Menu

El Porsche 911 GT2 RS MR revienta el crono en Portimao

Ha sido más rápido que superdeportivos de la talla del McLaren P1, Ferrari LaFerrari o Porsche 918 Spyder

Featured Video Play Icon

Por todos es conocida la debilidad que tiene Chris Harris con los Porsche 911. En más de una ocasión ha dicho que es su deportivo favorito. Pero en el vídeo de hoy, aparte de su admiración por este coche, demuestra con datos que el Porsche 911 GT2 RS MR puede ser más rápido en circuito que el McLaren P1, Ferrari LaFerrari o Porsche 918 Spyder. Palabras mayores.

A los lectores más avezados les habrá llamado la atención esas dos letras al final del modelo: «MR». Son las iniciales de Manthay-Racing, el equipo propiedad de Porsche -posee el 51 % de las acciones- que se encarga del equipo Porsche en las competiciones de resistencia, incluyendo las 24 horas de Le Mans.

Esta empresa fue fundada en 1996 por Olaf Manthey, contando en la actualidad con 100 empleados para preparar los coches de competición de resistencia de Porsche. Tienen un palmarés muy respetable: ocho títulos ganados en la Supercopa Porsche, cinco victorias totales en las 24 horas de Nürburgring y dos en Le Mans.

El tiempo de Harris con el Porsche 911 GT2 RS MR es 2,25 segundos menos que su vuelta con el McLaren P1, 4,45 segundos menos que su vuelta con el Porsche 918 Spyder y 4,72 segundos menos que con el Ferrari LaFerrari

Porsche 911 GT2 RS MR Record Nurburgring

Récord de Nürburgring con el Porsche 911 GT2 RS MR el 25 de octubre de 2018

Desde 2013, se encargan del Porsche 911 RSR en el WEC, donde el mayor éxito del equipo fue la doble victoria ese mismo año en la clase GTE-Pro de las 24 horas de Le Mans. Sin embargo, la temporada con más éxito fue en 2015, cuando obtuvieron tres títulos en el campeonato WEC-GT: uno para el fabricante, uno para el piloto y otro para el equipo. Desde 2017, Manthey-Racing está compitiendo con el nuevo Porsche 911 GT3 RSR en el WEC.

Con esta experiencia, no es de extrañar que hayan llevado más allá al Porsche 911 GT2 RS. Esta unidad, que fue la misma que batió el récord en Nürburgring con un tiempo de 6′ 40,33» en 2018, ha batido ahora el récord en el circuito de Portimao para coches de calle, quedando en quinto lugar absoluto, detrás de Sébastien Buemi con un F1 (1′ 27,987»), Oreca 07 (1′ 32,85»), Ligier JS P217 (1′ 33,26») y Dallara P217 (1′ 34,27»). Chris Harris ha hecho la vuelta al circuito portugués de 4.684 metros en 1′ 49,53», mientras el piloto probador de Porsche, Lars Kern, la ha rebajado en un segundo más.

¿Cómo lo ha conseguido Manthay-Racing? Retocando la aerodinámica, con nuevo splitter, difusor, alerón trasero más grande y nuevos bajos; nuevos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2R y llantas de magnesio; una nueva suspensión regulable de KW, la misma que utiliza el Porsche 911 GT3 R de carreras; y unas nuevas pastillas de freno de competición. En total aproximadamente 90.000 euros en «chuches», que hay que sumar a los más de 326.000 euros que cuesta esta máquina.

El motor de este Porsche 911 GT2 RS MR permanece inalterado, con su motor bóxer de seis cilindros y 3.800 cm3 con turbo, entregando 700 CV y 750 Nm de par al tren trasero. Montando suspensión McPherson en el tren delantero, resulta verdaderamente increíble lo que un equipo de carreras puede conseguir con un Porsche 911, superando incluso a superdeportivos más potentes, sofisticados y costosos como el McLaren P1, Ferrari LaFerrari o Porsche 918 Spyder.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.