Czinger 21C, el hiperdepotivo híbrido fabricado con impresión 3D

Czinger 21C, el hiperdepotivo híbrido fabricado con impresión 3D

Solo habrá 80 unidades de fabricación artesanal


Tiempo de lectura: 3 min.

No estamos acostumbrando a la aparición de coches con potencias absurdas y animados con motores eléctricos. La llegada, o el auge, de esta tecnología, ha servido de excusa para que muchos dejen volar sus ambiciones y también, las ganas de llamar la atención. Muchos de esos coches nunca pasan de ser un proyecto, al fin y la cabo, apuntan demasiado alto y la inversión necesaria nunca llega.

Es algo que también ocurrió cuando se lanzó el Bugatti Veyron, que todo el mundo se volvió loco y comenzaron a lanzar vehículos con potencias de infarto y cifras de prestaciones más dignas de un avión que de un coche. Cuando uno abre la veda, van todos detrás. Y con la electricidad podemos decir casi lo mismo, cuando uno empieza, solo es la excusa para que los demás vayan detrás.

Lo más curioso es que los deportivos híbridos con potencias muy elevadas, han sido casi siempre obra de “fabricantes reconocidos”, pequeñas “start-up” han sido pocas las que se han atrevido a crear aparatos con hibridación y mucha potencia. Sin embargo, aquí os traemos un hiperdeportivo de una firma poco conocida y además, con grupo propulsor híbrido que promete sensaciones muy fuertes, tales como una potencia de 1.267 CV: el Czinger 21C.

czinger 21c (2)

Se trata de un aparato de fabricación artesanal y origen estadounidense, el cual fue presentado inicialmente en marzo de 2020 en forma de prototipo. Ahora, la compañía yankee nos presenta la versión de producción, de la que se montará un total de 80 unidades al precio de 1,58 millones de euros (sin impuestos). Y no es el primer vehículo de la marca, esta empresa se dio a conocer con un “one off” fabricado mediante impresión 3D.

La impresión 3D también es la técnica empleada para la versión de producción del Czinger 21C y apenas cambia nada respecto al prototipo. Es un coche que no desentonaría nada en la parrilla del Mundial de Resistencia y destaca por tener dos asientos colocados en tándem. No es, sin lugar dudas, el coche más indicado para circular por las vías públicas, pero está homologado para ello, aunque su limitadísima altura al suelo y sus 2,05 metros de ancho hagan pensar en lo contrario.

El motor es un grupo híbrido de fabricación propia, compuesto por un V8 de 2,88 litros biturbo y capaz de girar a 11.000 rpm, asistido por dos motores eléctricos en el eje delantero. En conjunto, la potencia llega a los 1.267 CV y 847 Nm de par, que tienen que mover 1.240 kilos. Así, por tanto, no extraña que sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 1,9 segundos, que llegue a los 300 km/h en 13,8 segundos y que cifre su velocidad máxima en 452 km/h.

Para el chasis, como cabe esperar, se emplea fibra de carbono, al igual que para la carrocería. El habitáculo está totalmente digitalizado y su aerodinámica está muy cuidada. A 161 km/h alcanza una carga de 615 kilos, la cual aumenta hasta los 2.500 kilos a 322 km/h.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.