Menu

Coche del día: Citroën Visa

Un coche honesto

Coche del día: Citroën Visa

El coche de hoy continúa la saga comenzada por el Citroën 2CV, sustituyendo al peculiar Citroën Ami por un modelo más compacto y con un diseño más moderno. Se trata del Citroën Visa, un coche honesto porque ofrece lo que ves: un transporte económico, tanto para la ciudad como para el campo, con una altura libre al suelo que más quisieran algunos SUV actuales. Los mismos objetivos que perseguía el 2CV en su concepción.

El modelo se comercializó desde 1978 hasta 1982, en su primera versión, y de 1982 a 1988 en su segunda versión, que es la que véis en la imagen. Bien es verdad que se alargó su vida en China, de 1991 a 1994, pero allí fue comercializado como LZW 7100.

Su historia es bastante curiosa, ya que llegó en plena crisis del petróleo y cuando Citroën pasaba apuros económicos. La idea del fabricante francés era crear una plataforma completamente nueva -aunque hubo algún intento de colaborar con Fiat con la plataforma del 127- para ofrecer un compacto muy económico que fuese un superventas y le sacase de la crisis financiera que atravesaba. Mientras, llegó Peugeot y adquirió Citroën, por lo que los planes cambiaron: ahora se emplearía la plataforma del Peugeot 104, y diversos componentes mecánicos para ahorrar costes. Así nacía el primer coche con plataforma compartida de PSA.

El coche era un compacto con tracción delantera y el motor en posición transversal, con cinco puertas, con una longitud de 3,69 m, anchura de 1,53 m, altura de 1,41 m y un peso de 870 kg. Los motores que equipó el modelo fueron muy diversos, pero merece la pena destacar algunos de ellos. El primero que montó la primera versión era un bicilíndrico bóxer refrigerado por aire de 652 cm3 y 35 CV. Después de este llegarían los cuatro cilindros con refrigeración líquida, que ofrecían desde 44CV hasta 115 CV. También hubo un diésel de 1.769 cm3 y 59 CV.


El fabricante fue comercializando diferentes versiones y series especiales, aunque tal vez las más destacables fuesen la versión descapotable -encargada al carrocero Heuliez-, Chrono, GT, 1000 Pistes o el Visa GTi. Este último cambiaba el diseño frontal con doble faro redondo, y eliminaba la cobertura del paso de rueda trasero, dándole un aspecto mucho más deportivo, aparte de añadir la inyección electrónica de combustible, lo que le hacía ganar potencia. La versión 1000 Pistes era tracción total de la que solo se vendieron 200 unidades, lo mínimo necesario para homologar el vehículo y poder competir en rallies, como así hicieron. Como curiosidad también tuvo versiones comerciales y de policía para algunos países.

Un modelo sencillo, sin grandes pretensiones, pero económico y funcional que cumplía con su cometido de manera muy digna, y que ofreció grandes resultados de ventas a la recién nacida PSA, vendiendo 1.254.390 unidades durante su vida comercial.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Añadir que de los 200 1000Pistes, 20 correspondieron a una evolución que, entre otros cambios, elevó la cilindrada de 1360 cc a 1434, lo que implicaba unas cifras de potencia y par de de 145 cv 153 Nm (112 cv y 130 NM originalmente), así como una rebaja de peso: de 850 a 740 kg. Una máquina creada exclusivamente para competir.

Quien pudiera hacerse con uno…

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

No había visto ese video, muy buen aporte Txesz. El Visa le gana por tracción, pero creo que al del Porsche le faltan manos. Con un buen piloto y en seco, creo que el 911 se merienda al Visa.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.