Menu

Audi S8, ahora con hibridación suave y 571 CV

El par llega a los 800 Nm y monta la suspensión activa predictiva

Audi S8, ahora con hibridación suave y 571 CV

Audi ya tiene lista la versión más deportiva de su buque insignia y la pone en sus tiendas a disposición de todos aquellos que se puedan permitir el lujo de llevarse a casa, el sedán más lujoso y deportivo con los cuatro aros en el frontal. El Audi S8 ya ha llegado y es todo opulencia, potencia y par.

El Audi S8 ha sido siempre uno de los mayores estandartes de la firma alemana. Ha sido el representante del lujo y de la exclusividad, pero siempre rodeado con un halo deportivo, dejando la máxima representación, confort y elegancia al Audi A8 L y su batalla larga. Además, el Audi S8 ha tenido bajo, casi siempre, un V8 de altas prestaciones más cercano al motor de un superdeportivo que al de un sedán de muy alta gama (el Audi S8 “D3” montó un V10).

La última generación del A8 no es diferente al resto, pues cuenta con el mismo talante deportivo, la misma imagen elegante y contundente, así como un V8 de altas prestaciones bajo el capó. Pero como mandan los cánones actuales, se adereza todo con mucha tecnología y unos consumos que, para sus prestaciones, son bastante contenidos.

audi s8 2020 (11)

Ese V8 es la última evolución del 4.0 TFSi biturbo, que para la ocasión alcanza los 571 CV y los 800 Nm de par máximo entre 2.000 y 4.500 rpm. Dispone de un sistema de hibridación suave con tecnología de 48 voltios, gracias a un alternador/generador que asiste al bloque de combustión e incluye stop-start y mejora el arranque del motor de gasolina, pudiendo recuperar hasta 8 kW de energía que se almacena en una batería de iones de litio con 0,47 kWh de capacidad.

Su presencia contribuye a reducir los consumos 0,8 litros cada 100 kilómetros, al igual que el sistema “cylinder-on-demand”, que desactiva individualmente una bancada de cilindros en situaciones de baja carga de acelerador. Las tecnología de baja fricción es otro de los apartados que permiten grandes prestaciones, pero consumos contenidos. Alrededor de los 11,5 litros de media no es mala cifra para un motor de más de 550 CV.

Audi es un fabricante que gusta de ser la referencia en cuanto a tecnología y el Audi S8 es un auténtico escaparate de la marca. Cuenta con un total de 38 asistentes a la conducción entre los que no faltan el control de crucero adaptativo, traffic jam assist, lante tracking, asistente predictivo de eficiencia (frena o acelera anticipándose a las circunstancias de la carretera), pre sense front y pre sense rear o pre sense 360º.

audi s8 2020 (14)

Estos tres últimos sistemas, además, trabajan junto a la suspensión activa predictiva. Si el sistema detecta un impacto lateral, eleva la carrocería hasta 80 milímetros y coloca la zona de los estribos en una mejor posición para absorber la energía del impacto y, obviamente, ayuda a mitigar las consecuencias del accidente.

Dichos sistemas están controlados por una unidad de procesamiento de alto rendimiento que recibe la información desde cinco sensores radar, seis cámaras, doce sensores de ultrasonidos y un escáner láser.

La suspensión activa predictiva es una virguería tecnológica. Además de actuar en caso de impacto lateral, también contribuye a tomar las curvas de una forma muy llamativa. No es un nuevo sistema, ya lo usa Audi desde hace tiempo, pero no por ello deja de ser llamativo. En el modo Comfort+, la suspensión inclina la carrocería hacia el interior de la curva hasta en tres grados, reduciendo el efecto de inercia hacia el lado contrario para los ocupantes y aumentando la comodidad de marcha muchos enteros. También permite un paso por curva algo más rápido y estable. con el modo Dynamic activado, el balanceo de la carrocería se limita a solo 2,5 grados, la mitad de lo que suele inclinarse una suspensión convencional. Para rematar, se ha desarrollado una nueva función, que eleva la carrocería hasta 50 milímetros cuando se acciona el tirador de la puerta, para ofrecer una entrada y salida mucho más sencilla y confortable.

Aunque el Audi S8 es un sedán de muy alta gama y super exclusivo, también es un modelo deportivo y de muy altas prestaciones. Así, el eje trasero es de tipo direccional y se combina con un diferencial con reparto de par vectorial. Los frenos son de tipo carbocerámico con 420 milímetros de diámetro delante y 370 milímetros detrás.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Una de esas naves predispuestas a mostrarte cada rincón de Europa en absulta calma y armonía y a un nada desdeñable promedio de 300 Km/h (desbloqueado).

Javier Costas
Editor

No sé yo cuánta calma y armonía se puede disfrutar con el retrovisor lleno de coches de policía con las sirenas puestas XD


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.