Coche del día: Toyota Celica (A20/35)

Coche del día: Toyota Celica (A20/35)

Misión: conquistar América


Tiempo de lectura: 5 min.

El Toyota Celica de primera generación, conocido internamente como A20/35, se empezó a ver por las calles y carreteras de Japón a finales de 1970, considerado como la alternativa barata del Toyota 2000GT. Se mostró en el Salón de Tokio en octubre de 1970, comenzando a venderse casi inmediatamente en diciembre del mismo año. Le anticipó el prototipo EX-1 el año previo.

La primera impresión recibida era la de ser un pequeño deportivo con estilo propio y personal, aparte de resultar divertido en su conducción. En la versión hatchback (de tres o cinco puertas) estaba claramente influenciada por el Ford Mustang de la generación 1969-1970, pero en formato pequeño.

Algunos lo llamaban el mini Mustang japonés por su clara inspiración en este deportivo americano

Rompiendo la mentalidad práctica de los japoneses, se buscó un nuevo modelo seductor con un toque algo frívolo, pero sin olvidarse de la calidad y la excelencia de sus productos. Su nombre evocaba la unión entre lo celestial y lo terrenal, un coche emanado de nuestros sueños pero práctico y económico de obtener y mantener, enfocado a un conductor joven.

La idea original de su fabricación era fundamentalmente dedicarlo a la exportación para Norteamérica y a Europa. Se tomó como base a la berlina Carina y la reconvirtieron en coupé. El Toyota Team Europe se creó de forma paralela para establecer su centro de operaciones en Europa en su sede de Colonia (Alemania), de la mano de Ove Anderson.

Sus motores y cajas de cambio eran muy agradables y con variedad, pues se ofrecían motores de 1.6 y 2.0, y cajas de cambio manuales y automáticas de cuatro y cinco marchas. Su nivel de equipamiento era notable comparado con sus competidores más directos, como el Ford Capri o el Opel Manta. Resultaba un vehículo de elevada calidad y fiabilidad y algunos los consideraban un pony car para niños pequeños.

Estaba claramente inspirado en los deportivos norteamericanos y ofrecía una base de realización sencilla e impecable, con detalles elegantes como unas ventanillas sin marco o los elegantes tiradores de las puertas. Tomando como bandera una calidad insuperable acertó con la mentalidad norteamericana, amantes de corderos con piel de lobo. A la postre resultaba un coche divertido, cómodo y fácil de conducir al ser un coche de propulsión (a las ruedas traseras).

Toyota Celica 1600 GT 2

Toyota Celica 1600 GT

Sus premisas fundamentales eran un diseño sencillo a la vez que elegante, y una calidad de fabricación insuperable con un comportamiento totalmente al gusto del conductor americano

Según el mercado al que iba destinado tuvo versiones eran diferentes. Para el mercado japonés había hasta cinco versiones: ET, LT, ST, GT y GTV; para el resto de los mercados se ofreció en tres versiones: LS, LT y GT. Estas últimas versiones compartían el mismo motor, con un bloque de cuatro cilindros en línea 1.6 de la familia 2T.

La diferencia estribaba en el tipo de carburador, usando uno de tipo monocuerpo en la versión más básica LS, de doble cuerpo en el ST y de doble cuerpo Mikuni-Solex en el GT, desarrollando en este caso 124 CV.

Desde el primer momento el Celica se ofreció con carrocerias coupé y sedán. En el mismo Salón de Tokio del año siguiente -1971- se presentó la carrocería liftback, es decir, con una línea sedán pero con cinco puertas, saliendo al mercado nipón en abril de 1973, con un único motor 1.6. Se exportó posteriormente a Europa, pero en un principio solo con el volante a la derecha, reservado pues a los conductores británicos.

Toyota Celica 1600 ST 2

Toyota Celica 1600 ST (JDM)

Esta primera generación se podía dividir en dos versiones o modelos; el primero tenía el frontal inclinado hacia abajo y se ofrecía con dos motores, un 1.6 y un 2.0 -con elementos de Yamaha y 134 CV- y se vendió entre 1970 y 1975.

La segunda versión apareció en Japón en 1974 y su frontal era plano, contando con una batalla ligeramente más larga que el primero. Para el mercado norteamericano se ofreció también con un motor 1.9 y una transmisión manual de cinco marchas, pudiendo optar por una automática a partir de 1973.

En 1975 sufrió un lavado de cara, con unos nuevos parachoques delantero y parrilla. Se introdujo un nuevo motor de 2 litros, quedando la gama japonesa con tres modelos: 1600 ST, 1600 GT, 2000 ST y 2000 GT. Para Estados Unidos se reservó una versión con motor más grande, un 2200 GT. En 1976 un nuevo paquete GT incorporaba un motor más potente, unas suspensiones más deportivas y una dirección más precisa.

Toyota Celica 1600 ST Liftback 1976

Toyota Celica 1600 ST Liftback (Europa, 1976)

El Celica un millón llegó el 4 de marzo de 1977, en menos de siete años de producción. Por detrás de esta primera generación de un vehículo tan mítico continuaron seis más, permaneciendo en el mercado 35 años y más de cuatro millones de unidades vendidas.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Toyota Celica con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.