Hoy visitamos el museo virtual de Mazda

Hoy visitamos el museo virtual de Mazda

Cuenta con una exposición especial para el motor Wankel


Tiempo de lectura: 3 min.

Ser aficionado al automóvil es vivir de los sueños. Es un hobbie caro, realmente caro incluso en temas como bibliografía, eventos o todo lo relacionado con el coleccionismo. Incluso las publicaciones especializadas, por su idiosincrasia, también son algo más caras que las dedicadas a otros sectores. Pero eso no nos detiene e intentamos disfrutar de este mundillo todo lo posible. Eso hace de los museos virtuales todo un regalo.

Visitar los museos de los diferentes fabricantes es algo limitado o directamente descartado. Hay que tener mucho tiempo y dinero, para poder viajar por el mundo y poder visitar los museos de cada marca, como parte de las vacaciones obviamente, aunque algunos quedan demasiado lejos como para visitarlos, caso de los fabricantes japoneses. Pero gracias a internet, al avance en cuanto a imagen y a desarrollos como Google Street View, podemos visitar los museos de forma virtual desde el salón de casa.

No es lo mismo que estar allí en persona, estamos de acuerdo, pero como se puede comprobar con el museo virtual de Lamborghini, se cuentan con algunas ventajas que no se tienen en persona, como es el hecho de poder subirse a los coches. En esta ocasión no podemos subirnos en ningún coche, pero resulta igualmente interesante aunque la exposición sea pequeña.

museo virtual mazda (2)

Esta vez nos vamos hasta Hiroshima, en Japón, para visitar el museo virtual de Mazda. El fabricante japonés tiene mucho que contar, aunque su presencia en España sea bastante comedida, más allá de los ya míticos Mazda MX-5, modelo que, como cabe esperar, está presente en su museo. Dicho museo llama la atención por sencillo que resulta; un camino central de color azul contrasta fuertemente con la zona de los expositores, todos de color blanco al igual que las paredes.

La calidad de la exposición es bastante buena, con modelos históricos como el Mazda Cosmo Sport de 1967 en un lugar destacado junto a una unidad de la primera generación del Mazda MX-5. También contiene ejemplares que no hemos conocido por aquí, como dos “motorcarros” o un vehículo de carga que no habíamos visto nunca: el Mazda T2000, que tiene una larga zona de carga trasera abierta y una única rueda delantera. Resulta un vehículo tremendamente llamativo.

A medida que recorremos los pasillos virtuales del museo vemos algunos murales contando la historia de la marca, unidades interesantes como el Mazda Luce Rotary Coupé, que según el ángulo desde el que le mires podría confundirse con algún coche de Fiat, un genial Mazda RX-7 y junto a él, un pequeño pero llamativo Mazda AZ-1. Frente a ellos, detrás de una pared, una de las exposiciones más interesantes del museo, dedicada por completo al motor rotativo. Hay expuestos varios motores, murales (algunos en japonés y por tanto, no sabemos qué pone), hay un despiece de un motor de lóbulos y, como colofón para esta sección del museo, el Mazda 787B con su motor sobre un pedestal para que puedas admirarlo.

Más adelante, Mazda nos muestra algunos de sus coches modernos, como la primera generación del Mazda CX-5. del cual también hay una unidad que ha pasado por un test de choque, chasis monocasco pintado, trenes rodantes y motores Skyactiv. Algunos despieces de motores esperan un poco más allá, así como una muestra de uno de los procesos de estampación de piezas para el chasis. Concretamente se trata del lateral izquierdo del monocasco desde que es una plancha de metal hasta que finalmente toma la forma deseada y se monta en el chasis.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!