A subasta un Mazda Luce, una berlina JDM con motor rotativo turboalimentado

A subasta un Mazda Luce, una berlina JDM con motor rotativo turboalimentado

Un Mazda RX-7 (FC) con la comodidad de un gran sedán


Tiempo de lectura: 3 min.

Si eres un asiduo lector te habrás dado cuenta de que nos encanta dar voz a vehículos poco conocidos, ya sea a través de ventas como la de uno de los primeros eléctricos de la historia o por nuestros coches del día. Hoy volvemos con uno de los primeros casos: en eBay se está subastando un Mazda Luce con motor rotativo turboalimentado.

Si la denominación “Luce” no te suena mucho, es comprensible. En los mercados de exportación recibió el subnombre “929” por lo que, si atendemos a las denominaciones que Mazda empleaba en sus coches a finales de los 80 y durante la década completa de los 90 (véase el 323 o 626), el 929 era lo mejor que ofrecía la casa de Hiroshima; una berlina de representación que vivió cinco generaciones en tres décadas.

Desde que fuese lanzado al mercado en 1966, el Mazda Luce nunca fue lo que se dice un superventas. Se comercializaba con motores de cuatro y seis cilindros, en línea y en uve, y también con una unidad rotativa, la menos demandada. Supuestamente, menos de un millar de ellos fueron equipados con el motor rotativo 13B en su última generación, entre 1986 y 1991 (serie HC), y solo estaban disponibles en el mercado japonés.

Mazda Luce 1986 (5)

El motor rotativo 13B se ofrecía en varios modelos de la gama Mazda, siendo el más destacable el RX-7 (FC)

Este extraño e inusual sedán japonés en concreto se ha puesto a la venta en Riverside, California, con 67.600 kilómetros tras haber pasado por las manos de tan solo dos personas. Su corazón 13B de 1,3 litros desarrolla 172 CV al eje trasero asociado a una transmisión automática de cuatro velocidades. La pintura es original, con la excepción del guardabarros delantero izquierdo, que tenía una pequeña abolladura que fue reparada y pintada.

El interior terciopelado con molduras de madera nos traslada a otra época, y el vendedor declara que no hay manchas ni malos olores. “Se ve y se siente como nuevo”, afirma. Las fundas de los asientos (muy comunes en Japón) también están en perfecto estado. Aunque no lo parezca, el coche tiene las llantas de aleación de fábrica, pero una de ellas está ligeramente doblada y necesitará ser reparada o reemplazada para no mermar la seguridad de su próximo conductor.

Mazda Luce 1986 (13)

La suspensión es eléctricamente ajustable y también funciona a la perfección. No hay luces de advertencia encendidas y todos mandos cumplen con su cometido. Se instaló una nueva válvula de expansión y un compresor para el aire acondicionado recargado con gas R12 (actualmente ilegalizado). No es un coche que necesite trabajo, teniendo en cuenta que ya cuenta con 33 años a sus espaldas. Toda la documentación impertinente se incluye en la venta.

En el momento de escribir estas líneas, la puja más alta se ha situado en 2.275 dólares, casi 2.050 euros al cambio. Podría ser un buen compañero de garaje para otra rareza como este Isuzu 117 Coupé.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
rodrigo heredia
Invitado
rodrigo heredia

donde se consiguen las auto partes del Mazda luce de 4 cilindros mecánico tengo uno gracias

Rest
Invitado
Rest

La mezcla es exótica a la máxima….¡2.276!

Javier Costas
Editor

Ya va por 2.486 dólares, 500 por encima del precio de salida.

Rest
Invitado
Rest

En 2.611 está ahora [enlace eliminado].

A ese ritmo y a falta de 4 días, pudiera atravesar la barrera de los 3.000.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!