Coche del día: BMW Isetta

Coche del día: BMW Isetta

Un huevo con ruedas muy molón


Tiempo de lectura: 2 min.

Conocido como como “coche burbuja”, “coche huevo” o “coche pompa”, el Isetta surgió en la posguerra ante la necesidad de buscar un medio de transporte para el pueblo que fuese robusto y barato. Era un sueño tener un coche propio, la motocicleta estaba siendo una solución temporal. Producido inicialmente por el fabricante italiano Iso, BMW fabricó este coche bajo licencia hasta 1957 -a partir de ahí como BMW puro- y, hasta el final de su producción en 1962, salieron de la fábrica 161.728 unidades.

La carrocería del Isetta tenía su principal característica en su única puerta de apertura frontal, lo que le confería un tamaño muy compacto de tan solo 2,28 metros de longitud. El acceso se realizaba por una gran puerta frontal que, al abrirse, hacía pivotar el eje del manubrio. En caso de accidente, poseía un techo que se abría. El modelo original equipaba un motor de dos tiempos y dos cilindros (236 cc y 9,5 CV), el cual fue sustituido por un monocilíndrico de cuatro tiempos, 250 cc y 12 CV. Sin embargo, BMW sustituyó estas mecánicas por las suyas propias procedentes de sus motocicletas (250 y 300 cc).

En 1957 se inició la producción del modelo de 300 cc, tanto con tres como con cuatro ruedas. Con este motor y una transmisión manual de cuatro marchas, el Isetta podía alcanzar los 85 km/h gastando solo 3,8 l/100 km. Ese mismo año, basado en el Isetta, BMW desarrolló el modelo 600, que ya no estaba bajo licencia Iso. La distancia entre ejes se aumentó hasta los 1,7 metros (1,5 m en el Isetta) para acoger a cuatro ocupantes y, por primera vez en un coche de la firma bávara, se equipó con un sistema de suspensión trasera independiente. Aunque no fuese un éxito de ventas, sentó las bases de uno que sí lo fue: el BMW 700.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.