Coche del día: SsangYong Musso E32

Coche del día: SsangYong Musso E32

El infiltrado


Tiempo de lectura: 3 min.

Para finales de los 90 la marca coreana SsangYong ya se había hecho un hueco en el mercado de los todoterreno gracias al Musso, un modelo de aspecto robusto que jugaba con la baza de un competitivo precio. Además contaba con el reclamo de usar tecnología proveniente de Mercedes-Benz tras el acuerdo firmado por ambos fabricantes en 1991.

Alentados por su buena acogida y el extenso banco de órganos de la marca de la estrella, se introdujo una nueva versión que acompañaba a los más lógicos motores de gasóleo que hasta entonces había equipado el Musso. Pero lo hizo a lo grande para entrar en el selecto club de 4×4 que superaban los 200 CV de potencia. Era selecto porque apenas lo copaban cuatro coches: Ford Explorer, Jeep Grand Cherokee, Mitsubishi Montero y Range Rover con potencias que oscilaban entre los 206 y los 225 CV del modelo británico.

El Musso se situó justo debajo del lujoso Range gracias al bloque 3.2 de 6 cilindros en línea y culata multiválvula con el que conseguía 220 CV. Con él, el modelo coreano rozaba los 200 km/h de velocidad punta, pero lo cierto era que este E32 no había sido ideado para moverse a ese ritmo, al menos alguien en su sano juicio que además fuera capaz de hacerse con sus dos toneladas y soportase la elevada sonoridad a tales velocidades por cuestiones aerodinámicas.

Era un coche rápido, sí, pero el Musso de gasolina destacaría por el refinamiento y la suavidad de su motor de gasolina al que acompañaba una caja de cambios automática de cuatro velocidades también de origen Mercedes. De esa forma, presumía de ser una versión elástica, con bastantes menos vibraciones que el modelo de gasóleo y un nivel de confort sonoro destacable.

SsangYong Musso 2

La suspensión recibió unos tarados más firmes y los neumáticos eran más anchos que en otros Musso, lo cual mejoraba algo su comportamiento y estabilidad siempre y cuando fuésemos comedidos con el pie derecho. Contaba con el extra de seguridad en firmes mojados de la tracción 4×4 y su reductora para abandonar con garantías el asfalto y adentrarnos en terrenos complicados donde sus ruedas y o los voladizos ponían el límite.

En modelos de la competencia, llevar bajo el capó un potente motor de gasolina significaba además acceder a versiones más lujosas y distinguidas que el resto de sus gamas, pero este no fue el caso del Musso E32. Las variaciones estéticas eran mínimas, y su equipamiento apenas añadía airbag de conductor, ABS o climatizador automático. No había elementos de lujo que se esperaba de este tipo de coche como asientos de cuero, eléctricos o techo solar.

Y aquí entraba otro factor determínate: el precio. Porque si los Musso TD se posicionaban frente a la competencia con una tarifa accesible como gancho, el precio que se pedía por el E32 no estaba justificado. Un coste de 37.000 euros le separaba de los 30.000 que Ford cobraba por el Explorer, acercándole a las tarifas de los Jeep o Mitsubishi. Porque el Musso E32 seguía adoleciendo de un interior de acabados pobres y ajustes mejorables que podrían perdonársele a versiones de acceso, pero no a ese nivel de precios.

Así que a no ser que se fuera accionista de la marca o un gran admirador de este modelo de SsangYong, el E32 tenía poco sentido no solo dentro de la gama Musso, sino entre la competencia.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
jpampyn
Invitado
jpampyn

Buenos días, a pesar de que este post tenga 3 años debo de añadir que está un poco errado. El Musso E32 si era lujoso y si era bastante superior a los de gasóleo. Para empezar tenía tracción permanente a las 4 ruedas y no conectable, era igual o más rápido que los Range Rover de su época y creo que lo de conducirlo a lo loco sería una locura en todos los modelos mencionados. Su interior era similar a los de gasóleo en diseño pero si añadía techo solar, si añadía tapicería de cuero, aire, espejos eléctricos, vamos cosas… Leer más »

Txesz
Invitado
Txesz

Si no me equivoco, motor, cambio y transfer provenían del priemer Clase M, lo que, más o menos, podía considerarse como una buena garantía.

A cambio, el problema de la relación precio/equipamiento era demasiado grave.

Dicho ya de paso, tal vez el Musso se la único de diseño agradable al gusto europeo que haya hecho Ssangyong…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.