En busca de la libertad a bordo de un BMW Isetta

En busca de la libertad a bordo de un BMW Isetta

Un ejemplo de íntima colaboración entre hombre y máquina


Tiempo de lectura: 6 min.

En los tiempos de confinamiento que vivimos conviene recordar que los hubo peores, y que duraron décadas, no meses. Klaus Günter Jacobi fue un osado berlinés que pretendía esconder a su mejor amigo en un BMW Isetta adecuado para tal fin. Su propósito, atravesar la temible frontera entre las dos Alemanias y escapar del yugo de la antigua RDA. Este ciudadano de Berlín nos cuenta su increíble historia, recuperada por BMW. Sentó un interesante precedente.

Tras la caída del III Reich, en mayo de 1945, Alemania fue repartida entre británicos, franceses, estadounidenses (RFA) y rusos (RDA). Lo mismo pasó con la capital. Berlín Oriental estaba controlado por la URSS, y desde 1961 quedó aislado de Berlín Occidental por el tristemente conocido muro. Durante varios años Berlín Occidental fue acogiendo a aquellos que pasaron la frontera y ya no volvieron.

Con el paradójico nombre de República Democrática Alemana (RDA, o DDR en alemán) su eficaz aparato de represión privó de libertad de expresión, pensamiento y movimiento a sus ciudadanos, construyendo muros de piedra y hormigón, coronados por alambradas de espino. Muchos ciudadanos intentaron traspasar esta muralla excavando túneles o derribarla con camiones, y todos aquellos que fracasaron fueron a parar a la cárcel o directamente asesinados, como la mayoría de las más de 140 víctimas que cayeron a sus pies.

Huida BMW Isetta 2

Uno de los “checkpoint” donde los agentes comprobaban los pasos fronterizos

“Siempre tuvimos la esperanza de que las cosas mejoraran, pero ese momento nunca llegaba” – Klaus Günter Jacobi

Klaus contó con la colaboración de otro amigo y segundo protagonista de la historia, Manfred Koster, que vivía en la RDA y era precisamente el prófugo. El día 1 de junio de 1963 tenía que incorporarse a filas y por entonces se terminaría su posibilidad de huir a la RFA. Para pasar al otro lado del muro Klaus -del oeste al este- tuvo una idea tan ingeniosa como arriesgada: tomó prestado el carné de identidad de su hermano, Hans, que vivía en el este, aprovechando una visita que le hizo.

La razón es que se parecían muchísimo, casi gemelos. Pudo cruzar la frontera sin mayor problema y los dos amigos desarrollaron y perfilaron el plan para ayudar al segundo -Manfred- a escapar de la RDA oculto en su BMW Isetta. Klaus solo tenía un objetivo en mente, sacar del bloque comunista a su amigo.

Aquí entra en acción el protagonista a motor de nuestra historia. El Isetta de BMW se presentó en 1955, época en la que solo el 2 % de los alemanes se podían permitir tener coche propio. Su precio de venta era de 2.559 reichsmarks, el equivalente a unos 6.600 euros de la actualidad. Sus 13 CV lo empujaban hasta los 85 km/h. Klaus lo encontró en un concesionario del barrio de Charlottenburg. De color rojo y blanco, lo había comprado solo dos años antes por 1.500 marcos.

Huida BMW Isetta 3

Cómo modificar un BMW Isetta para llevar un “polizón”

Estas son las modificaciones mecánicas a las que sometió al pequeño Isetta:

  1. Se retiró la balda detrás del asiento, recolocándola 10 cm más arriba para tener más espacio para el ocupante.
  2. El asiento posterior fue retirado -es un cuatro plazas-, así como la rueda de repuesto. En el lateral se practicó un hueco de paso de 50×50 cm para los pies.
  3. Para ganar más espacio, se eliminó el filtro del aire y el revestimiento del tubo de escape.
  4. El tubo de escape se dobló.
  5. Sobre los amortiguadores se colocó una plancha metálica de aislante, para no quemarle con el escape.
  6. Para evitar levantar sospechas por el aumento de peso, recortaron la parte baja de los guardabarros traseros
  7. En último lugar, cambiaron el depósito de 13 litros por un minidepósito de emergencia de 2 litros, suficiente para poder pasar la frontera.

Un primer intento de fuga había salido mal porque la conductora fue traicionada por los nervios y dio la vuelta antes de cruzar, pero no tiraron la toalla. El amigo colaborador, Manfred Koster, estaba agotando su tiempo antes de la incorporación a filas, el 1 de junio. Ocho días antes, el día 23 de mayo, dos estudiantes voluntarios anónimos se prestaron a la labor, pasando a Berlín Oriental a las 15:55 (2), uno de ellos en el Isseta transformado y el otro en un Escararajo como apoyo. Klaus les había entregado las llaves del Isetta a las 11:00 (1).

Los dos estudiantes recogieron a Manfred Koster en la población de Pankow (3) a las 18:05, y se lo llevaron a un camino de Heinesdorf (4), una población cercana. Tal y como les indicó Klaus, prosiguieron al cambio del depósito de gasolina, pero cumpliéndose el principio de que si algo puede salir mal, sale mal. Perdieron mucho tiempo en esta tarea. A las 21:00 Koster ya estaba dentro del angosto hueco del coche (4). A las 22:30 estaban a la altura del cruce de Prenzlauer Promenade y Wisbyer Strasse (5).

Huida BMW Isetta 4

Klaus Günter Jacobi esperaba impacientemente al otro lado del puente de Bornholmer Strasse (6), que se cerraba a medianoche. Habían quedado a las 21:50, eran las 23:20 y el coche no aparecía. Unos minutos antes de la medianoche se levantó la barrera por última vez en ese día para dejar pasar al Isseta y al Escarabajo, el control había sido muy lento. Cuando por fin los dos coches entran en Berlín Occidental, Klaus Gunter corrió hasta alcanzar al Isseta.

  • “¡Manfred, Manfred!” – gritaba Klaus.
  • “¡Klaus!” – respondía Manfred con voz trémula.
  • “Vas a salir de ahí ahora mismo” – replicó Klaus.

Los dos coches se detuvieron en un aparcamiento de la Grüntaler Strasse (7). En 5 minutos -a las 00:10- consiguen sacar a Manfred de su escondite, totalmente dolorido y con las piernas hinchadas, pero increíblemente feliz. ¡Por fin recuperó la libertad! Después lo estuvieron celebrando a lo grande. Una bellísima e intensa historia humana en busca de la libertad, donde hombre y máquina se unieron en perfecta conjunción para conseguir tal fin.

¡Bravo por los corazones de los hombres y por la insustituible colaboración de un humilde BMW Isetta! A veces los hombres y sus creaciones obran verdaderos milagros. En el corto de BMW no coinciden ni el color del coche, ni la hora, ni el aspecto físico del conductor, por si alguien se ha perdido. Representa una escapada genérica en Isetta al año siguiente, 1964, ya que hubo varias más. La relatada por Klaus y Manfred es la primera que se conoce.

Nosotros también recuperaremos nuestra libertad cercenada por la pandemia, así que nos sumamos a la recomendación: quédate en casa, como la inmensa mayoría de ciudadanos responsables. Nos quedarán cicatrices, pero saldremos fortalecidos. Esta es una versión resumida de la historia publicada en la página web de BMW. Si quieres conocer con mayor detalle los pormenores de la fuga y a sus protagonistas, pincha en el enlace.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!