Dos Porsche 911 conquistan el volcán Ojos del Salado, el más alto del mundo

Dos Porsche 911 conquistan el volcán Ojos del Salado, el más alto del mundo

El fabricante alemán ha querido exhibir las posibilidades todoterreno de su buque insignia con una expedición en tierras chilenas


Tiempo de lectura: 5 min.

Durante casi seis décadas, el Porsche 911 ha exhibido el escudo del fabricante con sede en Zuffenhausen por casi todos los circuitos del planeta, además de poner los dientes largos a los transeúntes que los pueden observar circulando por las carreteras. También hemos podido ver algunos ejemplares del “mito” explorando las posibilidades fuera del asfalto del modelo, con su participación en infinidad de ralis en todo el mundo, y que llegó a proclamarse vencedor incluso del Rally Dakar en 1984, con René Metge a bordo de un Porsche 911 4×4.

La noticia que os traemos hoy sitúa al nueveonce en un nuevo escenario, si es que quedaba algún lugar por conquistar para el baluarte del todo atrás. Y es que dos unidades del modelo, consecuentemente preparadas para el desafío, han ascendido los algo más de seis mil metros de altitud del volcán a mayor altitud del planeta, conocido como Ojos del Salado, en Chile. La expedición, liderada por el piloto Romain Dumas, quien con su empresa, Romain Dumas Motorsport, colaboró en la puesta a punto de los dos Porsche 911 trasladados al continente sudamericano, hubo de atravesar glaciares y enfrentarse a temperaturas de hasta 30 °C negativos.

En cuanto a los modelos empleados, son dos Porche 911 “typ 992” Carrera 4S. Conservan el motor de serie, un seis cilindros bóxer turboalimentado que desarrolla 450 CV. La elección de un motor turbo es un asunto de importancia, tratándose de una expedición que pretende llevar a estos vehículos a seis mil metros de altitud, donde un propulsor atmosférico vería su rendimiento muy reducido debido a la menor presencia de oxígeno en el aire. Nada sabemos acerca de la posible adaptación de estos turbocompresores a la tarea encomendada, puesto que la ascensión exigiría que estos girasen a mayor velocidad para obtener una presión equivalente a la que se genera al nivel del mar.

Esto ha sido realmente memorable y un momento especial en un lugar que es a la vez precioso y brutal. ¡Imagino que las únicas máquinas a mayor altitud que nosotros en aquel momento eran aviones! Para el equipo y el coche fue un asunto de aprendizaje. Y, de manera inesperada, el coche se mostró resistente y a la vez manejable”, dijo Romain Dumas

Porsche 911 en Ojos del Salado, Chile 15

También mantienen la caja de cambios de serie, automática de siete velocidades, aunque con unas relaciones de cambio más cortas para facilitar la gestión del acelerador a las bajas velocidades que exigían los tramos más complejos de la travesía. Pero, como decimos, el desafío exigía algunas modificaciones más para garantizar su éxito. Para empezar, en su interior se añadieron jaulas antivuelco, asientos de fibra de carbono y arneses de seguridad. En cuanto al exterior, y para mejorar las aptitudes todoterreno de estos deportivos, se añadió una protección de los bajos fabricada mediante fibras de aramida –material de alta resistencia a cuya familia pertenece el metonímico kevlar–, para así minimizar las consecuencias de los impactos con las rocas del terreno. Aunque no resulta sencillo que los nueveonce trasladados a Chile “rasquen” con los bajos la superficie, puesto que se integraron ejes pórticos con los que poder elevar la altura libre al suelo hasta los 350 mm.

Evidentemente, también montan neumáticos M+S –todoterreno–, para cuya integración se hubo de diseñar una carrocería modificada que pudiera alojar estas ruedas de 310 mm de ancho. El sistema de refrigeración fue resituado en un punto superior del vehículo, con la intención de preservar su integridad ante cualquier impacto, y se implementaron diferenciales con bloqueo de accionamiento manual, además de un sistema de dirección por cable.

Por otro lado, los Porsche 911 que formaron parte de esta aventura montaban un sistema conocido como Porsche Warp-Connecter, que fue diseñado inicialmente para su uso en competición. Grosso modo, este sistema forma una unión mecánica entre las cuatro ruedas del vehículo para permitir una carga constante de cada uno de los neumáticos, con independencia de las fuerzas experimentadas por la carrocería, lo cual ofrece resultados positivos en cuanto a tracción.

Hace unos treinta años, un equipo de ingenieros de Porsche incluyeron la tracción total en un 911 solo para responder a la pregunta: ¿y si…? Y me siento orgulloso de que esta curiosidad natural y la motivación por parte de los ingenieros para explorar los límites, para probar nuevas ideas y, sobre todo, para inspirar, esté viva y coleando”, ha comentado Frank-Steffen Walliser, flamante vicepresidente del departamento encargado del desarrollo de todos los vehículos de Porsche AG

Porsche 911 en Ojos del Salado, Chile 32

Como cualquier vehículo de aventura que se precie, los Porsche 911 participantes en la expedición llevaban en la parte frontal un cabrestante. En cuanto a la decoración, uno de los modelos estaba pintado con un esquema de colores elaborado por el departamento de diseño de la marca, con sede en Weissach, mientras que el otro replicaba la librea que veremos en el Porsche 963 LMDh que entrará en competición esta próxima temporada.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.