Coche del día: Porsche 924 Turbo

Coche del día: Porsche 924 Turbo

La opción más potente de la marca germana del icónico modelo, para quien no quería o podía entrar en el "universo 911"


Tiempo de lectura: 4 min.

Nuestro protagonista de hoy, el Porsche 924 Turbo, fue conocido con elcódigo interno como 931 para las unidades con volante a la izquierda y 932 para las que lo llevaban en la derecha. Habían pasado dos años después de la llegada del modelo 924 al mercado, el Turbo surgió como necesidad de tener alguna versión intermedia entre un “simple” 924 y la gama de acceso de los 911, el SC.

Unos meses antes había sido presentado en Ginebra el nuevo Porsche 928, pero el nuevo deportivo de la marca alemana jugaba en otra liga con su bloque V8 y dejaba un hueco en el mercado que debía intentar cubrir la versión “turbada” del 924.

Así que, usando el mismo bloque de cuatro cilindros del 924 convencional, que rendía en origen unos discretos 125 CV de potencia, se le instaló un turbo compresor KKK (K-26), se redujo la compresión hasta 7,5:1 y se le incorporó una nueva caja de cambios de cinco velocidades con la primera invertida, consiguiendo llegar hasta los 170 CV de potencia a 5.500 RPM y mejorando sustancialmente las prestaciones del 924 básico.

El Porsche 924 Turbo nacía de la necesidad de la marca alemana de incorporar un escalón intermedio entre los 924 básicos y el modelo SC de 911, sin perder un ápice de deportividad y manteniendo un precio contenido

Porsche 924 turbo 4

Además, y como elementos característicos del modelo, se instalaron unas llantas de nuevo diseño en medidas 185/70 VR 15, incluyendo por primera vez en el modelo discos de freno en su tren trasero. Unas entradas de aire ubicadas entre sus faros retráctiles y otra en el lado derecho de su capó también eran sello de identidad de la nueva versión del 924. En el capó trasero también se instaló un spoiler de nueva factura que le otorgaba una línea más agresiva y deportiva.

El resultado a nivel dinámico era bastante bueno, consiguiendo llegar a cifras a nivel prestacional muy similares a las de un 911 SC, con una velocidad máxima de 228 km/h y una aceleración de 7,4 segundos en el 0 a 100 km/h, ayudado en parte por su contenido peso final inferior a 1.200 kilogramos, una buena aerodinámica y un reparto de pesos del 49/51, gracias a su configuración transaxle. Es decir, con el motor en posición delantera y caja de cambios atrás, siendo la fuerza motriz transmitida al eje trasero.

Desde ese mismo 1978 hasta principios de 1981 el 924 no sufrió cambios significativos, pero había cosas por pulir y los ingenieros de la marca eran consciente de ello, sobre todo a nivel de fiabilidad donde los turbos del 924 no brillaban precisamente por esta cualidad.

Porsche 924 turbo 2

La incorporación de un turbocompresor al bloque de cuatro cilindros del 924 fue un gran acierto por parte de Porsche, consiguiendo llegar hasta los 177 cv de potencia en su segunda serie y quedándose muy cerca de los Porsche 930 SC en cuanto a prestaciones puras

Así que en ese mismo 1981 la marca de Stuttgart revisa por completo la mecánica de su pequeño deportivo, dotándolo de un nuevo sistema de inyección, así como de encendido. Incrementa la compresión hasta los 8:1, pero rebaja la presión de soplado del turbo, garantizando de esta manera una mayor durabilidad y fiabilidad mecánica en general.

La potencia en esta nueva versión se incrementaba hasta los 177 CV a las mismas 5.500 RPM, incrementando su par hasta los 250 Nm a 3.500 RPM. La velocidad llegaba hasta los 231 km/h y la aceleración del remozado 924 Turbo se mantenía prácticamente en los mismos valores.

Tanto a nivel estético como de interiores o acabados, el Porsche 924 Turbo se mantuvo prácticamente inalterado. Incluso su caja de cambios invertida se mantuvo, a pesar de que ya se había instalado en el resto de la gama del 924 un cambio de cinco velocidades al uso, más fiable y con menos complicación mecánica.

Porsche 924 turbo 3

El Porsche 924 Turbo de 170 CV tenía un coste de 39.980 marcos alemanes, un 30 % más que la versión estándar del modelo, que al cambio en nuestro país eran aproximadamente unos 3,4 millones de las antiguas pesetas en el año 1980

Pocos cambios más sufrió el modelo hasta 1984, cuando tras más de seis años en el mercado y 13.616 unidades vendidas de este carismático automóvil, la marca decidió dar por finalizada su vida comercial.

En la actualidad, y desde hace unos pocos años a esta parte, el valor de esta versión ha ido incrementándose paulatinamente, hasta llegar a cifras casi inesperadas por los amantes de la marca, donde hay que desembolsar entre 7.000 y 25.000 euros dependiendo de su estado, historial, etc.

En definitiva, este pequeño deportivo es un buen escalón de acceso para todos aquellos forofos de la marca que deseen adquirir un automóvil con el que divertirse y poder disfrutar de todo un clásico de Porsche, y sin complicarse demasiado la vida.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Porsche 924 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Como ya he comentado pro aquí, soy un gran defensor de los “olvidados”, al menos hasta hace dos días, 924 y 944, sobretodo del primero, llamadme raro, ahora me arrepiento de no haber comprado un 924 Turbo cuando estaban a precio de “saldo”. Por mucho que para los más puristas no sea un Porsche, ojo, algo de razón tienen.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.