Conducir un Sauber-Mercedes C9 no es algo que se haga todos los días

Conducir un Sauber-Mercedes C9 no es algo que se haga todos los días

Es todo un icono del Grupo C de finales de los 80


Tiempo de lectura: 3 min.

Muchos consideran la década de los 80 y los 90 como la edad de oro de los coches de carreras. Pero no de una forma nostálgica como si de una buena época se tratase, sino como una época de esplendor que jamás volveremos a ver. Eran tiempos de motores extremadamente ruidosos y potentes que hacían volar coches igualmente impresionantes. Un gran ejemplo lo tenemos en el Sauber-Mercedes C9.

El Grupo C del mundial de Resistencia es lo que el Grupo B fue para el mundial de Rally: lo más de lo más en competición. De hecho, ambos fueron introducidos en 1982 junto con el Grupo A de Turismos. El mundo de las carreras experimentó niveles de inversión y audiencia nunca vistos, ni seguramente los volvamos a ver. A diferencia del campeonato actual, fue un momento donde pudimos disfrutar de batallas entre marcas como Porsche, Jaguar, Peugeot, Toyota o Mercedes.

Quizá sea esta última la más importante. ¿Por qué? Porque aunque Mercedes ha sido una fuerza imparable en la Fórmula 1 moderna, la entrada de la compañía en el Campeonato Mundial de Sport Prototipos representó su primer esfuerzo en competición respaldado por la fábrica desde 1955, cuando una de las “flechas plateadas” se vio involucrada en el accidente en pista más mortal de la historia. 30 años después, decidieron participar como proveedores mecánicos de Sauber.

Sauber Mercedes C9 (4)

En 1989, la popularidad del Grupo C era casi tanta como la de la Fórmula 1. Algunos prototipos de la clase C1 superaban los 400 km/h en la recta de Les Hunaudieres de Le Mans

Aunque el primer intento de la asociación germano-suiza tuvo algunos problemas iniciales, el Sauber-Mercedes C9 fue un regreso triunfal para los de Stuttgart. Durante la temporada de 1989 ganaría todas las carreras menos una, incluida la icónica cita de las 24 Horas de Le Mans. Aunque no tan valorado como otros prototipos de resistencia, lo cierto es que el C9 fue uno de los mejores de todos los tiempos, y por eso merece la pena que, de vez en cuando, sea recordado.

No siempre se tiene la posibilidad de conducir un vehículo tan especial, por eso el vídeo que hay bajo estas líneas es tan especial. En él, Sam Hancock, del canal de YouTube Collecting Cars, ha tenido la suerte de probar un C9 de 1987 alrededor del circuito de Donington, Reino Unido, en mojado. Incluso en condiciones “de paseo”, sin capacidad de acelerar hasta su línea roja, el C9 es capaz de producir alrededor de 700 CV y 985 Nm de par. Es ruidoso, visceral y encantador.

Durante la clasificación de las 24 Horas de Le Mans de 1989, el motor V8 biturbo de 5 litros empujó el Sauber-Mercedes C9 hasta los 400 km/h en la recta de Mulsanne, solo superada por el Peugeot P88 un año antes (405 km/h)

Pero más allá del cortometraje en sí, lo que realmente llama la atención (y que apena en cierta manera), es la poca probabilidad de volver a ver algo así. Mercedes, como todos los demás a principios de los 90, terminó su participación. El Campeonato Mundial de Sport Prototipos murió y ninguna “flecha plateada” competiría de nuevo hasta ingresar en el la F1 en 2010, donde se acabarían convirtiendo en el equipo dominante (seis campeonatos de constructores y pilotos desde su regreso).

Las carreras de prototipos sobrevivieron, pero no como lo que eran. Sí, son geniales, la variedad está ahí e incluso son más accesibles que nunca a lo hora de verlas. Pero, por un momento, fue el centro del mundo. Fabricantes, dinero y entusiasmo corrían junto con los coches de forma desmesurada. Con la clase hypercar redefinida por completo este año (y la incorporación de los vehículos del IMSA), es posible que podamos ver otra gran era en el Mundial de Resistencia.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.