Coche del día: Toyota Sera (Y10)

Coche del día: Toyota Sera (Y10)

Un curioso coupé compacto con puertas de alas de gaviota


Tiempo de lectura: 5 min.

El Toyota Sera era un coupé deportivo compacto de dos puertas y 2+2 plazas cuyos elementos más característicos eran el sistema de apertura de dichas puertas, de tipo mariposa, y el techo de vidrio. Fue fabricado por Toyota durante el período 1990-1995. Pensado inicialmente para el mercado japonés, se exportó finalmente a multitud de países como Canadá, la India, Reino Unido, Sudáfrica o Nueva Zelanda.

Conocido interiormente como EXY10, tomó como punto de partida el concept car Toyota AXV-II de 1987. Su nombre deriva de la forma futura del verbo ser, haciendo una alusión a sus líneas futuristas. Incluso a día de hoy sigue sorprendiendo por su aspecto fresco y moderno. Aunque se concibió en un principio como un simple concept car, su aspecto despertó tanto interés entre los amantes de este tipo de vehículos que no tardó tiempo en pasar a producción.

Desde marzo de 1990, momento en que se lanzó al mercado, hasta diciembre de 1995 se produjeron casi 16.000 unidades. La gran mayoría de ellos, unas 9.000 unidades, se fabricaron en el primer año, bajando de forma paulatina la producción a causa de diversos factores, como la recesión de la economía japonesa en la primera mitad de los 90 o por ser víctima de la moda y los cambios de gusto.

Toyota Sera 2

Se fabricó en tres fases, la primera desde marzo de 1990 hasta mayo de 1991, en la cual se produjeron unas 12.000 unidades, en tres versiones diferentes en función de su equipamiento. La segunda fase, hasta junio de 1992, tenía diferentes acabados y se fabricaron unas 2.300 unidades. En la tercera y última fase mostraba tapicerías nuevas, motor revisado, barras de protección lateral en las puertas, refuerzos en los anclajes de las bisagras de las puertas y, de forma opcional, airbags, ABS y cinturones de seguridad traseros de tres puntos.

Lo más llamativo del Toyota Sera eran su sistema de apertura de puertas, de tipo de ala de gaviota, y la gran superficie acristalada que ofrecía, incluyendo el techo

En el Reino Unido era difícil de conseguir una unidad, pues Toyota UK realizaba unas importaciones muy limitadas de vehículos nuevos, ya que el mercado de segunda mano de modelos como los Toyota Celica y MR2 con bajos kilometrajes y precios bastante reducidos gozaban de una intensa vida, en detrimento de los vehículos nuevos.

Sus dimensiones eran bastante contenidas, con 3.860 mm de largo, 1.650 mm de ancho y 1.265 mm de alto. Su distancia entre ejes era de 2.300 mm y sus vías delantera y trasera eran de 1.405 mm, y su diámetro de giro de 9,2 metros. Su valor en báscula era de 910 kg, y su depósito de gasolina tenía una capacidad de 40 litros. Compartía bastantes elementos con el Toyota Paseo, como plataforma, suspensión, dirección y frenos.

Toyota Sera 3

Su sistema de apertura de puertas de alas de mariposa permite que se abran hacia adelante y arriba, necesitando tan solo 43 cm de espacio por cada lateral del coche para poderse abrir completamente. Estas puertas se mantenían abiertas gracias a un sistema de equilibrio de pesos y a un amortiguador de gas. Su gran superficie acristalada ofrecía una gran visibilidad a sus cuatro ocupantes -muy justitos atrás-, pero la insolación recibida obligaba sí o sí a llevar de serie aire acondicionado.

Su motor de cuatro cilindros y 1,5 litros atmosférico rendía 110 CV a 6.000 RPM y era de concepción moderna, aunque la falta de rigidez del techo no acompañaba a un buen comportamiento dinámico

Precisamente esta elevada cantidad de superficie acristalada provocaba que la carrocería fuese poco rígida, aspecto que afecta a la seguridad pasiva del vehículo, así como al excesivo balanceo de la carrocería, aunque este último aspecto se debiese más a la amortiguación. El acceso al maletero era muy exiguo, con una boca de carga de 52×82 cm. Su capacidad era muy pequeña, que se podía acrecentar gracias a que el elemento separador del maletero con el habitáculo se podía extraer y los respaldos de los asientos traseros eran abatibles.

Estaba impulsado por un motor de cuatro cilindros en línea en posición transversal (5E-FHE) de 1,5 litros. Con alimentación de aire atmosférica, rendía una potencia de 110 CV a 6.000 RPM y un par máximo de 143 Nm a 4.200 RPM. La distribución era mediante un doble árbol de levas en cabeza (DOHC), con cuatro válvulas por cilindro, y la alimentación por inyección indirecta multipunto.

Toyota Sera 4

La transmisión de potencia se realizaba a las ruedas delanteras mediante dos posibles cajas de cambio, una manual de cinco marchas y otra automática de cuatro con overdrive. El equipo de frenos contaba con discos delante y tambores detrás. Su consumo medio homologado era de 5,4 l/100 km.

El Toyota Sera es un coche muy apreciado por sus seguidores incondicionales, sobre todo en el Reino Unido -aparte de Japón-, y afortunadamente Toyota dispone de un amplio banco de piezas y repuestos para mantener el vehículo y permitir disfrutar de ellos a sus propietarios por muchos años. Es una pena que en España no tengamos tan desarrollada la cultura de automóvil, es realmente difícil ver un Sera, ya que no se importó oficialmente.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Toyota Sera con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!