Coche del día: Volkswagen Passat GTI

Coche del día: Volkswagen Passat GTI

Este prototipo de 1977 traslada el concepto del Golf GTI al Passat, pero se quedó en la estacada por no querer competir con los Audi


Tiempo de lectura: 5 min.

Aunque pueda parecer la más correcta, sensata y sobria marca en todo el panorama automovilístico europeo, Volkswagen cuenta no sólo con una buena cantidad de modelos realmente deportivos y prestacionales para sus respectivos segmentos, sino también con una cantidad no menos despreciable de prototipos y ensayos. Algunos, de hecho, tan interesantes como la cuasi desconocida saga experimental que llevó a la marca desde el Beetle hasta el Golf. Además, también se pueden encontrar esbozos de lo que fueron modelos con muchas papeletas de cara a llegar a la producción en serie. En este sentido, hay uno que destaca especialmente: el Volkswagen Passat GTI de 1977. Y sí, has leído bien. Es un GTI y no, no es un Golf. Pero vayamos por partes.

Para empezar, lo primero es situarnos en la revolución experimentada por la casa alemana durante los primeros años setenta. Un momento en el que se culminó la transición desde la propulsión trasera hasta la tracción delantera, dejando atrás – el menos en Europa y Estados Unidos – el anticuado Beetle – recordemos cómo su diseño era, básicamente, tecnología de los años treinta – para presentar así en 1974 el Golf. Sin duda uno de los mejores compactos de toda la historia, siendo aún hoy en día la mejor definición de lo que ha de ser un vehículo del segmento C a través de sus múltiples evoluciones. Escasamente brillante en todos y cada uno de sus aspectos, pero realmente adecuado y eficiente en su valoración global.

No obstante, además de dar en el clavo con el Golf, Volkswagen tenía encima de la mesa dos líneas de trabajo esenciales si queremos comprender la génesis y desgracia del Passat GTI. Veamos. Por un lado la marca descubrió lo bien que se vendería, especialmente entre los compradores más jóvenes, una versión deportiva de su popular compacto. Gracias a ello, en 1976 se estrenó el Golf GTI. Bendecido con la fuerza de la inyección, éste pasó a ser la referencia indiscutible entre los deportivos de masas que habrían de definir a una gran parte del mercado durante los años setenta y, sobre todo, ochenta. Además, por otro lado el Grupo Volkswagen estaba plenamente inmerso en un proceso de reorganización empresarial donde el desarrollo de una nueva gama para Audi jugó un papel esencial. Dos elementos cuya combinación explica el nacimiento y el fin del Passat GTI.

vw passat gti (1)

El Grupo Volkswagen decidió en los años sesenta rescatar a Audi del olvido como la base para lo que iba a ser su opción premium, situándola como una opción intermedia entre BMW y Mercedes. Algo que tardó unos veinte años en consolidar aunque los excelentes resultados están a la vista de cualquiera hoy en día

Volkswagen Passat GTI, a la sombra de Audi

Nada más salir al mercado, el Golf GTI no sólo se convirtió en un éxito de ventas sino también en un icono de masas. Era, y sigue siendo, una de las referencias automovilísticas más nombradas por la prensa al tiempo que deseada por el público. De esta manera, Volkswagen pensó en la conveniencia de exportar el concepto tanto al segmento B como al D. Respecto al B todo era sencillo, puesto que hacer deportivo a un pequeño utilitario urbano es fácil gracias al poco peso del mismo. Unos buenos ajustes de suspensión, una dirección comunicativa, el efecto de la inyección o un buen compresor… Y ya está, tenemos modelos como el Polo G40.

Sin embargo, hacerlo con un diseño del segmento D es otra historia. Para empezar por el peso, pues éste claramente se dispara al contar con una carrocería de tres cuerpos o, en el más ligero de los casos, una coupé derivada del diseño berlina. No obstante, aunque una berlina deportiva de los años setenta no sea lo más adecuado para hilvanar curvas, si cuenta con un motor de cierta rabia sí puede convertirse en una opción veloz para las autovías. Llegados a este punto, desarrollar un Passat GTI tendría bastante sentido.

Sin embargo, desde que a mediados de los años sesenta el Grupo Volkswagen sacrificase a NSU con la vista puesta en centrar todos los recursos posibles en la resurrección de Audi, este hipotético Passat podría entrar en contradicciones comerciales. De hecho, es lo que pasó. No en vano, para 1975 Audi ya estaba más o menos relanzada, perfilando una gama a medio camino entre BMW y Mercedes con modelos de acceso como el 80. De esta manera, crear versiones demasiado afinadas de la opción de Volkswagen para el segmento D podría entrar en contradicción con la naciente oferta de Audi. Razón por la que, claramente, el Passat GTI se quedó en la estacada.

vw passat gti (1)

De lanzarse al mercado este modelo hubiera entrado en competencia con algunos Audi. De hecho, desde 1978 hubo al menos una opción en la gama del 80 con este mismo motor extraído de los Golf

No obstante, ¿esto supuso una gran pérdida? Bueno, la verdad es que no demasiado. Aunque, al mismo tiempo, sí hubiera estado realmente curioso ver a este coupé derivado de berlina rodando gracias al propulsor de 1.6 litros y hasta 110 CV instalado en el Golf GTI de la época. Lastrado por un mayor peso, sí, pero al tiempo definido por ese cierto encanto que tienen los coupé tan desaparecidos del mapa hoy en día. De todos modos, priorizar a Audi fue un completo acierto. Ahí está la historia para ejemplificarlo, siendo una de las marcas que más y mejor han escalado del olvido al segmento premium con buenos números de ventas y una interesante gama deportiva. Asimismo, para quien no quisiera saltar de Volkswagen a marcas más costosas por su mero nombre, al tiempo llegaron opciones el Passat GT G60 Syncro o el Passat B4 VR6. Opciones, por cierto, muy interesantes para cualquiera con ganas de iniciarse en el mundo de los clásicos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Carlos Pérez Tardon
Invitado
Carlos Pérez Tardon

Inyección directa el golf gti del ’75?


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.