Coche del Día: Toyota Avensis 2.0 Sol

Coche del Día: Toyota Avensis 2.0 Sol

En el término medio está la virtud


Tiempo de lectura: 3 min.

El otro día hablé del Nissan Almera GTi refiriéndome a él como una especie de lobo (un tanto manso) con piel de cordero; un compacto rápido y fácil de conducir sin problemas en ocultar su sencillez en todos los aspectos. Trasladando este concepto de apostar por lo simple al segmento de las berlinas, de nuevo viajo a Japón para encontrar un coche que cuadra a la perfección con la idea de una berlina redonda sin estridencias.

Así era el primer Toyota Avensis de 1997 (denominado T220 internamente), aunque no fue el único que a finales de los 90 apostó por crear un modelo que no despertaba pasiones, pero que cumplía en todos los aspectos de forma más que satisfactoria. Me refiero al Mazda 626 lanzado de manera casi simultánea.

El Avensis venía a sustituir al exitoso Carina E, una berlina media que en España gozó de cierta popularidad. Se fabricó en la factoría que Toyota tiene en el Reino Unido (TMUK o Burnaston) como un ambicioso proyecto para conquistar el Viejo Continente en uno de los segmentos más competitivos por aquella época, en el que la presencia de las marcas japonesas era más notable que en otras categorías.

Toyota Avensis T220 Gama

Toyota Avensis 1.8 sedán 4p, 1.8 berlina 5p y 2.0 Wagon

Se ofreció con tres carrocerías distintas (sedán, cinco puertas y familiar) y con tres motores de gasolina 1.6, 1.8 de mezcla pobre y 2.0, así como un diésel de inyección por precámara con 90 CV que más tarde se sustituiría por un moderno D-4D de inyección directa.

En gasolina, Toyota coqueteó también con la inyección directa en la versión D-4 2.0 con 150 CV que sustituiría al que hoy nos ocupa, aunque sin grandes avances en términos de prestación o consumos

El 2.0 entraba de lleno con la vieja fórmula 2-4-16 que tanto se estilaba en las berlinas medias que un día coparon gran parte del parque automovilístico de la clase media. Es decir, motor de 2 litros, cuatro cilindros y 16 válvulas. Con sus 128 CV no estaba entre los más potentes, pero el excelente rendimiento y la ligereza del conjunto sí que le hacían brillar por prestaciones frente a los imbatibles de la categoría, el Vectra y el Primera GT.

Su comportamiento no tenía el tacto deportivo de este último, pero el aplomo y la efectividad del bastidor satisfacían con buena nota al conductor medio. El Avensis se enfocaba más hacia el confort, y aunque no llegaba al grado que ofrecía un Peugeot 406 o un Citroën Xantia con suspensión Activa, de nuevo el equilibrio entre ambos factores se erigía en un destacable término medio.

Toyota Avensis T220 Sedan 1

Dentro del habitáculo del Avensis se respiraba un ambiente sobrio suavizado por las inserciones de madera o los tonos claros de la tapicería. Transmitía la solidez esperable en la marca japonesa, que ya se había ganado la fama de vender coches fiables y bien acabados.

Para sus 4,49 metros de longitud, el espacio en las dos filas de asientos estaba bien aprovechado, pecando de una anchura insuficiente para tres debido en parte al diseño del respaldo posterior. El maletero de 500 litros superaba en capacidad a los franceses o al Passat, mientras que varios huecos repartidos por el interior aumentaban su practicidad acentuando el enfoque familiar de esta berlina. Aún más en la versión con portón posterior o con la carrocería familiar.

Desde el punto de vista económico, el Avensis 2.0 Sol quedaba en un buen término medio en su relación precio equipamiento, si bien entre su dotación no contaba con grandes lujos ni elementos que le distinguieran de sus competidores. En definitiva, uno de esos coches que no destacaba en nada, pero que tampoco tenía grandes defectos.

Toyota Avensis T220 Wagon
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Para empezar, son irrompibles. Están enterrando a todos sus coetáneos (Laguna, 406, Vectra, etc). Y aunque el aumento de pesos está justificado por temas de seguridad, emisiones, etc…tengo cierta nostalgia de cuando una berlina media se movia magníficamente (en torno a os 10″ en el 0-100 y 31″ en los 1000m) con un motorcete atmosférico de 130CV.

Y sobre todo…cuando una berlina de 5 plazas y 500L de maletero medía en el entorno de los 4,50m de largo y 1,70 de ancho, por lo que CABÍA EN UNA PLAZA DE GARAJE ANTIGUA


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.