Coche del día: Mercedes-Benz CLS 350 CGI (C219)

Coche del día: Mercedes-Benz CLS 350 CGI (C219)

Buscando la eficiencia


Tiempo de lectura: 5 min.

La evolución de la tecnología de inyección directa en motores de gasolina contó con dos fabricantes claves para su popularización: Mitsubishi (comenzando con el Galant 2.4 GDi) o Volkswagen, con los motores FSI que fueron introduciendo poco a poco en modelos como el Golf 1.6 FSI. En pleno apogeo del diésel, pero con las perspectivas de que la gasolina aún contaba con muchas posibilidades, Volkswagen dio su golpe de efecto con el Golf TSI (turbocompresor + compresor) y la respuesta por parte de otras marcas fue inmediata.

Cuando en 2006 se puso a la venta este Mercedes-Benz CLS 350 CGI (C219) ya conocíamos la asociación de BMW con PSA para lanzar el 1.6 VTi, el poderoso BMW 335i circulaba ya por nuestras carreteras, Opel y Toyota habían coqueteado con la inyección directa en sus Vectra DiG o Avensis D4, y Alfa Romeo había extendido los JTS en su gama 159.

No era la primera vez que Mercedes utilizaba esta denominación, pues en 2002 había lanzado en algunos mercados el CLK 200 CGI sobre la base de un CLK 230 Kompressor potenciado a 170 CV, y sin olvidar el 300 SL de 1954 que contaba ya con dicha inyección directa, solo que mecánica. El CLS 350 CGI empleaba el conocido bloque V6 de 3,5 litros, modificado en su sistema de alimentación con inyectores piezoeléctricos y mezcla pobre.

Mercedes Benz CLS 350 CGI C219 4

Motor Mercedes M272E35 – La centralita se colocó en la parte superior para acortar el cableado, sobre el colector de admisión

El Mercedes-Benz CLS 350 CGI contaba con una elevada presión de inyección de 200 bares, 50 veces superior a la de un motor de gasolina tradicional y similar a la empleada por los modernos motores Diesel con la tecnología common-rail, aunque en los motores de gasóleo eran habituales presiones de 1.800, 2.000 o más bares.

No obstante, había un hándicap importante en el sistema CGI de Mercedes, y es que estaba diseñado para trabajar con gasolina baja en azufre y esta no estaba disponible en nuestro país. Funcionaba con mezcla pobre estratificada hasta 120 km/h y en esas circunstancias sí que ofrecía ventajas frente a un motor convencional, pero a partir de ahí cambiaba a una mezcla homogénea con un ratio gasolina-aire de 14:6.

La rebaja en consumo se estimó en 1 l/100 km respecto a un CLS equivalente con motor de gasolina convencional de inyección multipunto

Con respecto al CLS 350 “a secas”, el 350 CGI aumentaba su potencia en 20 caballos hasta 292 CV, manteniéndose el mismo valor de par máximo. En marcha las diferencias resultaban poco apreciables, aunque el CGI era un poco más alegre subiendo de vueltas y resultaba algo menos refinado por encima de las 5.000 RPM. Atendiendo a las cifras oficiales, el CGI mejoraba en 3 décimas la aceleración de 0 a 100 km/h (6,7 segundos frente a 7), mientras que la media de consumo homologado se reducía en 1 litro, pasando de 10,1 a 9,1 l/100 km.

Mercedes Benz CLS 350 CGI C219 3

En cuanto a su posicionamiento dentro de la gama CLS de Mercedes-Benz, el 350 CGI costaba 1.400 euros más que el 350 y 3.000 euros más que el 320 CDI de 224 CV, verdadero referente este último si se justificaba el consumo, pues a ese nivel de precios las ventajas de la inyección directa del CGI no compensaban con respecto a ninguno de los otros dos.

Dejando la mecánica a un lado, el Mercedes CLS no era más que un Clase E con una carrocería distinta, intencionadamente de estilo coupé. Era más largo, más bajo y más pesado, con la consiguiente pérdida en espacio interior o volumen de maletero.

Sin embargo, resultaba un coche comodísimo para viajar y cuatro adultos podían hacerlo sin problemas siempre y cuando los ocupantes de las plazas traseras no fueran muy altos. ¿Qué ventajas tenía entonces? Básicamente ser un modelo menos visto y más exclusivo con el que no se pasaba desapercibido, al menos durante el inicio de su comercialización. Para Mercedes-Benz era una oportunidad de cobrar un precio más alto, estrategia que ha funcionado hasta nuestros días.

Mercedes Benz CLS 350 CGI C219 2

El CLS era uno de esos coches que no dejaban indiferentes, o te encantaba o lo veías feísimo, pero no se le puede negar ser el precursor de la moda de intentar variar el concepto de berlina tradicional como más tarde hicieron en coches como los Sportback de Audi o el Panamera de Porsche, aunque estos recurrieran al portón en detrimento de un tercer volumen con una marcada caída como era el caso del CLS.

Por lo demás, la calidad y posibilidades de equipamiento esperables en un modelo de la marca de la estrella que superaba holgadamente los 60.000 euros. El salpicadero presentaba un diseño con un regusto mucho más clásico que el exterior, pero rematado de forma soberbia con las múltiples opciones de personalización en cuanto a colores o texturas, así como elementos tecnológicos de lujo como los asientos multicontorno o la suspension activa AIRMATIC con varios grados de dureza para hallar el mejor compromiso entre confort y eficacia.

No era en absoluto un deportivo, pero el chasis digería una conducción decidida empañada por el intrusivo ESP

Mercedes extendió la tecnología CGI (Charged Gasoline Inyection) a otros modelos de la gama, llegando por ejemplo al Clase C con el apellido BlueEFFICIENCY en busca de la reducción de emisiones más que el ahorro de combustible en sí. Han tenido que pasar muchos años para que los motores de gasolina volvieran a cobrar protagonismo, y aunque el CLS 350 CGI no era un modelo redondo, fue la particular apuesta de futuro de la marca de la estrella.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mercedes-Benz Clase CLS (C219) con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Roberto
Invitado
Roberto

Recuerdo perfectamente cuando lo vi por primera vez, que no me creía que fuera un coche de producción. Pensé; demasiado bonito y atrevido para ser un Mercedes…Ha sido no solo el precursor de la categoría coupé – berlina, sino un puñetazo en la mesa donde muchos les ha faltado el valor de hacerlo, en el diseño. Por mi parte ha sido todo un referente.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!