Coche del día: Hyundai Pony (X1/X2)

Coche del día: Hyundai Pony (X1/X2)

El primer “todo delante” de Hyundai


Tiempo de lectura: 5 min.

Si hace unas semanas os hablábamos del primer modelo de Hyundai exportado fuera de las fronteras surcoreanas, hoy es turno de hablar de su sucesor, Hyundai Pony, aunque también conocido como Pony Excel, Excel “a secas” o Presto; según mercados. Desgranaremos las dos primeras series de esta generación, la X1 y X2, ya que no hay demasiados cambios entre ellas.

Reemplazo natural de la primera generación del Pony en Europa en 1985 y primer Hyundai importado al mercado estadounidense -recordemos que el primer Pony no pudo serlo, ya que no cumplía con la normativa federal de emisiones-, su ancestro continuaría vendiéndose en diversos mercados hasta 1988 y en Corea del Sur hasta 1990.

Aunque su nombre en Europa fuera el mismo, no hay que confundirlo con el primogénito. Era un coche completa y absolutamente diferente. Ya no solo en el plano de la estética, que también. Sobre todo en que abandonaba el esquema de motor longitudinal delantero y propulsión trasera por un esquema más moderno, de motor transversal delantero y tracción delantera.

Este nuevo Pony también estaba basado en un coche de la marca de los diamantes rojos, ahora era en la segunda generación del Mitsubishi Mirage, pero tendría un “traje” exclusivo, y además de corte italiano, cosa que también ocurrió con el primer Pony. Una vez más el “sastre” fue Giorgetto Giugiaro y su estudio, Italdesign. Había que intentar que triunfara fuera de Asia, y qué mejor que dotarle de un “gusto” lo más occidental posible.

Disponible con carrocerías de tipo hatchback con tres y cinco puertas, además hubo un sedán de cuatro puertas -aunque hubo alguna versión de tipo furgoneta panelada basada en el tres puertas-. También derivaría en el bonito S-Coupé -antecesor del Coupé (RD) a secas- en 1990, y uno de los modelos que llegaron con el desembarco español de la marca en la Península en 1991.

Las motorizaciones de la primera serie (X1) eran todas de origen Mitsubishi, por supuesto, y siempre de gasolina, con cilindradas de 1,3 litros (65 CV) y 1,5 litros (70 CV). Las transmisiones eran o bien una caja de cambios manual de cuatro o cinco velocidades o bien una automática de tres o de cuatro relaciones. Las motorizaciones estuvieron disponibles tanto carburadas como con inyección mecánica.

Sus dimensiones exteriores eran de 4.087 milímetros de longitud para los hatchback y de 4.267 mm para el sedán. La batalla, anchura y altura eran comunes para ambos, con unas medidas de 2.380 mm, 1.603 mm y 1.374 mm, respectivamente.

Recibiría un restyling en 1987 y se complementaría el nombre “Pony” con el apellido “XP” para diferenciarlo del modelo pre-styling

Solo dos años después, en 1989, se comercializaría la segunda serie (X2) del Hyundai Pony. Aunque el fabricante afirmara que era una nueva generación, no era más que una profunda puesta al día de la primera serie. Exteriormente cambiaban faros y pilotos, paragolpes y retrovisores; además de sutiles cambios en la gama de colores, tapacubos o interiores.

Estos ligeros cambios hacían que sus dimensiones exteriores crecieran levemente, no así su distancia entre ejes, que era la misma que en el X1. Los cambios más importantes llegaron en sus “adentros”. La motorización más potente de 1.5 litros pasaba a entregar 85 CV gracias a la magia de la inyección de combustible. Se mantenía el 1.3 casi sin alteraciones, que, junto a la transmisión, era tomada prestada tal cual del Mitsubishi Colt.

Hyundai Pony 3p X2 2

Hyundai Pony 3p (X2)

Fue comercializado en el mercado europeo, estadounidense, canadiense, australiano y en diversos países asiáticos. En el mercado yankee fue un auténtico éxito, entre otras cosas por su precio de solo 4.995 dólares para la versión de acceso -poco más de 12.000 dólares de 2021 o 10.000 de nuestros euros, también aplicando la inflación-.

Gracias a su excelente relación calidad/precio y a ser escogido como el décimo mejor producto del mercado por la revista Fortune, sus ventas ascenderían a casi 170.000 unidades solo en su primer año completo de comercialización.

Este Pony es el “culpable” de que la producción de la marca surcoreana superara el total acumulado de un millón de unidades ya en 1986. Pero hay que evolucionar, y en 1994 sería reemplazado por el Pony (X3) o Accent; un modelo que ya hemos conocido en todas sus generaciones en el mercado español y del que aún se siguen viendo alguno por nuestras calles.

Hyundai Pony 4p X2 2

Hyundai Pony 4p (X2)

Si te quieres hacer tanto con un Hyundai Pony X1 como un X2, podrás encontrar alguna unidad en Canarias o países cercanos como Portugal o Francia, desde unos 500 euros hasta unos 1.500. Su carácter de coche sin lujos ni alardes, junto a la fiabilidad propia de la marca que heredó y aprendió de Mitsubishi, hace que sean coches que dan pocos problemas -o directamente ninguno-.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Hyundai Pony con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

No se si en otros paises hubo algo similar pero en España los Pony protagonizaron un trofeo monomarca en el campeoanto de rallys de asfalto durante 3 temporadas (93-95). No eran los más rápidos pero me suena que tenían fama de ser bastante duros y aguantar perrerías.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.