Coche del día: Lexus RX 300 (XU10)

Coche del día: Lexus RX 300 (XU10)

La opción llegada desde Japón para batallar con los SUV germanos Premium


Tiempo de lectura: 6 min.

La marca de lujo de Toyota, Lexus, presentaba en 1997 el primer prototipo de lo que sería unos meses más tarde su todocamino dentro del segmento SUV, el RX 300 (XU10). Aquel automóvil expuesto en el Salón de Chicago en el mes de febrero fue bautizado como SLV Concept, siglas correspondientes a “Sport Luxury Vehicle”. Diseñado por Makoto Oshima, ya vaticinaba cuáles serían las líneas, medidas y concepto que más tarde se llevaría a la serie en forma de nuestro protagonista de hoy.

Durante las primeras tres temporadas, el Lexus RX fue producto estrella en el mercado norteamericano y aquí en Europa, con los Mercedes ML y BMW X5 dando guerra y apoderándose de la mayor cuota de mercado de este tipo de vehículos. La marca japonesa, tras un pequeño restyling del modelo, decidía traerlo hasta nuestras latitudes después de recibir tan buenas críticas y un buen número de ventas en Estados Unidos.

Pues dentro de aquella primera generación del Lexus RX 300, bautizada en código interno como XU10, disponíamos de la variante RX 300 como única alternativa y con dos tipos de acabado -denominados Premium y Luxury-. Estaba genéticamente relacionado con el Toyota Harrier, desvelado en el Salón de Tokio de 1997, básicamente para el mercado japonés.

Lexus RX 300 XU10 2

El Lexus RX 300 venía a poner en aprietos, además de los mencionados ML y X5, a representantes del segmento SUV de lujo, y a otros actores como el Jeep Grand Cherokee (WJ) o Mitsubishi Montero (III) dentro de la filosofía todoterreno más avanzada. Aunque el japonés no dispusiera de reductora, tenía argumentos para atraer a una clientela que no necesitaba un TT puro y sí un automóvil con capacidades campestres y calidades de alto standing.

El Lexus RX 300 llegaba a Europa tras el éxito cosechado en EEUU con el modelo, gracias a una gran calidad de acabado y tecnología de última hornada

Una de las novedades de este RX 300 era por ejemplo el empleo de un chasis tipo monocasco autoportante, como si de una berlina se tratara, dejando atrás las configuraciones establecidas en los vehículos 4×4. Además, y a la hora de comercializarlo en Europa, la marca nipona mejoraba en algunos aspectos el coche, haciéndolo aún más eficaz y suave en su funcionamiento, según los estándares requeridos en el Viejo Continente.

Prueba de ello son elementos como una dirección mejorada o una suspensión acorde a las necesidades europeas, incorporando sistemas como la asistencia a la frenada, denominada BA. En el mencionado plano de las suspensiones el RX 300 incorporaba muelles, amortiguadores y barras estabilizadoras de nueva factura, completando en este apartado un esquema tipo McPherson.

La frenada, por su parte, era encomendada a un kit compuesto por discos ventilados en el eje delantero y macizos en el trasero, instalados dentro de un equipo de llantas 16Jx6,5 y calzadas estas con neumáticos 215/70 R16. Su orientación era principalmente asfáltica.

Lexus RX 300 XU10 5

El propulsor elegido era el otro protagonista dentro del conjunto. En este caso un V6 de 2.995 cc conocido como 1MZ-FE, posicionado en el eje delantero de manera transversal y acoplado a él un cambio de cuatro relaciones automático gestionado de manera electrónica. Todo ello trabajaba conjunto a un sistema de tracción total permanente, combinado además por ayudas electrónicas derivadas del ABS, control de tracción (TRC), control de estabilidad (VSC) y distribución electrónica de frenado (EBD).

Tan solo una versión estaba disponible dentro de nuestro país -y mercados internacionales-, pero el V6 de 3 litros montado bajo el capo del RX 300 era todo un acierto, por prestaciones y suavidad de marcha

El bloque, construido completamente en aluminio y equipado con un sistema de distribución variable denominado VVT-i, destacaba por su finura y entrega de potencia, disponiendo del 80 % del par máximo entregado -283 Nm a 4.400 RPM- a partir de las 1.200 RPM. Con una potencia final de 201 CV a 5.600 RPM, el propulsor nipón lograba alcanzar una velocidad máxima autolimitada a 180 km/h, acelerando hasta los 100 km/h en 9,2 segundos y necesitando 32,3 segundos para alcanzar la meta puesta en los 1.000 metros.

Los consumos se podrían considerar como contenidos, teniendo en cuenta el conjunto en general, donde se establecía una media de 13 litros/100 km en conducción mixta. Hay que tener en cuenta que el peso declarado de este RX 300 se situaba en los 1.790 kilogramos, con unas cotas exteriores de 4.580 mm de largo, 1.815 mm de ancho y 1.660 mm de alto. La distancia entre ejes quedaba en 2.615 mm, con un reparto de vías de 1.565 y 1.550 mm delante y detrás, respectivamente. Por otra parte el Cx oficial se establecía en 0,35, razonable para un SUV.

Una vez en el habitáculo del SUV japonés, se percibía el esmero y calidad que se había imprimido en él. Tanto los materiales empleados como el ajuste estaban a la altura de lo esperado y dependiendo de la versión encontrábamos elementos de equipamiento como tapicería de piel, asientos eléctricos con ocho posiciones, sistema de navegación o techo con apertura eléctrica. De serie podíamos disfrutar de un completo equipo de sonido firmado por Nakamichi, con 168 W de potencia e intercambiador de seis CD, asientos traseros móviles hasta en 12 cm hacia delante o detrás, espejos eléctricos u ordenador de a bordo, entre otros.

Por otro lado, el equipamiento de este Lexus RX 300 estaba a la altura de lo esperado, posicionándose como uno de los SUV de referencia dentro del segmento Premium

En cuanto al diseño, destacaba la posición de la palanca del cambio integrada en el salpicadero con la intención de ganar espacio entre los asientos delanteros. También su cuadro de instrumentos retroiluminado con un equipo de información muy completo, o la pantalla táctil para manejar el equipo de sonido. A su vez, en el modelo se implementó un sistema de seguridad activa muy elevada donde airbags frontales y laterales, así como una estructura interior reforzada en diferentes zonas, velaban por la seguridad integral de sus ocupantes.

Con un precio que partía desde los 45.800 euros en la versión Premium, podíamos llegar hasta los 51.630 si nos decantábamos por el acabado Luxury, quedando dentro de la media de sus competidores, donde por un Mercedes ML 320 deberíamos pagar 46.500 euros en su variante estándar o un BMW X5 nos costaría 46.400 euros, eso sí, portando el bloque de 231 CV de potencia.

En la actualidad, para hacernos con una unidad de Lexus RX 300 de esta primera generación, deberemos desembolsar a partir de unos 4.000 euros, pudiendo alcanzar hasta los 6.000 euros si optamos por ejemplares de la última hornada de esta primera generación que se comercializaría hasta 2003.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Lexus RX 300 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.