El Audi A1 no tendrá sucesor, otra víctima de los límites de CO2 de la UE

El Audi A1 no tendrá sucesor, otra víctima de los límites de CO2 de la UE

El subcompacto de acceso a los cuatro aros lleva en el mercado 10 años


Tiempo de lectura: 2 min.

En su momento parecía una buena idea, que el Audi más económico fuese el A1, un modelo basado en la misma plataforma que sus coetáneos generalistas SEAT Ibiza y Volkswagen Polo, la PQ25. Su segunda generación, la actual (GB), está basada en la plataforma MQB A0, ídem respecto a Ibiza y Polo. En esta ocasión solo ha permanecido el cinco puertas, A1 Sportback, y exclusivamente con motores gasolina.

Pero ni compartiendo plataformas, motores y otras tantas cosas con modelos superventas salen siempre los números. Ahora mismo el A1 tiene dos problemas a la vista: no se vende lo suficiente, y su encaje en la normativa Euro 7 va a ser realmente complejo. Eso, por no hablar de todo lo necesario para que sus emisiones de CO2 se desplomen sin necesidad de usar soluciones híbridas.

De 2011 a 2016 el subcompacto de cuatro aros tuvo unos volúmenes muy decentes en el segmento B europeo, rascando las 100.000 unidades al año. A partir de 2017 la cosa se empezó a desinflar, y la nueva generación no se vende mejor que la primera, salvo el primer año (2010) que el A1 estuvo disponible. En 2020 cayó a menos de 60.000 unidades, y este año, al ritmo que va, se quedará cerca de las 70.000.

Audi A1 Sportback

Markus Duesmann, el CEO de Audi, confirmó a Automotive News que no habrá reemplazo para la generación actual del A1. El problema se veía venir, hacer que cumpla las normativas encarecería tanto el modelo que dejaría de merecer la pena. Por lo tanto, es de esperar que le reemplace algún modelo totalmente eléctrico, donde sí salgan las cuentas.

Los costes de desarrollo hay que trasladarlos a cada coche, y si no se venden mucho, el precio sube más de la cuenta -o el fabricante pierde dinero-

El encaje del A1 es complicado, no es un segmento tan grande. Además, el modelo crossover equivalente, el Audi Q2, se vende en números similares, pero claro, Audi puede pedir más dinero por él por tener la suspensión levantada un poco más que el Audi A1 Citycarver. La familia MINI de BMW se vende mucho mejor (292.582 unidades en 2020), aunque claro, hablamos de más variantes de carrocería y una gama más rica, se mire como se mire.

Cada vez es más difícil justificar la permanencia de motores de combustión interna en los segmentos más humildes, y por eso han desaparecido varios modelos del segmento A y, en menor medida, en el segmento B. Le pasa a los generalistas y a los Premium. Casos como el del A1 los empezaremos a ver a puñados a lo largo de esta década, cuando se acaben los ciclos de vida, ciao pescao.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.