Menu

Cadillac XT4, en Europa en 2020 con un turbodiésel creado ex profeso

Quizá el diésel llegue un poco tarde, pero al menos anuncia 170 CV

Cadillac XT4, en Europa en 2020 con un turbodiésel creado ex profeso

General Motors no se fue del todo de Europa, dejó Cadillac y algunos modelos de Chevrolet como el Corvette o el Camaro, aunque no están disponibles desde el mes de septiembre por la entrada en vigor de la Euro 6d TEMP, ya que no los han adaptado. Sin embargo, mientras Chevrolet dice adiós por completo, Cadillac agranda la oferta con un nuevo modelo y además, siguiendo modas: el Cadillac XT4.

No es novedad absoluta, pues ya se confimó la llegada del modelo a Europa a finales de 2018. Se trata de un SUV compacto de carácter descaradamente Premium, que además contará con un nuevo motor diésel capaz de superar la Euro 6 y desarrollado exclusivamente para Europa. Es un 2.0 con 170 CV y 380 Nm de par, acoplado a un cambio automático de nueve relaciones con tecnología “Electronic Precision Shift”. Es un motor que ya fue anunciado por Johan de Nysschen, CEO de la marca en el año 2015. Junto a esta motorización, también debería llegar un V6.

Estará disponible en 2020 y al inicio de la comercialización contará con dos versiones: XT4 Launch Edition y XT4 Launch Edition Sport. La primera opción se ofrecerá únicamente con tracción delantera y diversos elementos como la calandra, los rieles del techo o el marco de las ventanillas cromados. Las llantas son de 18 pulgadas. La segunda oferta añade la tracción total en opción con doble embrague y un aditamento más deportivo que se traduce en cosas como el volante, molduras, pedales y calandra de aspecto más agresivo, junto a unos pilotos traseros LED transparentes.

Cadillac XT4 2020 1

La lista de equipamiento, como cabe esperar de un modelo de esta categoría, es completo e incluye cosas como el reconocimiento de señales, asistencia de mantenimiento de carril, alerta de tráfico cruzado, asientos calefactados en todas las plazas, volante calefactado, portón eléctrico manos libres y un nuevo controlador táctil. Destaca para ambas versiones la incorporación del sistema de cámaras de visión envolvente, la asistencia al aparcamiento en paralelo y perpendicular, navegación con gráficos 3D, control de crucero adaptativo con función stop&go y la imprescindible pantalla a color.

Cadillac entra con este coche en uno de los segmentos más competidos en el Viejo Continente y no será fácil para ellos. El motor diésel llega tarde, aunque todavía tiene sus defensores, además, estéticamente luce rotundo y con personalidad, destacará seguramente entre el tráfico. Sin embargo, el rango de precios anunciado limita mucho su clientela. Cadillac anuncia que en Alemania, el Cadillac XT4 partirá de los 42.900 euros, con el más caro en 49.200 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.