¿Alguna vez has visto un coche de policía tan cuco como este Subaru 360?

¿Alguna vez has visto un coche de policía tan cuco como este Subaru 360?

No será rápido, pero llama más la atención que un compacto francés diésel


Tiempo de lectura: 4 min.

Según la región del mundo en la que residas, habrás visto coches de policía de todo tipo, más y menos agresivos. En Estados Unidos, por ejemplo, son comunes los Ford Crown Victoria con su motor V8, mientras que en Europa se apuesta más por turismos o monovolúmenes compactos diésel como un Citroën C4 Picasso; donde un servidor vive hay hasta un smart fortwo (W450). En Nueva Zelanda, por ejemplo, tenían un Subaru 360 vestido de policía.

Cabe destacar que, este pequeño coche tan cuco, fue el primer vehículo a motor con cuatro ruedas fabricado por Subaru. El primero de ellos salió de la línea de producción en mazo de 1958. Con una longitud de 2.990 milímetros, una anchura de 1.300 mm y una altura de 1.379 mm, el 360 apenas es un pelín más largo que el mencionado smart de primera generación (2.500 x 1.515 x 1.549 mm). Consecuentemente, su peso en vacío resulta irrisorio, de apenas 410 kilos.

Contaba con una construcción de tipo monocasco y un techo de fibra de vidrio, el Subaru 360 confiaba en un motor de dos cilindros y dos tiempos con 356 cm3, refrigerado por aire y colocado transversalmente sobre el eje posterior. Inicialmente se encontraba asociado a una transmisión manual de tres velocidades, aunque más tarde se diseñó una de cuatro, así como una “manual robotizada” (sin pedal de embrague, pues quedaba accionado por un electroimán) de tres.

1970 subaru 360 police car (6)

El Subaru 360 era un coche pequeño y económico que respondía a las necesidades del momento. Tras la Segunda Guerra Mundial, el gobierno japonés creó la categoría fiscal conocida como “Kei Car”

Cuando se introdujo al mercado, el propulsor era capaz de generar 16 CV, aunque al final de la producción (1971), la potencia había aumentado a 26 CV. Si se pedía con un doble carburador (opcional), aumentaba hasta los 37 CV, logrando una relación de 100 CV/l. Equipado con la transmisión manual de tres relaciones, la primera iteración del 360 apenas alcanzaba los 100 km/h (si es que lo conseguía). Y llegar hasta ahí tomaba, aproximadamente, unos 37 segundos.

Las limitaciones de rendimiento y tamaño fueron en gran medida el resultado de haber sido gestado para el mercado local, ya que los límites de velocidad en Japón quedaban establecidos a 40 km/h en áreas urbanas, con distancias de manejo promedio de poco más de 10 kilómetros al día. Y aunque el fabricante nipón declaraba un consumo de gasolina de entorno a 4 l/100 km, lo cierto es que difícilmente baja de los 7 l/100 km, e incluso podía llegar a superar los 9l/100 km.

1970 subaru 360 police car (23)

Subaru vendió más de 392.000 ejemplares en los 12 años de producción del simpático 360. Pero justo antes de que finalizara, el Ministerio de Transporte de Nueva Zelanda cogió al menos una unidad para que se dedicase al servicio policial. Al ser de los últimos ejemplares, cuenta con una transmisión manual de cuatro velocidades y un motor de 26 CV. Por lo tanto, no esperes atrapar a los “correcaminos”, más si tenemos en cuenta que los frenos son de tambor en ambos ejes.

Vale, no es como uno de 32 Ford Mustang que la policía canadiense utilizó en los 80, pero esta máquina tiene un equipamiento especial que ningún otro Subaru 360 tenía: una sirena y señales luminosas azules y rojas, así como un habitáculo donde se puede apreciar la presencia del tocado de un oficial de policía de Nueva Zelanda. Si te parece tan peculiar como atractivo, puede ser tuyo.

RM Sotheby’s lo subastará en Indiana, Estados Unidos, el 1 de mayo de 2020 como parte de la colección Elkhart. El precio inicial no ha sido publicado, pero este mismo vehículo fue vendido en Monterey en 2010 por la misma casa de subastas por 16.500 dólares (casi 15.300 euros). El vendedor ofrece este pequeño coche de policía sin reserva. Esperemos que alguien se pueda hacer cargo de él, porque no cabe duda que es mucho más resultón que los Peugeot 307 HDi y similares que pululan por nuestras carreteras.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Norimaki
Invitado
Norimaki

Inmediatamente me acordé del Dr. Slump al verlo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.