Hoy visitamos el museo virtual de Porsche

Hoy visitamos el museo virtual de Porsche

El Porsche 356 y el Porsche 911 tienen un lugar especial en la exposición


Tiempo de lectura: 5 min.

El Museo Porsche es uno de los lugares más mágicos de cuantos puede visitar una aficionado al automóvil. Nunca una marca había tenido unos seguidores tan acérrimos, ni siquiera Ferrari, cuya imagen traspasa la frontera del mundo del motor y llega a ser mundialmente conocido aunque no se sepa nada de coches, puede competir con el aura que desprende la fábrica alemana.

Por ello, visitar ese museo presencialmente supone algo especial, te lo contamos aquí mismo a inicios del año, pero como suele ocurrir, no todo el mundo puede permitirse el lujo de viajar hasta Alemania y “perder” un puñado de horas recorriendo las instalaciones del museo. No obstante, por suerte, la digitalización nos permite conocer lugares que de otra forma, quizá no conoceríamos nunca o de los cuales, tan solo tendríamos un puñado de fotos. Así que, por tanto, hoy visitamos el Museo Virtual de Porsche.

La compañía alemana es hoy un fuerte conglomerado industrial, que además de la fabricación de automóviles de altas prestaciones y calidad espectacular, también cuenta con un centro de ingeniería al que recurren muchos fabricantes. Y cuando decimos muchos, es que realmente son muchos, aunque esto no es lo que nos ocupa en estos momentos, pero que se aprecia en la exposición de su museo, donde se pueden encontrar muchas cosas interesantes.

museo virtual porsche (1)

Sin muy lejos, podemos empezar comentando que entre las piezas expuestas en el Museo Porsche se haya un Volkswagen. Sí, no es un Porsche, pero como los más fanáticos sabrán, fue diseñado por Ferdinand Porsche, padre del fundador de la marca, Ferry Porsche, que además fue utilizado para dar vida al primer modelo de la compañía. Que hoy funcionen bajo un mismo techo ambas marcas parece de lo más lógico conociendo los inicios. Junto al escarabajo (que además, es una unidad de color negro…), hay un Austro Daimler “Bergmeister” de 1932, un Austro Daimler ADS R “Sascha” de competición de 1922 y un Wanderer W22 de 1934. De hecho, incluso hay un camión de bomberos sellado también por Austro-Daimler datado en 1912.

¿Qué pintarán estos coches en un museo enfocado a Porsche? Seguro que muchos pensarán así, pero eso es porque desconocen la interesante vida laboral que tuvo Ferdinand Porsche antes de que su hijo fundara una compañía con su apellido. Ferdinand fue diseñador técnico durante muchos años en Austro-Daimler, al igual que trabajó para otras marcas como Daimler (lo que acabó siendo lo que conocemos como Mercedes tras su fusión con Benz & Cie.), para quienes diseñó el famoso Mercedes SSK, el último trabajo de Porsche para Daimler antes de comenzar a trabajar en solitario.

La colocación del museo permite disfrutar de una “línea temporal” interesante, como la que ofrece una clara visión de la evolución del Porsche 356, que pasa cerca de un grupo de unidades de competición entre las que destacan el Porsche 718, algunas unidades del Porsche 906 de competición o un Porsche 550 A Spyder, todos ellos nacidos en la década de los 60. Pero el museo es muy grande y siguiendo la línea de evolución del 356, llegamos hasta las primeras unidades del Porsche 911, el coche que actualmente representa la propia marca en todos sus apartados y del que se puede apreciar toda su vida comercial mientras que nos damos cuenta que, aunque modernizado y súper avanzado, el Porsche 911 mantiene sus rasgos básicos intactos.

Junto a los 911, algunos prototipos como el que dio lugar al Porsche Boxster (Porsche Studie Boxster) o salvajadas del estilo del Porsche 911 Carrera RSR Turbo, cuyo alerón asusta incluso visto de lejos. Sin embargo, no logra eclipsar a otros dos ejemplares situados un poco más adelante, ejemplares tales como un Porsche 911 Carrera 2.7 RS, un brutal Porsche 935 “Moby Dick”, un Porsche 924 GTP LeMans o los Porsche 911 GT1 de Le Mans. Pero ojo, porque justo detrás nuestra, hay varias unidades que si bien, son muy modernas y fáciles de ver por la calle, no dejan de tener una importancia notable en el devenir de la marca como son el primer Porsche Boxster, el Cayenne o la primera generación del Cayman.

Y este es, precisamente, el principal problema del Museo Porsche, si es que se puede decir así. Todo lo que se puede ver en este lugar incluye una fuerte connotación histórica y merece ser apreciado con detenimiento aunque todavía quede mucho museo por delante. Sobre todo cuando más adelante esperan cuatro unidades del Porsche 917, ¿alguien se puede quedar indiferente ante cuatro unidades de uno de los coches de competición más famosos de la historia?

Por suerte, la visita virtual (sobre estas líneas tienes el interactivo de Google Maps) nos permite ver toda la exposición con tranquilidad, algo que muy seguramente no podríamos hacer en una visita presencial debido a la cantidad de unidades presentes, que abarca una unidad del McLaren TAG MP4/2 C con motor Porsche y hasta una unidad de la Harley Davidson VRSC V-Rod, una moto revolucionaria que fue muy criticada por los puristas y que contó con la colaboración de Porsche para el desarrollo de su propulsor V2.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Daniel
Invitado
Daniel

Hola! Yo estuve estas Navidades tanto en el Museo Porsche como en el de Mercedes. Son una pasada! Te empapas de toda la historia de las dos marcas y tienes la posibilidad de contemplar modelos que de otra forma serie imposible verlos. Imprescindible para los amantes del motor. Además son muy baratos, 10 euros y descuento en el museo presentanto la entrada del otro. Eso si, el de Mercedes es el rey de los museos de automoción.
Os dejo mi cuenta de 500px por si queréis echar un vistazo.
https://500px.com/danieljiga
Un saludo!!!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!