Menu

El último Volvo 240 Station Wagon también fue el más divertido

Uno de los familiares Volvo de proporciones dispares para culminar esta saga

El último Volvo 240 Station Wagon también fue el más divertido

Fue el rey Gustavo VI Adolfo de Suecia quien abrió en 1964 la planta de Volvo en Torslanda, Suecia. A finales de 1976, habían salido más de 3 millones de coches de la fábrica, sin duda ayudado por la introducción de la saga Volvo 240 dos años antes. Tal vez su diseño no despertase pasiones, pero el paso del tiempo les ha conferido cierto encanto nostálgico.

Por demanda popular, estos modelos se mantuvieron en producción durante 19 años, y aunque también se construyeron multitud de factorías por el mundo (Australia, Bélgica, Canadá, Italia, Malasia, Singapur y Tailandia), el número 2.862.573, el último Volvo 240, salió en primavera de 1993 del mismo lugar que la primera unidad. Se fabricó en carrocería coupé de tres volúmenes, berlina y familiar, con oferta diésel y gasolina de hasta 140 CV.

Los propulsores diésel venían de Volkswagen, un 2.4 y un 2.0 de seis y cinco cilindros en línea, respectivamente. No tenían turbo, y el más potente alcanzaba unos respetables 82 CV de 1979

Volvo 245 Transfer

Volvo 245 Transfer Taxi

Para celebrar este hito, el 5 de mayo de 1993, Volvo organizó una ceremonia especial junto a la línea de montaje del modelo con el lema “Los últimos 240 y los mejores”. El CEO de la marca del momento, Pehr G. Gyllenhammar, entregó las llaves de un 245L a una mujer del mercado local, el último de un de coche que se ha ganado su hueco en la historia de la automoción. Volvo pasó página y centró sus esfuerzos en el 850 (y el fantástico 850 T-5R).

Pero detrás de las cámaras (o delante, según se mire), en Torslanda construyeron un último Volvo 240 Station Wagon, solo para agradecer a sus empleados el trabajo bien hecho durante tantos años. Y de una manera divertida. Parece casi un coche de juguete: un familiar de dos puertas con batalla recortada. Su amplio maletero y hueco para dos ocupantes, en combinación con la escasa distancia entre ejes, lo harían un vehículo competente en la línea de montaje. Lo podéis ver en portada.

Volvo 245 Funebre

Volvo 245 Hearse

En contrapartida, porque de casi tres millones de ejemplares no todos ibas a ser iguales, la casa nórdica presentó en 1978 el Volvo 245 Transfer. Este familiar de siete plazas era 73 centímetros más largo del ya de por sí aceptable 245. Con 5,61 metros de longitud, el Volvo 245 Transfer fue muy popular entre los hospitales como base de ambulancia. Algunos fueron transformados como vehículos de bomberos o taxi, aunque otros pocos se mantuvieron como la elección de grandes familias.

Incluso para las necesidades más espaciosas, e inevitablemente más deprimentes, existió una versión fúnebre. Puesto en producción en 1979, el Volvo 245 Hearse se ofrecía como coche fúnebre ofrecido por la propia Volvo. A diferencia del muchos de los vehículos de misma disciplina, el 245 Hearse recibió algo más de un teñido de negro. La paleta de colores quedaba integrada además por el gris, el blanco y este curioso tono que se ve en el modelo de la foto. Es 70 centímetros más largo y 11 más alto que el modelo de partida.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Maravilloso el 240 tres puertas!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.