Menu

Bentley Continental GT Convertible Number 1 Edition by Mulliner, homenaje en el centenario

Esta serie limitada se inspira en el Bentley Blower Nº 1 de 1929

Bentley Continental GT Convertible Number 1 Edition by Mulliner, homenaje en el centenario

Detrás de un nombre extremadamente largo, el Bentley Continental GT Convertible Number 1 Edition by Mulliner esconde un homenaje a uno de los modelos más icónicos de la marca inglesa de Crewe, el Bentley Blower Nº 1 de 1929, que nació para competir en las 24 horas de Le Mans y en el circuito de velocidad de Brooklands, pilotado por Tim Birkin.

Para celebrar el centenario de la marca, Bentley ha lanzado esta serie limitada a 100 unidades -junto con otros dos modelos-, con detalles únicos que puede que lo conviertan en una pieza de coleccionista. Por ejemplo, sus inscripciones de modelo, bañadas en oro de 18 kilates, o una pieza que imita los cierres monotuerca de los antiguos bólidos, esos que se ajustaban a golpe de martillo, situada en el centro del display rotativo de la consola central, y que se ha fundido a partir de uno de los cilindros del Nº 1 original de 1929.

Esta serie especial del descapotable de lujo de Bentley se ofrecerá en dos colores: Dragon Red II o Beluga, o lo que es lo mismo, rojo o negro. La capota y las llantas irán en contraste, así que si elegimos el rojo, la capota y ruedas serán negras, mientras que si elegimos el color exterior negro, capota y ruedas serán de color granate.

Bentley Continental GT Convertible Number 1 Edition by Mulliner 03

Su motor será el W12 biturbo de 5.952 cm3 que ya conocemos, que rinde 635 CV a 6.000 rpm y entrega 900 Nm de par entre 1.350 y 4.500 rpm, unido a la caja de cambios de doble embrague y ocho marchas

También incluye como equipamiento de serie el paquete Black Line, con partes exteriores de fibra de carbono y el paquete Centenario, que incluye distintivos Centenario en la parte trasera y en los centros de las ruedas, en la palanca de cambios y el volante, en la llave de acceso, junto con luces de bienvenida LED con el mismo motivo. La serie limitada se completa con el número 1 pintado en su rejilla frontal y las llantas MDS de 22 pulgadas en color Cricket Ball o Negro brillante.

En el interior, la edición limitada del Continental GT Convertible cuenta con piel Heritage en los asientos y las puertas. También incluye una letra «B» grabada en los reposacabezas y en los paneles de las puertas, complementados por chapa de madera Grand Black, unido a sus mandos chapados en oro de 18 quilates. Este equipamiento tan especial se completa con el volante y la palanca de cambios forrados en Alcantara y un reloj British Jaeger con el emblema «Número 1» inscrito en su carátula.

Nada se dice de disponibilidad ni de precio, pero es probable que esta serie limitada, junto con el
Bentley Mulsanne W.O. Edition by Mulliner y el Bentley Continental GT Number 9 Edition, que completan el trío conmemmorativo del centenario de Bentley, se encuentren holgadamente en el terreno de las seis cifras de euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.