de radio corto, carreteras de segunda y tercera, frenadas fuertes y muchos cambios de peso, donde una dirección directa y unos buenos frenos son clave para divertirte.

En esas carreteras el Formentor VZ de 245 CV se encuentra relativamente cómodo, y digo relativamente, porque es ahí donde la suspensión empieza a dar síntomas de un tarado un poco blando. De todas formas, ese tarado permite ir como alma que lleva el diablo por carreteras de asfalto en mal estado, porque el coche no se descoloca ni exige un nivel de concentración demasiado elevado. Es fácil ir muy rápido con el Formentor, aunque no conviene confiarse porque el ritmo puede ser muy, muy alto.

Buen motor, pero falta un poco de garra

La mecánica ayuda mucho a llevar un ritmo endiablado, porque corre, corre mucho. Son 245 CV, sí, es una potencia respetable, pero eso no quiere decir que sea un motor rápido, no sería la primera vez que las cifras oficiales dicen una cosa, pero las sensaciones dicen una muy diferente. No es el caso, hay 245 CV y puede que alguno más, lo único criticable del motor, al menos en conducción deportiva, es que falta un poco de garra, es decir, es muy lineal, no hay patada ni un empuje que te haga sonreír con solo pisar el pedal del acelerador. En un coche deportivo para vías públicas, las sensaciones deben ser un argumento indispensable y una buena patada del motor suma muchísimos puntos.

Cupra Formentor TSi 2022 11

Aun así, el 2.0 TSI es un motor que ofrece un rendimiento espectacular en casi cualquier régimen. Puede ir al paso de una persona sin que haya tirones o carraspeos, o bien, puedes exprimir hasta el final todo lo que ofrece sin que por ello haya el más mínimo cambio en la forma en la que funciona o entrega la potencia. Ni siquiera con el modo CUPRA activado te sorprende, aunque sí es cierto que responde mucho antes y como el acelerador se hace más directo, hay que tener tacto para no saturar las ruedas delanteras. Me resultó especialmente gratificante a medio régimen, ofreciendo un buen nivel de par para salir de cualquier curva con fuerza y velocidad, sin que fuera necesario ir en una marcha más corta o llevar el motor muy alto de revoluciones. Además, esa capacidad para empujar pronto, ayuda y hace más agradable conducir el Formentor entre curvas, porque las levas del cambio son muy cortas. Quizá fuera porque mi forma de manejar el volante o por la forma de sujetarlo, pero tenía que mover la mano para poder accionar las levas, así que al final acabé confiando en la gestión electrónica que, por otra parte, no funciona nada mal, sobre todo en aceleración.

Puedes salir pedal a fondo de las curvas rápidas, sin que haya pérdidas de tracción, pero en curva lenta es mejor hacerlo acelerando poco a poco, de forma progresiva, para aprovechar todo el rango de régimen donde se entrega la mayor cantidad de par. Es un rango aprovechable muy amplio, desde poco más de 1.500 revoluciones hasta bien pasadas las 4.000, más que suficiente para encarar un tramo de montaña a buen ritmo sin que sea necesario estar jugando en exceso con el cambio. Eso hace que sea menos estresante conducir, pero también un poco menos divertido. Se compensa con el ritmo que puedes alcanzar, pero las sensaciones no son tan emocionantes. En eso también influye el sonido del motor que llega al habitáculo, que es más bien poco. Lo bueno es que te podrás marcas un tramo muy largo sin miramientos, porque el consumo no es excesivo y, por tanto, la autonomía “a fuego” es amplia.

Un coche para todo, incluso para jugar los fines de semana

No hace falta ser ingeniero para darse cuenta que el CUPRA Formentor no es un coche radical, como si lo es, por ejemplo, el Hyundai Kona N. Quizá sea un poco más deportivo que el Alfa Romeo Stelvio Veloce, pero no mucho más, y es muy usable como coche de diario. Es cómodo, suave e incluso refinado, no gasta en exceso y tiene espacio suficiente parar una familia que no sea muy grande; dos adultos y un niño conviven la mar de bien con el Formentor. Pero lo mejor de todo, es que tienes un coche con el que salir los fines de semana a quemar adrenalina. Es cierto que no es un coche que te colme de sensaciones y tampoco te pondrá en apuros cuando las cosas se compliquen, pero tiene un buen comportamiento, unas buenas prestaciones y de paso, es bonito.

El precio, como siempre, es elevado, rozando los 50.000 euros (48.720 euros exactamente, según web oficial), pero hoy día casi cualquier coche es caro y si además, buscas uno especial, con prestaciones, con equipamiento y con diseño, la tarifa sube exponencialmente. También puedes optar por las versiones del Formentor menos potentes, pero no tendrás las mismas sensaciones ni la misma diversión que con el VZ 2.0 de 245 CV, obviamente. Hay modelos en el mercado con los que conectarás mucho antes y que te ofrecerán más sensaciones, pero quizá no te ofrezcan el conjunto que sí tendrás con el CUPRA Formentor, que desde mi punto de vista, es bastante interesante. Lástima que sea un SUV (o un CUP, recordar).

Datos técnicos

FICHA TÉCNICA CUPRA Formentor
MODELOVZ 2.0 TSI 180 kW
MOTORDelantero transversal. Cuatro cilindros, 1.984 centímetros cúbicos, turbo. Gasolina.
RENDIMIENTOPotencia máxima180 kW (245 CV) entre 5.250 y 6.500 rpm
Par máximo370 Nm entre 1.600 y 4.400 rpm
TRANSMISIÓNTracción delantera. Cambio automático con doble embrague y siete relaciones.
SUSPENSIÓNDelanteraMcPherson con muelle helicoidal.
TraseraParalelogramo deformable con muelle helicoidal
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.450 x 1.839 x 1.520
Batalla2.679
Peso declarado1.556 kg
Neumáticos245/45 R19 94W
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h6,8 segundos
Velocidad punta238 km/h
Relación peso potencia6,35 kg / CV
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)7,7 litros
Consumo medio durante la prueba7,9 litros
PRECIO UNIDAD PROBADA48.720€

Galería de fotos

CUPRA Formentor VZ 2.0 TSI 180 kW

48720 €
CUPRA Formentor VZ 2.0 TSI 180 kW
7.4

Comportamiento en carretera

8.5/10

Comportamiento en ciudad

8.0/10

Confort

7.0/10

Consumo

6.5/10

Habitabilidad

7.0/10

Infoentretenimiento

8.0/10

Prestaciones

7.5/10

Relación valor/precio

6.5/10

Seguridad

8.0/10

espíritu RACER

7.0/10

A favor

  • Diseño
  • Prestaciones
  • Frenos

En contra

  • Suspensión blanda al límite
  • Precio
  • Levas en el volante muy pequeñas
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.