Brabham BT62R, la versión “de calle”, ya está lista

Brabham BT62R, la versión “de calle”, ya está lista

Es el mismo Brabham BT62, pero ligeramente adaptado a circular por vías públicas


Tiempo de lectura: 5 min.

El Brabham BT62R es la versión de calle de un coche que podría definirse de muchas formas, pero no como “coche de calle”. Rival directo del McLaren Senna, es uno de los coches más radicales que se pueden comprar actualmente y, desde luego, uno de los más espectaculares. Lo comparte todo con la versión para circuito a excepción del habitáculo, que para la versión de calle está más equipado y cuenta con ciertos lujos.

Hacer que un coche como el Brabham BT62 sea un vehículo apto para circular por vías públicas no es nada sencillo. Brabham es una pequeña empresa que, aunque lleve un nombre con tanto peso histórico, no cuenta con el respaldo que pueden tener otros. Adaptar un coche de circuitos a su uso por carretera conlleva muchos cambios que deben realizarse para que se cumplan las normativas, pero también es cierto que los fabricantes con poca tirada tienen las cosas algo más fáciles para ciertas cosas.

Además, la puesta en circulación del Brabham BT62R se aprovecha para homenajear viejos logros en Fórmula 1. En concreto, se ha creado una serie especial limitada a 35 ejemplares que celebra las 35 victorias de Brabham en Fórmula 1, cada una de ellas con una decoración histórica y única, ya que no se volverá a reproducir en ningún otro ejemplar del Brabham BT62R.

brabham t62r (15)

“Lanzar el Brabham BT62R de calle es un gran logro para el equipo de Brabham Automotive. Todos los requisitos de diseño e ingeniería para un modelo de calle se han equipado en nuestro coche de carreras. Todo el proceso se ha realizado en la casa gracias a nuestro equipo de ingenieros, demostrando nuestros conocimientos y nivel de ingeniería.” – Dan Marks, CEO de Brabham.

Mismo motor que la versión de circuitos, pero con “tapón”

Vivimos en la era de la electrónica, pero también en la era de la sobrealimentación. Un gran número de propulsores modernos, por no decir todos, están equipados con algún tipo de sobrealimentación. Aquellos “viejos” gasolina atmosféricos dejaron paso a modernos motores turbo en la mayoría de los casos, que ofrecen enormes prestaciones con menor cilindrada. Son más eficientes, pero para algunos, son motores poco puristas.

Encontrar coches con motores atmosféricos y de altas prestaciones se torna complicado, incluso Ferrari, siempre del lado de los motores de aspiración natural, se ha dejado tentar. Hay notables excepciones, como el Gordon Murray Automotive T.50. En el fondo las normas antipolución marcan la pauta y al final, no queda otra que aceptar y poner sobre el asfalto algún turbo que otro.

No es que sea algo malo, un buen motor turbo es algo sensacional, pero un motor atmosférico bien afinado es otro mundo. Por eso, quizá, los deportivos tan radicales y especiales como el Brabham BT62R llevan un motor de aspiración natural, propulsor que procede directamente de la versión de circuitos, obviamente. Se trata de un V8 de 5,4 litros con 700 CV y 667 Nm de par, que ha requerido de pequeños retoques para refinar su funcionamiento y hacerlo más conducible por vías públicas. Y la palabra conducible es importante, porque el motor sigue siendo tan civilizado como en la versión para pista, es decir, poco.

La electrónica, por ejemplo, tiene nueva programación desarrollada para suavizar las reacciones en carretera, al mismo tiempo que se incorpora un nuevo sistema de escape que cumpla la normativa de emisiones Euro 6D, pero sobre todo, de ruido. Se puede resumir en que han puesto un nuevo escape que lleva un “tapón” (silenciador) para no dejar sordos a los viandantes, la normativa también limita eso. Las relaciones de cambio también se han revisado.

brabham t62r (1)

El bastidor difiere ligeramente del equipado por el BT62 “a secas” (la versión de circuitos no lleva la letra “R” en el nombre), ya que se han montado una suspensión regulable que permita sortear los baches de la carretera sin descomponerse, mientras garantiza la firmeza necesaria cuando se rueda en circuito. Suspensión que trabaja en combinación con unos neumáticos Goodyear Eagle F1 SuperSport.

Mayor refinamiento en el habitáculo, aunque casi todo es fachada

Con un precio cercano al millón y medio de euros, el Brabham BT62R no es un coche al alcance de cualquiera. Es algo típico en este tipo de automóviles, cuya fabricación es tan limitada y artesanal. Los precios bajos están en las grandes tiradas, pero estas no aceptan este tipo de coches ni este tipo de desarrollos. Simplemente, son coches para minorías como los que aquí trabajamos (si tuviéramos el dinero para comprarlo, claro).

Ese precio también hace obligatorio ciertos detalles que no siempre cuadran en un coche de este tipo, aunque muchos usuarios las reclaman. Por ejemplo, se tapiza todo el habitáculo con Alcantara y piel y no con la microfibra ignífuga que usa el Brabham BT62. El parabrisas está calefactado y se ofrece un equipo de aire acondicionado, que en ocasiones es una bendición contar con ello, como también ofrece un sistema de audio opcional. Por suerte no se prescinde de la fibra de carbono en su habitáculo ni tampoco se carga con material aislante.

Más extravagante son las unidades de la “Celebration Series”, que a la decoración específica con las grafías históricas hay que sumar un habitáculo específico, el llamado Track Pack (alerón, labio frontal y difusor para usar el circuito), así como algunos detalles en oro de 18 kilates.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!