Coche del día: Land Rover Freelander 2.0 TD4

Coche del día: Land Rover Freelander 2.0 TD4

Un SUV incipiente y prometedor


Tiempo de lectura: 5 min.

El Land Rover Freelander salió al mercado en 1997 y poco antes de llegar su relevo generacional, en el 2003, apareció la edición especial Kitesurf como traca final. El Freelander es un SUV tal y como los conocemos hoy, pero con más aptitudes camperas que la mayoría de los modelos que nos ofrecen el resto de las marcas. Un nombre y apellidos algo largos para un producto que destacaba por su calidad y buen comportamiento en el asfalto y en las pistas de tierra a ritmo tranquilo. Además, con el techo tipo targa del tres puertas resultaba todavía más molón.

Era una perfecta elección para aquellos que adoraban un elevado puesto de conducción, para los que preferían subirse al coche en vez de dejarse caer -o casi tirarse en algunos casos-, y disfrutar de un diseño chulo y meterse por algún caminillo sin miedo a rozar los bajos, aunque la mayoría de sus usuarios no catarán nada que no sea negro y con buen firme.

Este modelo todavía mantenía reminiscencias de los todoterreno de antes, con un interior algo espartano y algunos fallos de ergonomía, como unos tiradores de puertas pequeños y situados en una posición baja, o unos mandos de los elevalunas colocados en el espacio existente entre los dos asientos delanteros en una posición muy retrasada.

Land Rover Freelander 4

Aparte de contar con numerosos huecos para guardar todo tipo de objetos, la edición especial Kitesurf venía bien completita de equipamiento, destacando como equipamiento de serie una luneta trasera de accionamiento eléctrico, llantas de aleación y una variada gama de colores. En opción se ofrecía el sistema de frenada de emergencia, ABS, reproductor de CD, control de descenso o aire acondicionado.

Citar como punto negativo la poca capacidad del maletero, del orden de los 311 litros en esta versión de tres puertas, aunque a su favor comentar la baja altura de la línea de carga y su poca profundidad para no tener que perderse en él a la hora de sacar o meter algún bulto.

El Land Rover Freelander estaba pensado para conducir con calma y tranquilidad por diferentes aspectos. En primer lugar por el propulsor que escondía debajo de su capó, sin opción a elegir otra en nuestro país: era un bloque de 2 litros (1.951 cm3) diésel, de origen BMW, inyección directa, turbocompresor de geometría variable y common rail, un veterano bastante conocido. Este motor de cuatro cilindros en línea y 16 válvulas estaba situado en posición delantera transversal. Los dos árboles de levas iban situados en la culata, el bloque estaba fabricado en fundición de hierro y la culata en aluminio.

Land Rover Freelander 3

El motor era bastante ruidoso, y entregaba 112 CV a 4.000 RPM, con un par motor máximo de 260 Nm a 1.750 RPM. Se quedaba claramente escaso de potencia para mover los casi 1.500 kg que marcaba en báscula en esta versión de tres puertas. A sus discretas prestaciones contribuían también una caja de cambios con unos desarrollos tirando a largos, por lo que su velocidad máxima era de 164 km/h, necesitando más de 14 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado.

En otras versiones/mercados estuvo disponible con un motor 1.8 de cuatro cilindros y un V6

Teniendo claro que no lo íbamos a utilizar para conducir un rally, sus consumos homologados eran bastante buenos, del orden de 6,7 l/100 km por carretera, 9,1 l/100 km por ciudad y 7,6 l/100 km de media. Sus 59 litros de depósito de combustible le otorgaban una buena autonomía media, cercana a los 800 km.

El segundo elemento a considerar para su conducción tranquila era el esquema de las suspensiones, de tipo McPherson en ambos ejes, con muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos. La barra estabilizadora solo estaba presente en el eje delantero. En carretera resultaba algo lento y la carrocería balanceaba en exceso si nos tomábamos con cierta alegría la conducción en carreteras de montaña, debido al blando tarado de las suspensiones.

Land Rover Freelander 2

Por pistas forestales con buen piso y algún que otro obstáculo se disfrutaba igualmente a un ritmo tranquilo, pero respondiendo bien si pisábamos un poco el acelerador, obsequiándonos de vez en cuando con alguna derrapada que se controlaba con facilidad. Recordad que no era un 4×4 puro y duro, pues carecía de reductora, y la caja de cambios era manual, de cinco velocidades.

Sus ángulos de ataque y salida eran pequeños, y montaba unos neumáticos más orientados al asfalto (225/55 R17 T), por lo que había que olvidarse de moverse por zonas trialeras. No resultaba difícil perder tracción a nada de enfrentarnos a un desnivel importante en el camino. Eso sí, contaba con control de tracción y ayuda al descenso de pendientes.

Por ciudad era otra cosa, gozando de la ventaja de su mayor altura para controlar el tráfico de la jungla urbana, y disfrutar de las miradas ajenas, pues era bastante resultón de diseño. Y si estabas de veraneo cerca de la playa podías vacilar y presumir de su carrocería targa a techo descubierto, o sentarte en una terracita aparcando cerquita para disfrutar de su imagen y suspirar por sus líneas…

Calcula cuánto cuesta asegurar un Land Rover Freelander con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

9
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

La verdad es que ahora que (salvo honrosas excepciones) los SUV parecen todos iguales, tanto el Freelander I como el primer RAV-4 son absolutamente inconfundibles.

Creo que son bastante pijoteros de mantenimiento pero oye…el tres puertas sigue molando un montón.

sergio
Invitado
sergio

Opcional también era el AIRBAG del pasajero,al menos en los primeros años, luego ya lo ofreció de serie, en cuanto a fiabilidad, hay opiniones para todo,todo depende del trato que le des….

Javier
Invitado
Javier

Justo ahora me subo a mi TD4 Kitesurf… 16 años, 303.000km, y que siga durando!!!

Javier Costas
Editor

No tendrás una foto en condiciones del coche o los logotipos… porque de ese modelo no hay fotos de prensa y hemos usado las genéricas que más se aproximan.

Javier
Invitado
Javier

Decente como las vuestras ninguna jeje

Y las que te pueda hacer ahora… Los logotipos han sufrido mucho el paso de los años!!!

El kitesurf que yo tengo es el targa, capota rígida trasera, vuestras fotos son con el techo flexible.

Javier Costas
Editor

Lo sabemos, es que de esta versión concreta no había ni una sola foto sad Si estás por Madrid lo de sacarle algunas fotos es algo negociable…

Javier
Invitado
Javier

Estoy en BCN, queda un poco lejos! Jeje

Rest
Piloto
Rest

Hola, Javier;

pero vamos a ver, ¿tu Kitesurf es poco fotogénico, le da corte o qué?.

Te están pidiendo cuatro fotos de una máquina singular, protagonista de esta entrada y en la cual ensalzas su porrón de años y kilómetros; por lo tanto no comprendo esas evasivas viniendo de ti, un entusiasta de su propio coche. Cuidado, respetarlo lo respeto, conste.

Un saludo,

Rest
Piloto
Rest

Al natural siempre me ha parecido horrible.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.