Cómo no dar ejemplo: estos son los coches de nuestros políticos

Cómo no dar ejemplo: estos son los coches de nuestros políticos

Un parque con 12 años de antigüedad sin vehículos de cero emisiones


Tiempo de lectura: 9 min.

Son cada vez más las restricciones que los vehículos movidos por combustibles fósiles tienen o tendrán que afrontar. Son cada vez más las insistencias para cambiar de coche y renovar nuestro vetusto parque automotriz. Son cada vez más los híbridos y eléctricos quienes buscan poblar nuestras calles en beneficio de reducir la contaminación. Nosotros, ya sea obligada o voluntariamente, estamos cumpliendo con nuestras tareas. ¿Lo hacen nuestros políticos?

Durante el mes de agosto prácticamente no harán nada, pero los sueldos de diputados (y complementos de comisiones parlamentarias) no van a dejar de entrar en sus cuentas bancarias

Al igual que los padres han de dar ejemplo a sus hijos, nuestros gobernantes han de hacer lo propio con sus ciudadanos. Según consta en la declaración de bienes de los 350 diputados que conforma esta XIII legislatura, ninguno de ellos tiene su poder un vehículo de cero emisiones y muy pocos parece que se hayan comprado un coche en los últimos años; la edad media del conjunto es de casi 12 años, como el resto del parque móvil español.

Ausencia total de vehículos eléctricos, dos coches movidos por gas (GLP) y apenas tres híbridos. Lo que cada automóvil contamine no es asunto de gran preocupación. Es más, muchos políticos no especifican su modelo en su declaración de bienes, si son de gasolina o diésel, o siquiera no han declarado tener un automóvil en su propiedad. Predicar con ejemplo no es precisamente la cita que mejor acuña a nuestros gobernantes, así que, como en cada legislatura, la polémica está servida.

Audi A8 L Security

Audi A8L Security

Los coches de los líderes de los cinco partidos principales

Pedro Sánchez. Parece que nuestro presidente en funciones ya se ha deshecho de su Peugeot 407 familiar. Lo tenía desde 2005, y seguramente con cierto cariño, pues iba de pueblo en pueblo con él para asentar las bases de lo que hoy ha conseguido. Por tanto, no tiene coche en propiedad, aunque no lo necesitará teniendo a su disposición tres Audi A8L Security (blindados) de gasolina, uno de 2005, otro de 2007 y el último de 2017. Todos muy elegantes, por supuesto.

Pablo Casado. El líder de los populares asegura no tener coche propio. ¿Imposible? En absoluto, los coches de empresa suelen escogerse mediante un renting o leasing, y esa es una modalidad de pago que los políticos no tienen por qué hacer públicas. Eso sí, de cara al público confía en una buena berlina germana, un Volkswagen Passat. Lástima que Casado no sea como ese sedán alemán.

Albert Rivera. Algo similar ocurre aquí. El representante de Ciudadanos declara poseer un funcional y nada aspiracional Volkswagen Golf de 2011, pero bien es cierto que se le ha visto bajar de un Lexus LS 500h del partido. Sí, es relativamente “eco”, pero no deja de ser un coche valorado en 150.000 euros. Aparentemente, la berlina japonesa se ha adquirido mediante un contrato de renting, y parece un buen sustituto para la moto Yamaha FZ1 Fazer con la que antes hacía campaña.

Pablo Iglesias. En acto de profunda transparencia, el máximo responsable de Unidas Podemos ha escrito en el documento que tiene un “turismo de 2017”. Siempre ha dicho que tenía un Dacia Sandero, un verdadero coche del pueblo, pero parece que no llega a casar del todo con la choza del príncipe de Galapagar, y se ha comprado un Volkswagen Golf. Esperemos que no necesiten otro préstamo para pagarlo, que ya tiene uno de 475.000 euros para terminar de pagar la casa.

Santiago Abascal. Todos conocemos la afición a la caza del presidente de VOX, y el coche donde carga sus escopetas le viene como anillo al dedo. Bajo el lema #MakeSpainGreatAgain y siguiendo los pasos de un líder mundial como Trump, Abascal guarda en su garaje un Jeep Commander desde 2015 (no sorprende demasiado, ¿no?). Para el disfrute más lúdico, también dispone de una motocicleta con algunos años a sus espaldas, una BMW R 80 RT.

Nissan Micra K12

Los coches de los ministros y diputados más destacados

Carmen Calvo, vicepresidenta del gobierno en funciones, disfruta de un vehículo más cuco, un Nissan Micra de 2006.

Reyes Maroto, ministra de Industria, utiliza un Kia cee’d de 2016. Es uno de los coches más nuevos de todo el elenco, pero ni favorece en exceso al medio ambiente ni a nuestra industria; se fabrica en Eslovaquia.

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, declara tener en su poder una pareja de Peugeot, un 307 de 2007 y un 5008 de 2011. No específica si son diésel o gasolina, aunque cuentan con la etiqueta medioambiental “B” de la DGT y eso nos puede dar una pista. Qué curioso, ¿no? Parecía que el diésel tenía “los días contados”.

María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad. Este es, junto al anterior, uno de los casos más contradictorios si nos ponemos quisquillosos. Tiene en su poder un Audi A4 1.9 TDI con 21 añitos a sus espaldas. Ese mítico motor bomba-inyector es conocido por su gran robustez y entrega de potencia, y también por dejar el parachoques negro, tanto el suyo propio como el del coche que esté detrás. Igual de sano que un plato de verduras cocidas, vamos.

