Conducir un Sauber-Mercedes C9 no es algo que se haga todos los días

Conducir un Sauber-Mercedes C9 no es algo que se haga todos los días

Es todo un icono del Grupo C de finales de los 80


Tiempo de lectura: 3 min.

Muchos consideran la década de los 80 y los 90 como la edad de oro de los coches de carreras. Pero no de una forma nostálgica como si de una buena época se tratase, sino como una época de esplendor que jamás volveremos a ver. Eran tiempos de motores extremadamente ruidosos y potentes que hacían volar coches igualmente impresionantes. Un gran ejemplo lo tenemos en el Sauber-Mercedes C9.

El Grupo C del mundial de Resistencia es lo que el Grupo B fue para el mundial de Rally: lo más de lo más en competición. De hecho, ambos fueron introducidos en 1982 junto con el Grupo A de Turismos. El mundo de las carreras experimentó niveles de inversión y audiencia nunca vistos, ni seguramente los volvamos a ver. A diferencia del campeonato actual, fue un momento donde pudimos disfrutar de batallas entre marcas como Porsche, Jaguar, Peugeot, Toyota o Mercedes.

Quizá sea esta última la más importante. ¿Por qué? Porque aunque Mercedes ha sido una fuerza imparable en la Fórmula 1 moderna, la entrada de la compañía en el Campeonato Mundial de Sport Prototipos representó su primer esfuerzo en competición respaldado por la fábrica desde 1955, cuando una de las “flechas plateadas” se vio involucrada en el accidente en pista más mortal de la historia. 30 años después, decidieron participar como proveedores mecánicos de Sauber.

Sauber Mercedes C9 (4)

En 1989, la popularidad del Grupo C era casi tanta como la de la Fórmula 1. Algunos prototipos de la clase C1 superaban los 400 km/h en la recta de Les Hunaudieres de Le Mans

Aunque el primer intento de la asociación germano-suiza tuvo algunos problemas iniciales, el Sauber-Mercedes C9 fue un regreso triunfal para los de Stuttgart. Durante la temporada de 1989 ganaría todas las carreras menos una, incluida la icónica cita de las 24 Horas de Le Mans. Aunque no tan valorado como otros prototipos de resistencia, lo cierto es que el C9 fue uno de los mejores de todos los tiempos, y por eso merece la pena que, de vez en cuando, sea recordado.

No siempre se tiene la posibilidad de conducir un vehículo tan especial, por eso el vídeo que hay bajo estas líneas es tan especial. En él, Sam Hancock, del canal de YouTube Collecting Cars, ha tenido la suerte de probar un C9 de 1987 alrededor del circuito de Donington, Reino Unido, en mojado. Incluso en condiciones “de paseo”, sin capacidad de acelerar hasta su línea roja, el C9 es capaz de producir alrededor de 700 CV y 985 Nm de par. Es ruidoso, visceral y encantador.

Durante la clasificación de las 24 Horas de Le Mans de 1989, el motor V8 biturbo de 5 litros empujó el Sauber-Mercedes C9 hasta los 400 km/h en la recta de Mulsanne, solo superada por el Peugeot P88 un año antes (405 km/h)

Pero más allá del cortometraje en sí, lo que realmente llama la atención (y que apena en cierta manera), es la poca probabilidad de volver a ver algo así. Mercedes, como todos los demás a principios de los 90, terminó su participación. El Campeonato Mundial de Sport Prototipos murió y ninguna “flecha plateada” competiría de nuevo hasta ingresar en el la F1 en 2010, donde se acabarían convirtiendo en el equipo dominante (seis campeonatos de constructores y pilotos desde su regreso).

Las carreras de prototipos sobrevivieron, pero no como lo que eran. Sí, son geniales, la variedad está ahí e incluso son más accesibles que nunca a lo hora de verlas. Pero, por un momento, fue el centro del mundo. Fabricantes, dinero y entusiasmo corrían junto con los coches de forma desmesurada. Con la clase hypercar redefinida por completo este año (y la incorporación de los vehículos del IMSA), es posible que podamos ver otra gran era en el Mundial de Resistencia.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!