Menu

El Jeep Wagoneer puede llegar demasiado tarde

La burbuja de los SUV grandes puede acabar pinchando

El Jeep Wagoneer puede llegar demasiado tarde

En el plan de FCA hasta 2022 se encuentra el retorno de un modelo mítico para la compañía, el Jeep Wagoneer y Grand Wagoneer. Como vimos en la historia de los SUV, fue uno de los primeros modelos en aunar la practicidad de un familiar con las capacidades de un todoterreno. La última vez que el Wagoneer se comercializó fue hace 25 años.

Según el citado plan, en 2022 ya se estará vendiendo, pero muchas cosas pueden acabar cambiando en el medio plazo en relación a coches de este tipo. Cierto es que modelos como BMW X5, Mercedes-Benz GLE o Audi Q7 se venden muy bien y más marcas Premium se han apuntado a esa fiesta del segmento E. Jeep no apunta al mismo tipo de cliente.

Un artículo de Jonathon Ramsey en Autoblog desvela las claves de por qué el Wagoneer puede no funcionar tan bien cuando regrese. Los precios de la gasolina van aumentando y por tanto volviendo poco atractivos a modelos grandes y pesados. Por otro lado, el precio bajo del dinero se está acabando, lo cual afecta a las compras financiadas y más aún si se trata de modelos de precio alto.

FCA tiene a los reguladores europeos y americanos muy mosqueados con sus motores diésel, tampoco parece una salida razonable al problema

Por otra parte, cada vez hay más competidores en el mercado estadounidense, y si continúa adelante la guerra comercial que ha empezado Donald Trump, las ventas bajarán. Por lo tanto, habrá menor tarta para repartir, y los usados aumentarán su deseabilidad: habrá más, y a precios más atractivos. Todo ello puede dar lugar a que modelos como este, apodados Goldilocks, sean el final de una era.

PLan FCA 5

Lo que la lógica estaba pidiendo a gritos acabará ocurriendo en algún momento, los SUV no son tan deseables en un entorno de combustible más caro, que se lo digan a General Motors los meses inmediatos a su suspensión de pagos (2008). Para llevar a una familia numerosa es más racional recurrir a un monovolumen, minivan o derivado de furgoneta, con la misma practicidad pero con menores pretensiones de estatus y diseño. Y eso, a fin de cuentas, también se paga.

Hay vendedores de Jeep en Estados Unidos que creen que los Wagoneer se venderán solitos por tener la palabra «Jeep» en el capó, pero suelen coincidir en que habría sido más deseable contar con el Wagoneer antes. De hecho, Sergio Marchionne dijo a principios de 2011 que se vería en solo dos años (2013), y estamos en 2018. No está mal, volverá con un retraso de casi 10 años.

En efecto, un todocamino de tres filas de asientos o full-size SUV habría tenido más éxito aprovechando la gasolina barata y los tipos de interés bajos que en un contexto de combustible más caro, mayor coste de financiación y mayor incertidumbre económica. Por otra parte, el Wagoneer tendrá poco o nulo atractivo para mercados como el europeo si no viene con un buen motor diésel o al menos como híbrido enchufable.

La predicción comentada es fundamentalmente para Norteamérica, en Europa apenas existen modelos así fuera de las marcas Premium. Los impuestos al automóvil y el precio del combustible han supuesto una barrera natural para los SUV grandes de marcas generalistas, pero respecto a los medianos y pequeños no. De algo nos hemos librado. Lo que sí veremos, aunque solo en zonas de alto poder adquisitivo, será a grandes SUV de lujo, para los cuales no hay crisis aunque sean en su planteamiento una aberración.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.