Hoy visitamos el museo virtual de Porsche

Hoy visitamos el museo virtual de Porsche

El Porsche 356 y el Porsche 911 tienen un lugar especial en la exposición


Tiempo de lectura: 5 min.

El Museo Porsche es uno de los lugares más mágicos de cuantos puede visitar una aficionado al automóvil. Nunca una marca había tenido unos seguidores tan acérrimos, ni siquiera Ferrari, cuya imagen traspasa la frontera del mundo del motor y llega a ser mundialmente conocido aunque no se sepa nada de coches, puede competir con el aura que desprende la fábrica alemana.

Por ello, visitar ese museo presencialmente supone algo especial, te lo contamos aquí mismo a inicios del año, pero como suele ocurrir, no todo el mundo puede permitirse el lujo de viajar hasta Alemania y “perder” un puñado de horas recorriendo las instalaciones del museo. No obstante, por suerte, la digitalización nos permite conocer lugares que de otra forma, quizá no conoceríamos nunca o de los cuales, tan solo tendríamos un puñado de fotos. Así que, por tanto, hoy visitamos el Museo Virtual de Porsche.

La compañía alemana es hoy un fuerte conglomerado industrial, que además de la fabricación de automóviles de altas prestaciones y calidad espectacular, también cuenta con un centro de ingeniería al que recurren muchos fabricantes. Y cuando decimos muchos, es que realmente son muchos, aunque esto no es lo que nos ocupa en estos momentos, pero que se aprecia en la exposición de su museo, donde se pueden encontrar muchas cosas interesantes.

museo virtual porsche (1)

Sin muy lejos, podemos empezar comentando que entre las piezas expuestas en el Museo Porsche se haya un Volkswagen. Sí, no es un Porsche, pero como los más fanáticos sabrán, fue diseñado por Ferdinand Porsche, padre del fundador de la marca, Ferry Porsche, que además fue utilizado para dar vida al primer modelo de la compañía. Que hoy funcionen bajo un mismo techo ambas marcas parece de lo más lógico conociendo los inicios. Junto al escarabajo (que además, es una unidad de color negro…), hay un Austro Daimler “Bergmeister” de 1932, un Austro Daimler ADS R “Sascha” de competición de 1922 y un Wanderer W22 de 1934. De hecho, incluso hay un camión de bomberos sellado también por Austro-Daimler datado en 1912.

¿Qué pintarán estos coches en un museo enfocado a Porsche? Seguro que muchos pensarán así, pero eso es porque desconocen la interesante vida laboral que tuvo Ferdinand Porsche antes de que su hijo fundara una compañía con su apellido. Ferdinand fue diseñador técnico durante muchos años en Austro-Daimler, al igual que trabajó para otras marcas como Daimler (lo que acabó siendo lo que conocemos como Mercedes tras su fusión con Benz & Cie.), para quienes diseñó el famoso Mercedes SSK, el último trabajo de Porsche para Daimler antes de comenzar a trabajar en solitario.

La colocación del museo permite disfrutar de una “línea temporal” interesante, como la que ofrece una clara visión de la evolución del Porsche 356, que pasa cerca de un grupo de unidades de competición entre las que destacan el Porsche 718, algunas unidades del Porsche 906 de competición o un Porsche 550 A Spyder, todos ellos nacidos en la década de los 60. Pero el museo es muy grande y siguiendo la línea de evolución del 356, llegamos hasta las primeras unidades del Porsche 911, el coche que actualmente representa la propia marca en todos sus apartados y del que se puede apreciar toda su vida comercial mientras que nos damos cuenta que, aunque modernizado y súper avanzado, el Porsche 911 mantiene sus rasgos básicos intactos.

Junto a los 911, algunos prototipos como el que dio lugar al Porsche Boxster (Porsche Studie Boxster) o salvajadas del estilo del Porsche 911 Carrera RSR Turbo, cuyo alerón asusta incluso visto de lejos. Sin embargo, no logra eclipsar a otros dos ejemplares situados un poco más adelante, ejemplares tales como un Porsche 911 Carrera 2.7 RS, un brutal Porsche 935 “Moby Dick”, un Porsche 924 GTP LeMans o los Porsche 911 GT1 de Le Mans. Pero ojo, porque justo detrás nuestra, hay varias unidades que si bien, son muy modernas y fáciles de ver por la calle, no dejan de tener una importancia notable en el devenir de la marca como son el primer Porsche Boxster, el Cayenne o la primera generación del Cayman.

Y este es, precisamente, el principal problema del Museo Porsche, si es que se puede decir así. Todo lo que se puede ver en este lugar incluye una fuerte connotación histórica y merece ser apreciado con detenimiento aunque todavía quede mucho museo por delante. Sobre todo cuando más adelante esperan cuatro unidades del Porsche 917, ¿alguien se puede quedar indiferente ante cuatro unidades de uno de los coches de competición más famosos de la historia?

Por suerte, la visita virtual (sobre estas líneas tienes el interactivo de Google Maps) nos permite ver toda la exposición con tranquilidad, algo que muy seguramente no podríamos hacer en una visita presencial debido a la cantidad de unidades presentes, que abarca una unidad del McLaren TAG MP4/2 C con motor Porsche y hasta una unidad de la Harley Davidson VRSC V-Rod, una moto revolucionaria que fue muy criticada por los puristas y que contó con la colaboración de Porsche para el desarrollo de su propulsor V2.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Daniel
Invitado
Daniel

Hola! Yo estuve estas Navidades tanto en el Museo Porsche como en el de Mercedes. Son una pasada! Te empapas de toda la historia de las dos marcas y tienes la posibilidad de contemplar modelos que de otra forma serie imposible verlos. Imprescindible para los amantes del motor. Además son muy baratos, 10 euros y descuento en el museo presentanto la entrada del otro. Eso si, el de Mercedes es el rey de los museos de automoción.
Os dejo mi cuenta de 500px por si queréis echar un vistazo.
https://500px.com/danieljiga
Un saludo!!!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.