Menu

Byton M-Byte, un SUV eléctrico chino que promete hasta 550 km

Las ventas comenzarán en 2020 en China. En 2021 llegará a Europa y Estados Unidos

Byton M-Byte, un SUV eléctrico chino que promete hasta 550 km

La implementación de la tecnología de motores eléctricos está dando pie a la aparición de nuevas marcas que llegan deseosas de poder llegar a ofrecer un modelo rompedor y exitoso. Objetivos loables, no cabe duda, pero lejos de lograrse en ocasiones. Unas veces por querer apuntar muy alto, otras por una nefasta gestión de todo el proyecto y otras porque directamente eran humo. No sabemos dónde se encuentra Byton, pero ya ha dado el primer paso para poner su coche, el Byton M-Byte, en circulación.

A comienzos de 2019 presentaron su modelo, un SUV de motor eléctrico, que rápidamente llamó la atención por las soluciones del habitáculo, donde todo estaba dominado por una enorme pantalla de 48 pulgadas como instrumentación, una pantalla de 7 pulgadas incorporada en el núcleo del volante –como el Citroën C4– y otras dos pantallas más para los pasajeros traseros. Es más una nave espacial con ruedas y un coche propiamente dicho. Y tenía toda la pinta de quedarse en eso, en una creación muy llamativa que, como muchos otros, no pasaría de prototipo.

Pues bien, en 2020 el Byton M-Byte inicia su comercialización en su mercado local, China, para llegar un año después a Europa y Estados Unidos. Además, incluso han comunicado el precio que tendrá cuando llegue a nuestro mercado: desde 45.000 euros sin impuestos. Es decir, en España costará 54.450 euros con IVA incluido. A tenor de lo que promete es, cuanto menos, una cifra razonable.

Byton M Byte 04

El Byton M-Byte es un SUV de buen tamaño, su intención es atacar al segmento de los SUV E Premium y para ello, han creado un coche que mide 4.875 milímetros de largo, 1.665 milímetros de alto y nada menos que 2.195 milímetros de ancho. Es grande, muy grande, pero su maletero solo alcanza los 550 litros, 1.450 litros con asientos abatidos.

Obviamente, con unas medidas así y un maletero de ese tamaño (un Dacia Logdy, con 4.521 milímetros de longitud y 1.767 milímetros de ancho, supera los 800 litros), se espera que su habitáculo sea espacioso y cómodo. La marca no ofrece información sobre este aspecto, pero no ha perdido la ocasión de dar a conocer su gigantesca pantalla, que se mantiene del concepto al coche de producción.

Básicamente, el salpicadero se articula bajo una pantalla que ocupa todo lo ancho de la luneta delantera. No la tapa, ni mucho menos, pero buscar información en semejante cosa debe ser complicado y al mismo tiempo peligroso. Eso sí, espectacular como pocas cosas.

Byton M Byte 24

Se trata de una pantalla curva con 48 pulgadas dividida en tres secciones o áreas de contenido. Todos los ocupantes del vehículo puede interactuar con ella desde sus respectivas pantallas de 7 pulgadas y de otra con 8 pulgadas situada entre las plazas delanteras.

La pantalla en el núcleo del volante se mantiene igual que el resto y permite acceder a diversa información y a ciertos controles clave para interactuar con la pantalla principal y para personalizar el vehículo. Además, se incluye un manejo por gestos (imaginaos la escena con todas las plazas ocupadas del coche… ), por voz y gestos táctiles. También tendrá reconocimiento facial del conductor.

Byton lleva al máximo la filosofía de «el tamaño importa» en cuanto a pantallas a bordo, dejando a un nivel ridículo interiores como el del nuevo Mercedes-Benz EQC

Por el momento, las pruebas de desarrollo no han terminado, pero la marca asegura tener cientos de unidades rodando para acumular kilómetros. Aún así, prometen buenas autonomías con cada carga. En concreto, habrá dos versiones.

Byton M Byte 02

Por un lado, la de acceso contará con 430 kilómetros de autonomía (según WLTP) y estará animada por un motor de 200 kW/272 CV que impulsa las ruedas traseras. Las baterías contarán con 72 kWh de capacidad. La siguiente versión anuncia 550 kilómetros de autonomía gracias a baterías de 95 kWh, que alimentan un motor de 300 kW/408 CV.

La marca también ha trabajado en las cargas y ofrece lo que han denominado como Byton Energybar, un mural de carga que permite rellenar hasta el 80 % de las baterías en 35 minutos y que dudosamente tendrá un particular en su casa. El Byton M-Byte admite cargas de hasta 150 kW en corriente continua, entre 3,7 y 7,3 kW en corriente alterna y 22 kW en alterna trifásica.

En otras palabras, en la comodidad del hogar o la plaza de garaje lo más probable será cargar entre 3,7 y 7,3 kW, que tardan horas en completar tantas baterías, pero al menos permiten recargas rápidas en ruta -allí donde la potencia disponible sea tan abundante-. En un punto de carga más normalito (22 kW) necesitaría estar enchufado por lo menos un par de horas, pero eso ya no es «culpa» de Byton.

Por cierto, hemos estado echando un ojo al portal de la marca y su configurador es de lo más conseguidos que hemos visto. Puedes procrastinar un buen rato con él.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Pues que os voy a decir…me gusta. No se que tal será eso de ir rodeado de pantallas, pero supongo que es el futuro. Y estéticamente, sin ser super original, tiene cierta personalidad propia.

Luego ya veremos el tema autonomías como es de verdad, pero tiene buena pinta.

Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

El papel lo aguanta todo, habrá que ver qué tal es en realidad y si cumple las expectativas de exigenciav que pueda tener un cliente europeo, pero de primeras no tiene nada que ver con esos coches chinos que veníamos viendo (quitando qoros), parece que la industria China va evolucionando.

Esas pantallas sin ser el coche autónomo no sé yo…..

Fga
Invitado
Fga

Parece extraño que las marcas tradicionales tarden tanto en lazar eléctricos y en china cada 6 meses lanzan una.

Me preocupa la alta demanda de minerales que tienen las baterías y tanta electrónica que tienen los vehículos, sabemos que la extracción no es del todo “transparente”, la sociedad se debe un debate real y franco sobre él futuro de la movilidad.

Sds

Javier Costas
Editor

Una cosa es que los presenten, y otra que los empiecen a fabricar, ojo.

Desarrollar un motor eléctrico tiene muy poca complicación, es la electrónica lo chungo, y dispones de baterías adecuadas, bien refrigeradas, que den la potencia necesaria y recarguen… otra complicación.

Desde luego se ahorran las millonadas que implica el «reloj de cuco» (motor de combustión) y que luego pase las normativas de emisiones. En cambio, los eléctricos superan cualquier normativa de emisiones del mundo. Normal, no tienen (directas, y excluyendo el uso de frenos).


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.