Hoy visitamos el museo virtual de Mazda

Hoy visitamos el museo virtual de Mazda

Cuenta con una exposición especial para el motor Wankel


Tiempo de lectura: 3 min.

Ser aficionado al automóvil es vivir de los sueños. Es un hobbie caro, realmente caro incluso en temas como bibliografía, eventos o todo lo relacionado con el coleccionismo. Incluso las publicaciones especializadas, por su idiosincrasia, también son algo más caras que las dedicadas a otros sectores. Pero eso no nos detiene e intentamos disfrutar de este mundillo todo lo posible. Eso hace de los museos virtuales todo un regalo.

Visitar los museos de los diferentes fabricantes es algo limitado o directamente descartado. Hay que tener mucho tiempo y dinero, para poder viajar por el mundo y poder visitar los museos de cada marca, como parte de las vacaciones obviamente, aunque algunos quedan demasiado lejos como para visitarlos, caso de los fabricantes japoneses. Pero gracias a internet, al avance en cuanto a imagen y a desarrollos como Google Street View, podemos visitar los museos de forma virtual desde el salón de casa.

No es lo mismo que estar allí en persona, estamos de acuerdo, pero como se puede comprobar con el museo virtual de Lamborghini, se cuentan con algunas ventajas que no se tienen en persona, como es el hecho de poder subirse a los coches. En esta ocasión no podemos subirnos en ningún coche, pero resulta igualmente interesante aunque la exposición sea pequeña.

museo virtual mazda (2)

Esta vez nos vamos hasta Hiroshima, en Japón, para visitar el museo virtual de Mazda. El fabricante japonés tiene mucho que contar, aunque su presencia en España sea bastante comedida, más allá de los ya míticos Mazda MX-5, modelo que, como cabe esperar, está presente en su museo. Dicho museo llama la atención por sencillo que resulta; un camino central de color azul contrasta fuertemente con la zona de los expositores, todos de color blanco al igual que las paredes.

La calidad de la exposición es bastante buena, con modelos históricos como el Mazda Cosmo Sport de 1967 en un lugar destacado junto a una unidad de la primera generación del Mazda MX-5. También contiene ejemplares que no hemos conocido por aquí, como dos “motorcarros” o un vehículo de carga que no habíamos visto nunca: el Mazda T2000, que tiene una larga zona de carga trasera abierta y una única rueda delantera. Resulta un vehículo tremendamente llamativo.

A medida que recorremos los pasillos virtuales del museo vemos algunos murales contando la historia de la marca, unidades interesantes como el Mazda Luce Rotary Coupé, que según el ángulo desde el que le mires podría confundirse con algún coche de Fiat, un genial Mazda RX-7 y junto a él, un pequeño pero llamativo Mazda AZ-1. Frente a ellos, detrás de una pared, una de las exposiciones más interesantes del museo, dedicada por completo al motor rotativo. Hay expuestos varios motores, murales (algunos en japonés y por tanto, no sabemos qué pone), hay un despiece de un motor de lóbulos y, como colofón para esta sección del museo, el Mazda 787B con su motor sobre un pedestal para que puedas admirarlo.

Más adelante, Mazda nos muestra algunos de sus coches modernos, como la primera generación del Mazda CX-5. del cual también hay una unidad que ha pasado por un test de choque, chasis monocasco pintado, trenes rodantes y motores Skyactiv. Algunos despieces de motores esperan un poco más allá, así como una muestra de uno de los procesos de estampación de piezas para el chasis. Concretamente se trata del lateral izquierdo del monocasco desde que es una plancha de metal hasta que finalmente toma la forma deseada y se monta en el chasis.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.