“BugAudi”, el TT que soñaba ser mitad Bugatti Veyron

“BugAudi”, el TT que soñaba ser mitad Bugatti Veyron

Y mitad Power Ranger


Tiempo de lectura: 5 min.

El Bugatti Veyron es una máquina increíble. Cuando fue lanzado en 2005, se postuló como el coche más rápido del mundo, con una velocidad punta de 407 km/h y un 0 a 100 km/h en 2,5 segundos. Un coche que ha asentado las bases del actual Chiron y de sus múltiples versiones especiales. También el precio era de otro planeta, más de un millón de euros (y más de dos). Pero siempre hay alternativas para bolsillos menos pudientes.

Sin salir del seno del Grupo Volkswagen, nos hemos cruzado con un ejemplar muy especial del Audi TT de primera generación (8N). Bautizado amistosamente como “BugAudi” por nuestros compañeros de profesión Carscoops, un hombre enamorado del superdeportivo de los 1.001 CV quiso tener su diseño replicado en el coupé de los cuatro aros, el coche que tenía en propiedad. Para qué comprar un nuevo coche, si se pueden tener dos en uno. Pensemos qué pudo motivar esta transformación.

Realmente desconocemos su origen, pero sabemos que ahora reside en la ciudad de Osaka, Japón. Siendo objetivos, este Audi TT es mucho más práctico y eficiente que el Bugatti Veyron. Ofrece cuatro asientos en lugar de dos y un maletero de 270 litros (hasta 540 con la segunda fila plegada), lo que lo hace mucho más funcional que los 38 l del Veyron. También es algo más económico de mantener, ya que se pueden encontrar infinidad de más piezas compatibles con un TT en los desguaces.

BugAudi Replica Bugatti Veyron Audi TT (4)

Bajo el capó tampoco son todo desventajas. No hay un W16 de 8.0 litros con cuatro turbos, sino un 1.8 de cuatro cilindros y un solo turbo. Es más pequeño, pero con 179 CV y 235 Nm es capaz de no arruinarte en las gasolineras, con un consumo medio de 9,1 l/100 km en lugar de los 24,1 l/100 km que homologa el Veyron. Otro punto a favor es que no necesita gasolina de 98 octanos. Y con un sprint de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y una punta de 226 km/h… Tampoco hay que comparar todo.

Al igual que el Bugatti Veyron, este Audi TT también cuenta con una transmisión automática, solo que en lugar de ser de doble embrague de siete relaciones es de convertidor de par de seis

Ahora bien, pasemos al apartado estético, que puede ser un poco más subjetivo. Hacer una réplica no es una tarea fácil. La base debe estar lo más cerca posible del modelo de origen, al menos en lo que se refiere a sus proporciones. Por lo tanto, la maniobra de este soñador con su TT tan solo coincide en las bulbosas formas, con las medidas un tanto modificadas. Pero se puede apreciar que, donde el superdeportivo podía lucir ostentoso, el pequeño Audi es una oda a la honestidad.

BugAudi Replica Bugatti Veyron Audi TT (8)

No como las copias de bolsos, zapatos y gafas que puedes encontrar a mediodía en la Plaza de Sol, o algunos transeúntes con tanta capa de pintura encima que parecen uvas en vez de pasas. Más bien se esfuerza en demostrar que, cuando uno quiere, puede conseguir sus objetivos sin ocultar sus orígenes. Y no se necesita de un tuning tan costoso para llamar la atención, tan solo unos pocos euros, unos minutos de mano de obra… et voilá, ya tienes un Power Ranger low cost en tu garaje.

Los detalles se pueden apreciar en una parrilla de herradura (¿o huevo?) que podrán deslumbrar a todo malhechor (o peatón) que se acerque de frente un día soleado, las máscaras en los faros evitan ser reconocido y el trabajo de pintura en dos tonos pone una llamativa guinda al conjunto. Nuestro protagonista también ha sido equipado con emblemas específicos en las llantas de aleación y un sistema de escape doble montado en el centro, aportando una estética indudablemente racing.

Con la intención de hacerlo más seguro a altas velocidades, presenta un alerón trasero de generosas dimensiones que evita pérdidas de motricidad en el eje posterior, y lo hace en todo momento, no solo en algunas ocasiones como el ala ajustable electrónicamente del Veyron. La aleta central en la zaga es el summum de los atrevimientos, un componente tan solo reservado a los monoplazas de Fórmula 1 y prototipos de resistencia. Bridgestone y Agip han topado con un verdadero visionario.

BugAudi Replica Bugatti Veyron Audi TT (10)

El el pasado ya hemos visto algunas réplicas del famoso superdeportivo franco-germano, tomando como base un Ford Cougar

Una vez dentro, nos recogen unos asientos de cuero y tela y un volante carente de airbag. Al igual que el Veyron, en este TT predomina la sencillez, y así evitamos que nos estalle un globo en la cara. Tampoco es que le haga falta, ya que con la trabajada aerodinámica del exterior se consigue una Red de Metamorfosis que hace imposible que el coche pueda estrellarse. Pero eso no quiere decir que haya que dejar de lado el lujo, también hay lugar para otra preciada insignia “Bugatti”.

Si bien quedan unas cuantas preguntas acerca de nuestro héroe del día, has de saber que puedes disfrutar de su más profunda belleza si ese es realmente tu deseo. Piénsalo, este “BugAudi”, una concentración de excéntricos con sus impolutos Veyron… No sé, creo que serías sin duda el alma de la reunión si fueses el poseedor de tan exótica criatura. Ahora mismo está a la venta en Japón a través de Carsensor por un precio de 2,48 millones de yenes (21.450 euros). Es mucho menos de lo que cuesta un Veyron de ocasión.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez