Tres días en la vida de James Hunt

Tres días en la vida de James Hunt

Recordando al piloto británico en la intensa temporada de 1976 de Fórmula 1


Tiempo de lectura: 4 min.

Queridos lectores de espíritu RACER, acompañadme en un pequeño viaje emotivo hacia 1976, cuando conocí a una leyenda de la Fórmula 1, James Hunt. En esa época colaboraba con El País, periódico que había nacido al calor de la transición, como corresponsal para cubrir la categoría reina. Por entonces la Fórmula 1 no era un deporte seguido de forma masiva en nuestro país. Gracias a la magia de la hemeroteca digital, podréis acompañarme en este viaje a través del tiempo.

Primer día: sábado, 1 de mayo

James Simon Wallis Hunt, más conocido como James Hunt, un día vio una carrera de coches y decidió que quería ser piloto de F1. Después de seis años, en 1976, era campeón del mundo en este difícil deporte. Pero volvamos un poco atrás en el tiempo. Hunt ha sido el piloto con el que puedo afirmar que tuve una verdadera amistad mientras estuvo en activo, hasta cuando ya retirado coincidíamos en las salas de prensa donde él hacía comentarios para la TV inglesa.

Mi primer encuentro fue en el Circuito del Jarama, en el Gran Premio de España. Ese día yo ejercía de comisario, Hunt había hecho la pole y, al situar el coche en la parrilla lo dejó enfilando ligeramente hacia el centro de la pista, y a mí no se me ocurrió otra cosa que llamarle la atención. Su respuesta fue mandarme a hacer puñetas.

Ganó la carrera, le descalificaron por un centímetro y medio, y con un grupo de periodistas le acompañamos en su frustración hasta bien entrada la noche.

Segundo día: sábado, 31 de julio

Se celebraba al día siguiente el Gran Premio de Alemania Federal (RFA) en el Circuito de Nürburgring. Para entonces ya tenía un buen grado de amistad con Hunt y le pedí que me diese una vuelta al famoso circuito de 22 kilómetros y 180 curvas. Actualmente se corre en la versión corta del circuito.

Hunt acababa de obtener la pole; pidió permiso a la dirección de carrera y, en un Mercedes coupé, acompañados por un fotógrafo inglés, viví una de las experiencias más impactantes de mi carrera como periodista. Resulta imposible explicar en unas pocas líneas (el relato completo de aquella vuelta está en mi libro “La Década Mágica”) cómo Hunt, con un mano, a toda velocidad, y bajo una intensa lluvia, nos iba explicando con la otra cada curva y su dificultad.

Al día siguiente, ganó la carrera y Niki Lauda sufrió el terrible accidente que casi le cuesta la vida. La crónica en la que plasmé la vuelta con Hunt al circuito de Nürburgring fue publicada el siguiente martes, 4 de agosto. El mismo día El País informaba de la lucha del piloto austríaco por sobrevivir.

Tercer día: domingo, 24 de octubre

Ocurrió en Japón, en el circuito de Fuji: se celebraba la última prueba del campeonato y todo dependía del resultado que obtuviese Lauda con su Ferrari. En los entrenamientos, Hunt había destacado sobre Lauda, la tensión era máxima. El domingo de la carrera la lluvia era tan intensa que la pista se convirtió en un canal impracticable. Los Tyrrell de seis ruedas flotaban sobre los charcos como lanchas planeadoras y la carrera tuvo que ser suspendida varias veces.

Cuando al fin se dio la salida, Lauda, convaleciente de las quemaduras que sufrió en Alemania, se retiró a las pocas vueltas confesando que tenía miedo.

Después del caos en que se convirtió el espectáculo, Hunt terminó tercero, se bajó furioso del McLaren y quiso agredir a su patrón Teddy Mayer por haberle indicado mal el último cambio de neumáticos, sin saber que el tercer puesto le acababa de proclamar campeón del mundo 1976. Yo estuve presente en el tumulto que se produjo.

James Simon Wallis Hunt murió víctima de un cáncer en 1993, a los 46 años.

Paco Costas

COMPARTE
Sobre mí

Paco Costas

He dedicado toda mi vida profesional al automóvil en todas sus facetas. Aprendiz de mecánico en mi infancia, industrial del ramo y piloto aficionado, inicié mis primeros pasos en el periodismo en las páginas del motor del Diario de Ávila. Mi gran pasión personal han sido las carreras de Fórmula 1 que he seguido durante 25 años para diversos medios.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Maravilloso tener a Don Paco por estos lares. Espero que nos deleite con sus historias y vivencias del mundo del motor.

Rest
Invitado
Rest

La película me gustó un montón, pero el doble me ha gustado tener el honor de leer esta interesantísima entrada firmada por, ni más ni menos, Don Paco Costas.

Un saludo, Maestro.

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Grandioso artículo. Quiero agradecer públicamente a D. Paco Costas que nos haya regalado esta historia, vivida en primera persona. Es un honor contar con él en espíritu RACER, espero que durante mucho tiempo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez