Coche del día: Toyota Celica (A20/35)

Coche del día: Toyota Celica (A20/35)

Misión: conquistar América


Tiempo de lectura: 5 min.

El Toyota Celica de primera generación, conocido internamente como A20/35, se empezó a ver por las calles y carreteras de Japón a finales de 1970, considerado como la alternativa barata del Toyota 2000GT. Se mostró en el Salón de Tokio en octubre de 1970, comenzando a venderse casi inmediatamente en diciembre del mismo año. Le anticipó el prototipo EX-1 el año previo.

La primera impresión recibida era la de ser un pequeño deportivo con estilo propio y personal, aparte de resultar divertido en su conducción. En la versión hatchback (de tres o cinco puertas) estaba claramente influenciada por el Ford Mustang de la generación 1969-1970, pero en formato pequeño.

Algunos lo llamaban el mini Mustang japonés por su clara inspiración en este deportivo americano

Rompiendo la mentalidad práctica de los japoneses, se buscó un nuevo modelo seductor con un toque algo frívolo, pero sin olvidarse de la calidad y la excelencia de sus productos. Su nombre evocaba la unión entre lo celestial y lo terrenal, un coche emanado de nuestros sueños pero práctico y económico de obtener y mantener, enfocado a un conductor joven.

La idea original de su fabricación era fundamentalmente dedicarlo a la exportación para Norteamérica y a Europa. Se tomó como base a la berlina Carina y la reconvirtieron en coupé. El Toyota Team Europe se creó de forma paralela para establecer su centro de operaciones en Europa en su sede de Colonia (Alemania), de la mano de Ove Anderson.

Sus motores y cajas de cambio eran muy agradables y con variedad, pues se ofrecían motores de 1.6 y 2.0, y cajas de cambio manuales y automáticas de cuatro y cinco marchas. Su nivel de equipamiento era notable comparado con sus competidores más directos, como el Ford Capri o el Opel Manta. Resultaba un vehículo de elevada calidad y fiabilidad y algunos los consideraban un pony car para niños pequeños.

Estaba claramente inspirado en los deportivos norteamericanos y ofrecía una base de realización sencilla e impecable, con detalles elegantes como unas ventanillas sin marco o los elegantes tiradores de las puertas. Tomando como bandera una calidad insuperable acertó con la mentalidad norteamericana, amantes de corderos con piel de lobo. A la postre resultaba un coche divertido, cómodo y fácil de conducir al ser un coche de propulsión (a las ruedas traseras).

Toyota Celica 1600 GT 2

Toyota Celica 1600 GT

Sus premisas fundamentales eran un diseño sencillo a la vez que elegante, y una calidad de fabricación insuperable con un comportamiento totalmente al gusto del conductor americano

Según el mercado al que iba destinado tuvo versiones eran diferentes. Para el mercado japonés había hasta cinco versiones: ET, LT, ST, GT y GTV; para el resto de los mercados se ofreció en tres versiones: LS, LT y GT. Estas últimas versiones compartían el mismo motor, con un bloque de cuatro cilindros en línea 1.6 de la familia 2T.

La diferencia estribaba en el tipo de carburador, usando uno de tipo monocuerpo en la versión más básica LS, de doble cuerpo en el ST y de doble cuerpo Mikuni-Solex en el GT, desarrollando en este caso 124 CV.

Desde el primer momento el Celica se ofreció con carrocerias coupé y sedán. En el mismo Salón de Tokio del año siguiente -1971- se presentó la carrocería liftback, es decir, con una línea sedán pero con cinco puertas, saliendo al mercado nipón en abril de 1973, con un único motor 1.6. Se exportó posteriormente a Europa, pero en un principio solo con el volante a la derecha, reservado pues a los conductores británicos.

Toyota Celica 1600 ST 2

Toyota Celica 1600 ST (JDM)

Esta primera generación se podía dividir en dos versiones o modelos; el primero tenía el frontal inclinado hacia abajo y se ofrecía con dos motores, un 1.6 y un 2.0 -con elementos de Yamaha y 134 CV- y se vendió entre 1970 y 1975.

La segunda versión apareció en Japón en 1974 y su frontal era plano, contando con una batalla ligeramente más larga que el primero. Para el mercado norteamericano se ofreció también con un motor 1.9 y una transmisión manual de cinco marchas, pudiendo optar por una automática a partir de 1973.

En 1975 sufrió un lavado de cara, con unos nuevos parachoques delantero y parrilla. Se introdujo un nuevo motor de 2 litros, quedando la gama japonesa con tres modelos: 1600 ST, 1600 GT, 2000 ST y 2000 GT. Para Estados Unidos se reservó una versión con motor más grande, un 2200 GT. En 1976 un nuevo paquete GT incorporaba un motor más potente, unas suspensiones más deportivas y una dirección más precisa.

Toyota Celica 1600 ST Liftback 1976

Toyota Celica 1600 ST Liftback (Europa, 1976)

El Celica un millón llegó el 4 de marzo de 1977, en menos de siete años de producción. Por detrás de esta primera generación de un vehículo tan mítico continuaron seis más, permaneciendo en el mercado 35 años y más de cuatro millones de unidades vendidas.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Toyota Celica con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!