Dacia estrena gama GLP con el motor TCe 100 ECO-G

Dacia estrena gama GLP con el motor TCe 100 ECO-G

Hasta 1.000 kilómetros de autonomía con ambos depósitos llenos


Tiempo de lectura: 3 min.

Aprovechando el Salón del Automóvil de Bruselas, Dacia acaba de presentar una nueva gama mecánica que casa a la perfección con el espíritu de la casa franco-rumana: ofrecer mucho por poco. Las nuevas versiones de gas licuado de petróleo (GLP), denominadas TCe 100 ECO-G, ofrecen una alternativa a las mecánicas de combustión tradicional, más económica y con más autonomía.

Debutando en el Dacia Duster, el nuevo propulsor TCe 100 ECO-G pronto estará disponible en el resto de los modelos de la marca, incluidos el Sandero, el Sandero Stepway, el Logan y el Logan MCV. Este nuevo motor es, esencialmente, la versión bicombustible del bloque de gasolina de tres cilindros y 1 litro turboalimentado (TCe 100) presentado por Dacia el año pasado. Eso se traduce en 100 CV de potencia y 170 Nm de par motor desde tan solo 2.000 RPM.

El depósito de GLP, que sustituye a la rueda de repuesto en virtud de no perder capacidad en el maletero, es de acero de alta resistencia. Con ambos depósitos llenos, cualquiera de los modelos tendrá una autonomía superior a los 1.000 kilómetros. En cuanto al ahorro de combustible, a pesar de que el consumo medio de GLP es ligeramente mayor, el coste total por kilómetro se reduce hasta en un 30 % en comparación con un motor de gasolina y hasta un 8 % con uno diésel.

Dacia Duster GLP TCe ECO G (3)

Actualmente, casi 15 millones de vehículos funcionan con gas licuado de petróleo (GLP) en la Unión Europea, y 26 millones en todo el mundo

El cambio de gasolina a GLP, y viceversa, se realiza de dos maneras: o bien manualmente operando el interruptor ubicado en el habitáculo en cualquier momento (el modo elegido se mantiene en cada arranuqe) o automáticamente, cuando el depósito de GLP está vacío y entra en acción el de gasolina. Un medidor dedicado controla el nivel de gas, y cuando es el momento de rellenarlo, la operación es exactamente igual que en otro coche y apenas toma dos minutos.

 “Ante el desafío de la transición energética, Dacia ofrece una gama de GLP simple y económica que mejora el consumo y las emisiones de CO2. Esta solución es consistente con el espíritu de fiabilidad y accesibilidad de la marca Dacia, y contribuye al compromiso del Grupo Renault de reducir su huella de carbono global en un 25 % en 2022 en comparación con 2010”, dijo Mihai Bordenau, director de marketing de Dacia.

La garantía de las versiones movidas a gas continuará siendo de tres años o 100.000 kilómetros (lo primero que expire), como todos los demás vehículos de la gama. El precio del Dacia Duster TCe 100 ECO-G para Francia (el único hasta ahora mencionado por Renault) es de 12.490 euros, y estará disponible en los concesionarios locales a partir de este mismo mes de enero. Por el momento, la marca no ha confirmado los precios ni la disponibilidad para el mercado español.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.