Isabel Celaá, ministra de Educación, muestra tener un poco más de sensibilidad que el resto de sus compatriotas. En su garaje se encuentra un Toyota Auris Hybrid de 2017, con su correspondiente etiqueta ECO.

Auris20185 2

Toyota Auris Hybrid

Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, tan solo dice que tiene “un coche de 2013”. Tal vez esa imprecisión de los datos se deba a que el susodicho automóvil haya sido construido con piezas espaciales… Y aunque no tiene una nave espacial, sí que posee “una barca de 2011”.

José Luis Ábalos, ministro de Fomento, se apuntó a la moda SUV antes de que comenzase siquiera. Maneja un Toyota RAV4 de 2003.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, circula sin ostentosidades. Conduce un Nissan Primera del año 2000, un coche que, como la propia Hacienda buen japonés que se precie, no falla nunca y siempre está ahí para sacarte todo lo que tengas una sonrisa.

Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, tiene en su poder un BMW X3 de 2008 y un MINI Cooper D de 2017

Mertxe Aizpurúa (EH Bildu) al menos tiene un vehículo que se fabrica en el país, concretamente el la planta madrileña de Villaverde. El coche en cuestión, un Citroën C4 Cactus.

Alejandro García (Unidas Podemos), al igual que la ministra de Sanidad, posee un Toyota Auris Hybrid para moverse por la ciudad.

Antonio Roldán (Ciudadanos) es el último de la triada híbrida. Y no, no tiene un Toyota, sino un KIA Niro PHEV (híbrido enchufable).

Citroën Mehari

Citroën Mehari

Marcos de Quinto (Ciudadanos) es, probablemente el diputado con más espíritu RACER de los aquí presentes. Tiene una pareja de Porsche 911 (de 1999 y 2018), otra de Toyota Hilux y Harley-Davidson, un Citroën Méhari de 1983, una BMW GS 80, una Ossa 250 E71, un barco y un largo etcétera. Siendo ex vicepresidente mundial de Coca Cola, no esperábamos menos.

Ana Oramás (Coalición Canaria). Orgullosa propietaria de un Volkswagen Fox en el que hasta referencia el número de bastidor.

María Dolores Narváez (PSOE) es la cuarta candidata que muestra cierta preocupación por el medio ambiente, o por el ahorro en combustible, ya que tiene dos coches convertidos a gas: un Opel Corsa de 2016 y un Chevrolet Aveo del 2010.

Adolfo Suárez-Illana (PP) siente predilección por los vehículos premium. A su Mercedes C 200 Kompressor de 2007 y su Land Rover Defender, se suman otros dos “merches” de 2018: un Clase C matriculado en abril y un Clase E en noviembre.

Ortega Smith (VOX). Si le preguntas por su marca favorita, tal vez te responda Opel. El secretario general del partido tiene un Astra de 2017 y un Rekord Olympia de 1965.

Opel Astra J

Opel Astra

Sofía Fernández (Unidos Podemos) es la más modesta y ecológica en cuanto a vehículos declarados. Una “bicicleta de 120 euros” que se mueve con la energía del desayuno.

Noelia Vera (Unidas Podemos) manifiesta que tiene “un vehículo Peugeot 206 sexta parte indivisa de herencia paterna”. No sabemos si pobre urbanita francés está dividido en seis partes, pero es digno de que sea honrado. Está feo rechazar las herencias.

Beatriz Pino (Ciudadanos) ha tenido que mirar la ficha del coche y se habrá quedado anonada al ver que no tenía un MINI normal, sino un BMW MINI Cooper. ¿Sabrá que la marca de pequeños ingleses pertenece al grupo alemán? Lo veremos en la próxima entrega.

Lo que sí sabemos es que no había programa electoral que no mencionase la transición hacia alternativas de movilidad más eficientes. Algunos han hecho más hincapié que otros, pero, a la hora de la verdad, se ha visto que esa preocupación no les incumbe personalmente. Nos piden cambiar de coche, uno que no contamine o que lo haga muy poquito a ser posible, pero son ellos los primeros que no dan ejemplo.

Albert Rivera Volkswagen Golf

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, conduciendo un Volkswagen Golf. Imagen: La Sexta

Bien es cierto que la mayoría de ellos utilizan los coches oficiales, donde se han integrado recientemente unos cuantos Ford Mondeo híbridos, pero no exime de ser unos bocachanclas. Si, como al ciudadano medio, les tocasen el bolsillo directamente y estuviesen obligados a cambiar sus coches particulares, tal vez se mostrarían más predispuestos a mejorar las condiciones de los vehículos alternativos.

Como suele ser norma en política, del dicho al hecho hay un trecho, y la coherencia no parece un requisito fundamental a la hora de ocupar los cargos que dirigen el país.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Gran trabajo de investigación y marinado de ironías. Tienen el gusto a la altura de la vergüenza, la mayoría.

Jose
Invitado
Jose

Creo que pocos políticos (nuestros o de fuera) predican con el ejemplo en casi nada. Y por favor, no mencionemos al que presume de ir a la Zarzuela en taxi a llevar anchoas cántabras. Porque el coche con los escoltas sigue yendo detrás (con su correspondiente coste) Son unos jetas, como cuando la Barberá declaraba “un Lancia Delta 1300”. De todas formas, lo peor no son los políticos de primera linea en si. Al fin y al cabo, vamos a pensar que son la cara visible, los que se llevan el desgaste blablabla. Lo que es un chorreo infame es… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.