Menu

¿Quieres circular más seguro? Pues que conduzca ella

La edad y el sexo del copiloto es más importante de lo que parece

¿Quieres circular más seguro? Pues que conduzca ella

El titular puede provocar más de un cortocircuito mental, pero se trata de una de las conclusiones de un estudio. No es de rabiosa actualidad, lo elaboró la Fundación Línea Directa y el Centro Zaragoza en 2015, pero la DGT lo ha revivido con un tuit. Me entró curiosidad y lo he mirado.

El tipo de pareja más habitual en las carreteras españolas, de acuerdo al estudio, es de hombre al volante y mujer de copiloto. La combinación más segura no es esa, es que ella se ponga a conducir y el varón vaya sentado a su lado. La combinación más peligrosa es de varón con varón, sobre todo cuando el copiloto es joven (18-29 años), tres veces más riesgo que cuando conduce una mujer y lleva a otra de copiloto. Curiosamente, el mejor copiloto es un varón de 60 a 69 años que no interfiere -para mal- con el conductor.

Nos vamos a centrar únicamente en el sexo de los ocupantes delanteros (o su género, desde una perspectiva sociocultural). El resto no nos importa. También tendremos que aparcar los tópicos relativos a ellas y a ellos, aunque hay rasgos de la personalidad de cada sexo que no son como para pasarlos por alto.

Ellas conducen 1

A los hombres, por lo general, no nos gusta que nos digan qué hacemos mal -aunque el copiloto tenga razón-, ni que se nos proporcione una ayuda que no hemos pedido, ni que nos distraigan. Por otro lado, somos más propensos a «picarnos», a demostrar nuestro dominio al volante y el control de la situación. Nos cuesta ceder el volante a un copiloto femenino.

Las mujeres no funcionan de la misma forma, al menos no de forma mayoritaria. A igualdad de conducción una mujer asumirá menos riesgos, tenderá a ser más prudente, será más receptiva a recibir ayuda y tendrá menor tolerancia ante un mal comportamiento del copiloto. Cuando van de copilotos, también son más dadas a decir lo que el conductor no hace bien.

Parte de lo dicho antes se puede explicar con antropología y teoría de la evolución, pero no es el objetivo de este artículo

Viajar en pareja (independientemente del grado de afinidad) es más seguro que viajar solo, un 35 % menos de probabilidad de accidente. En cambio, el copiloto es el que tiene más papeletas de hacerse daño en un accidente (+37 %) o de fallecer (+17 %), depende mucho de la tipología del siniestro y de las medidas de seguridad pasiva del vehículo. Los accidentes «estrella» son alcances traseros, colisiones frontolaterales y múltiples/en cadena (frontal + alcance trasero).

Ellas conducen 3

(*) Estimación realizada en base a la encuesta a más de 1.200 conductores. (**) Estimación hecha en relación al dato anterior y al porcentaje de siniestros medios anuales sobre desplazamientos por combinaciones de género, según se recoge en las estadísticas de accidentalidad de la DGT

Estas son las conclusiones a las que llegaron en su momento los investigadores del Centro Zaragoza, analizando 255.000 accidentes con víctimas entre 2011 y 2013. Además, se realizaron 1.206 entrevistas a conductores, con un error muestral del ±2,9%. La evidencia científica es más que suficiente.

Un buen copiloto no distraerá al conductor, colaborará cuando se le pida o en el caso de detectar un posible riesgo, y aliviará a su compañero de todo aquello que no sea estrictamente conducir. Un consejo de regalo, el conductor NO debe mirar a su interlocutor, dado que difícilmente va a moverse de su posición y la vista ha de estar en la carretera. Debe estarlo. Ellas son más tolerantes si el copiloto es muy locuaz, ellos prefieren que el copiloto sea un ente pasivo que no haga nada.

Hay otra espinosa cuestión, y es lo que el conductor permite al copiloto hacer y no debe, como soltarse el cinturón de seguridad, colocar los pies sobre el salpicadero, permitirle que le distraiga con alguna chorrada en el teléfono móvil, toquetear botones o guantera, etc.

El mejor copilotoEl peor copiloto
Hombre de 60 a 69 añosHombre de 18 a 29 años
Es colaborador y ayuda activamenteNo para de hablar
No distraeCritica al conductor y le corrige
Va pendiente del entorno vialNo colabora ni ayuda
Cumple con las normas de tráficoDistrae al conductor con el móvil
Está pendiente de las necesidades de los pasajeros traserosManipula mandos de forma excesiva

Resulta curioso comprobar, de vez en cuando, que algunas creencias arraigadas están bastante lejos de ser ciertas o de tener un mínimo de sentido. Y dado que lo peor que le puede pasar a una pareja con espíritu RACER es tener una trifulca sobre quién conduce, no pasa nada: se puede compartir y que los dos puedan disfrutar del trayecto, sea de quien sea el coche.

Para quien se haya quedado con ganas de ver más, le dejo enlace a la presentación del estudio, es muy instructivo.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

Muy interesante y realmente muy acertado con la realidad. También he comprado como una discusión dentro del coche es de lo que más puede distraer al conductor y provocar un accidente, aunque el estudio no lo diga explícitamente si lo dice implícitamente, no distraer al conductor es básico.

Rest
Invitado
Rest

Ahí está la estadística y arroja datos significativos: no imagino un mix sano entre «peor copiloto» con la del pulpo de anteayer.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.