Menu

Coche del día: Toyota iQ EV

Una alternativa totalmente eléctrica de Toyota para la urbe

Coche del día: Toyota iQ EV

En ocasiones, un coche llega al mercado demasiado pronto, es el caso de nuestro protagonista del día. El Toyota iQ EV (de Electrical Vehicle) debutó en el Salón de Frankfurt de 2011 y tiene un aspecto exterior muy similar a la versión con motor térmico. Su longitud solamente crece en tres centímetros -3,12 m de longitud- manteniendo inalterables el resto de sus dimensiones. El aspecto que sí se ve alterado es el de su peso, pues engorda 125 kg en comparación con la versión 1.33 litros de gasolina con cambio automático, alcanzando los 1.130 kg.

En un primer vistazo podría parecer un pequeño biplaza con un maletero decente, pero ya visto de cerca puede alojar hasta cuatro plazas en formato 3+1 – tres adultos más un niño- a costa de sacrificar el maletero, pues se quedan en unos escuetos 32 litros, prácticamente testimonial. Visualmente llama la atención su anchura -1,68 m- y su altura -1,51 m- ofreciendo un aspecto muy cuadradote, sobre todo si lo miras por detrás.

Las baterías están colocadas bajo los asientos traseros de forma que no roba espacio al habitáculo, siendo de iones de litio y con una capacidad de 11 kWh. El motor térmico se ha sustituido por un eléctrico de 47 kW -en los motores eléctricos es más propio hablar de kW en términos de potencia-, unos 64 CV, y un respetable par motor de 163 Nm, pudiendo alcanzar una velocidad limitada a 125 km/h. Su sistema eléctrico lo heredó del Hybrid Synergy Drive del Toyota Prius.

Toyota creyó que el iQ EV podría interesar a los urbanitas que se mueven fundamentalmente por ciudad

Su transmisión es automática, como en todos los eléctricos, con reducción y relación simple, pero con tres modos de conducción:

  • «D»: la más habitual para conseguir el equilibrio entre fuerza y consumo
  • «S»: si queremos obtener la mejor aceleración
  • «B»: modo de retención, donde obtenemos la mejor recarga de la batería en frenadas fuertes o en deceleraciones.

Gracias a llevar las baterías debajo del asiento posterior su centro de gravedad permanece bastante bajo y no afecta negativamente a su estabilidad, la distribución de pesos es casi 50/50. Al típico silencio de los motores eléctricos cuando están funcionando añadimos unos neumáticos de baja rumorosidad y resistencia a la rodadura y unos tapacubos integrales bitono, consiguiendo en elevado confort de marcha y beneficiar los consumos por las mejoras aerodinámicas.

Su punto débil es la autonomía, pues solo da para 85 km en ciclo europeo (100 km en el JC-08 japonés) y tarda tres horas en cargarse en un enchufe convencional de 230 V y 16 A; si utilizamos un punto de carga rápida en 15 minutos tendremos un 80% de su carga completa. Es muy poca autonomía para un coche de carácter eminentemente urbano, y todo esto sin considerar que son datos homologados, los reales serán menos optimistas. En su delantera tenemos dos conexiones, una para un enchufe normal y otra para un trifásico.

Toyota iQ EV

Nunca llegó al gran público. Apenas se comercializaron un centenar de unidades a modo de experimento con flotas y como coches compartidos. Con solo 11 kWh de baterías su papel de utilitario urbano le limitaba bastante. Toyota acabó tirando la toalla con él, y apostó a corto plazo por los híbridos, lo cual funcionó bastante bien en segmentos de gran volumen con Yaris (B), Aqua/Prius C (B) y Auris (C).

Donde Toyota no se atrevió a competir, un rival, la alianza Renault Nissan, tuvo más éxito comercial con modelos un poco más grandes, el Nissan Leaf (C) y el Renault ZOE (B). Estos dos modelos demostraron la viabilidad de los coches eléctricos en venta masiva, pero claro, con baterías de 22-24 kWh hacia arriba. En el segmento A, donde habría peleado el iQ EV, la apuesta de Mitsubishi y PSA con sus trillizos eléctricos no ha dado los resultados comerciales esperados.

Sea como fuere a fecha de hoy los eléctricos puros tienen un hueco bastante pequeño en el mercado nacional, bien por la falta de infraestructuras públicas de conexión para su recarga a nivel nacional o de ayudas para realizar las instalaciones adecuadas en garajes comunitarios y privados. Pero ya sabemos que el futuro es eléctrico, a pesar de las piedras que algunos ponen de forma voluntaria en el camino de su desarrollo. En 2017 Toyota anunció un ambicioso plan, por el cual en 2025 cualquier Toyota o Lexus tendría una opción 100% eléctrica o electrificada (híbrido). El iQ EV se queda para la posteridad como otro antecedente.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.