Coche del día: SEAT Fura Crono

Coche del día: SEAT Fura Crono

Lo más deportivo de la firma española en los años 80


Tiempo de lectura: 3 min.

La historia de SEAT está marcada por dos momentos importantes. Por un lado, está el cese del acuerdo con FIAT, por el otro, la adquisición de la compañía por Volkswagen. Fueron dos momentos clave en el devenir de la marca, pero que tuvieron un pequeño parón entre medias, que dejó a SEAT casi opciones, pues la marca española siempre se había basado en los modelos de FIAT y una vez en solitario, no tenía ni la capacidad ni el dinero para ponerse a desarrollar modelos por su cuenta.

Así, no quedó otra que tirar de lo que ya tenía e intentar desarrollar algo sobre ello. Esto llevó a la aparición del SEAT Ronda, por ejemplo, un derivado directo del Ritmo, que se vio acompañado por el Marbella, claramente un Panda con algunos retoques, y también provocó la puesta en escena del SEAT Fura, básicamente un 127 al que se rediseñó buena parte de la carrocería y algunos detalles. No fueron los mejores productos de la marca –el Ronda tenía fama de ser problemático, por ejemplo– pero permitieron aguantar hasta que Volkswagen se pusiera al mando.

seat 127 fura crono (3)

Fue entonces cuando en SEAT se les ocurrió mantener la línea de modelos deportivos, cuyo apelativo era “Crono” y que había estrenado el Ritmo. Para la ocasión, lanzaron el SEAT Ronda Crono, un coche del que se hicieron muy pocas unidades, y el SEAT Fura Crono, que fue bastante más popular y era la forma que tenía SEAT de entrar en el creciente segmento de los pequeños GTI.

El SEAT Fura Crono, visto con la perspectiva que da el tiempo, era un coche realmente ochentero, con paragolpes de plástico negro de buen tamaño, que se extendían por los laterales de la carrocería, ocupando toda la parte baja del coche y los arcos de las ruedas. Atrás se incluía el típico spoiler de material plástico y un alerón de pequeño tamaño sobre la puerta del maletero. El frontal podía lucir los característicos faros de niebla supletorios –de color amarillo selectivo, por supuesto– y montaba unas llantas que hoy parecen de carretilla, con medidas 155/70 se consideraban de perfil bajo y los suficientemente anchos para las prestaciones del coche.

seat 127 fura crono (2)

Para animar a esta versión deportiva, se escogió un motor bastante conocido, el más que probado 1.438 centímetros cúbicos del SEAT 1430 con sus mismos 75 CV, aunque en esta ocasión estaba montado transversalmente y unido a una caja de cambios de cinco relaciones, lo que, según revistas de la época, le permitía gastar 6,4 litros cada 100 kilómetros a una velocidad de 90 km/h. La velocidad máxima era de 163 km/h y el 0 a 100 km/h lo completaba en 10,8 segundos.

Se fabricó entre 1982 y 1985, cuando Volkswagen ya tenía gran parte de las acciones de SEAT, las cuales, adquirió en su totalidad en 1986.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez