Coche del día: Toyota Century (G50)

Coche del día: Toyota Century (G50)

El coche de estado de su Majestad el Emperador de Japón


Tiempo de lectura: 6 min.

El buque insignia de Toyota en su país de origen es el Toyota Century, una gran berlina de corte tradicional, presente en el mercado local desde 1967 sin experimentar grandes cambios estéticos. Se eligió este nombre para homenajear el centenario del nacimiento del fundador de Toyota, Sakichi Toyoda-San, nacido el 14 de febrero de 1867.

En una época floreciente a nivel económico Toyota asombró al resto del planeta con el 2000GT. Los nuevos ricos empresarios japoneses necesitaban un modelo de representación, y Toyota se puso manos a la obra para satisfacerlos. Con este objetivo nació el Toyota Century, la versión más espléndida y lujosa del Toyota Crown Eight, sin ningún tipo de miramiento a la hora de gastar pasta, investigación y desarrollo a nivel de ingeniería y controles de calidad. La segunda generación se puso a la venta en 1997, 30 años después de la primera.

La segunda generación de este particular vehículo resultaba muy interesante por lo que escondía debajo del capó, un inmenso motor V12 de 12 cilindros. Fue el único modelo de Toyota que llevaba semejante mecánica

Al igual que la primera generación fue el coche de estado, usado por el mismísimo emperador, también utilizado por el primer ministro y por grandes empresarios acaudalados. Con un mercado tremendamente proteccionista los japoneses crearon el perfecto vehículo de representación, fabricado por y para Japón, una auténtica limusina. Su logotipo nació inspirado en unas aves mitológicas asiáticas denominadas Fushich, que representan la casa imperial japonesa.

Toyota Century GZG50 2

Comparada con la primera generación, que apenas experimentó cambios de importancia, su segunda iteración sí tuvo cambios importantes, siendo el de mayor de ellos la nueva mecánica, con la introducción del primer y único V12 de la marca japonesa. Este propulsor de 5 litros de cubicaje se definía por una entrega de potencia refinada y sedosa, a la par que contundente.

El código interno del motor era 1GZ-FE. Respetando el acuerdo no escrito nipón de no superar los 280 CV oficiales -en realidad superaba los 300 CV-, destacaba más por el elevado valor de par máximo de 481 Nm a 4.000 RPM, disponiendo de 400 Nm desde 1.200 RPM.  Este 5.0 V12 VVT-i llevaba cuatro válvulas por cilindro e inyección directa multipunto, con distribución DOHC (doble árbol de levas en cabeza).

Este motor llegó a ofrecerse de fábrica para funcionar con gas natural comprimido (GNC)

Esta potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios automática de cuatro relaciones, sustituyéndose posteriormente por una más aprovechable de seis. Era potencia suficiente para mover las 2 toneladas que pesaba. Calzaba neumáticos de medida 225/60 R16. Los frenos eran de disco a las cuatro ruedas y contaban con ABS.

Toyota Century GZG50 3

No tiene mucho sentido hablar de consumo en este tipo de vehículos, pero a título de curiosidad comentaremos que por ciudad se despachaba con 20 l/100 km, mientras que por carretera abierta se conformaba con 10 l/100 km -es muy poco para un V12-. Son datos homologados de la versión corta -5.270 mm-. Su velocidad máxima se estimaba en 210 km/h, aunque no me imagino un vehículo de estas características a semejante velocidad.

Este Rolls-Royce en versión japonesa se caracterizaba sobre todo el confort interior, elevado a un nivel desconocido por la mayoría de los mortales. Podríamos nombrar la suspensión neumática, la tapicería en lana de primerísima calidad -resultaba más silenciosa a la hora de entrar, salir o moverse que la de piel-, unas puertas traseras con accionamiento electromecánico -el tirador estaba unido a un motor eléctrico, encargado de accionar los mecanismos de apertura y cierre-.

El acceso fácil y cómodo a estas plazas traseras quedaba garantizado con un ángulo de apertura de 90 grados. El sonido que hace una puerta al abrirse y cerrarse dice mucho de la calidad de ejecución de un vehículo y de su preocupación exquisita por los detalles de calidad.

Toyota Century GZG50 4

La apertura y cierre de sus puertas sonaban mucho mejor mediante un sistema electrohidráulico que uno mecánico, un detalle de exquisitez

Los pasajeros traseros estaban tan mimados como los delanteros, con dos asientos individuales reclinables y desplazables en longitud. Con una batalla de 3.025 mm sobre una longitud total de 5.270 mm el espacio para las piernas permitía estirarlas al máximo, contando incluso con unos reposapiés. Sus otras cotas eran 1.890 mm de ancho y 1.470 mm de alto. Las lunas oscurecidas se sustituían por unas cortinillas blancas fabricadas en encaje.

El color exterior de las unidades destinadas a la familia real era siempre negro, que representa la elegancia y discreción por antonomasia. Las unidades “normales” podían optar por una gama de hasta cinco colores diferentes en el exterior, mientras que en su interior se podía elegir en marrón medio, marrón claro, burdeos, gris o azul real. Asimismo, estas unidades llevaban la tapicería en cuero gris, que facilitaba su limpieza y alargaba su durabilidad.

Toyota Century GZG50 Kamisama

Desde 1971 el Century recibió climatizador automático y en 1982 se le introdujo un cableado de fibra óptica y un ligero lavado de cara. En 1997 estrenó plataforma y motor. En 2006 actualizó su equipamiento con el G-BOOK, un sistema de entretenimiento que se podía actualizar a través de Internet. Si buscamos una oficina móvil de última generación no la vamos a encontrar en el Toyota Century, pues sus reales usuarios no lo consideraban imprescindible. Apenas varió su esencia en los últimos 20 años.

La unidad empleada por el Emperador Akihito -Su Majestad el Emperador, como se hacía llamar- tomó como base un Century de plataforma alargada en 850 milímetros, destinados a las plazas traseras. La longitud total aumentó hasta los 6.120 mm y la batalla en la misma proporción, hasta los 3.875 mm

La imagen ofrecía un aspecto más regio acorde con su usuario, con detalles como un recubrimiento en granito natural de los vanos de las puertas, un crisantemo realizado en pan de oro en cada puerta -símbolo del trono japonés- o un techo forrado en papel de arroz.

La tercera y última generación se presentó en el Salón del Automóvil de Tokio, en octubre de 2017, saliendo a la venta el 22 de junio de 2018 por un precio estimado de 500.000 euros en la versión limusina.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miguel
Invitado
Miguel

Muy buen artículo!
Además no solo fue el único Toyota con motor V12, sino también en único coche japonés.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.