Coche del día: SEAT 1400 C

Coche del día: SEAT 1400 C

Adoptaba ya la imagen que tendría el 1500 y era todo un "haiga" al estilo italiano


Tiempo de lectura: 4 min.

La producción de coches por parte de SEAT, no comenzó hasta 1953, cuando se comenzó a montar el SEAT 1400. Aquel modelo no era, precisamente, un coche económico, era uno de los últimos modelos que habían puesto en circulación la italiana FIAT y contaba con algunos adelantos, como el chasis monocasco. Era un coche avanzado para su momento, y desde SEAT lo escogieron porque así, la plantilla podría aprender poco a poco las labores de su puesto de trabajo.

El 600 fue el segundo coche que ponía en producción la Sociedad Española de Automóviles de Turismo S.A. y compartió concesionarios con el 1400. La firma española tuvo solo dos coches en catálogo durante mucho tiempo, aunque ambos evolucionaros durante su vida comercial. El SEAT 1400, por ejemplo, estuco 11 años en producción, tiempo durante el cual, se lanzaron un total de cuatro versiones diferentes: el SEAT 1400, el 1400 A, el 1400 B y el 1400 C.

La última generación, quizá, el SEAT 1400 C, es la que más confusiones crea, pura adoptó la imagen de los FIAT 1800/200, dos coches que se presentaron en 1959 y que también sirvieron poco después, para que se lanzara en España el SEAT 1500. Y he aquí la confusión, el SEAT 1400, a simple vista, se puede confundir fácilmente con el SEAT 1500. No estuvo mucho en producción, hasta 1964. Se fabricó también en versión de carrocería familiar y es evidente que su fuente de inspiración son los haigas norteamericanos.

seat 1400 c (2)

Durante aquellos años, los estadounidenses pasaron por una de las épocas más exageradas en cuanto a diseño, querían demostrar que eran la nación más fuerte del mundo y cualquier excusa era buena. Además, también era la época de los viajes al espacio –el hombre llegaría a la luna en 1969– Por eso, sus coches empezaron a recibir aletas y prominencias de todos los tamaños y colores, unos detalles que también se dejaron ver en algunos modelos europeos, como es el caso del FIAT 1400 C y por tanto, de “nuestro” SEAT 1400 C.

Era totalmente diferente de las anteriores versiones y su aspecto era imponente, sobre todo por sus aletas acabadas en pico, sus pilotos verticales o por la chapa de su carrocería, realmente lisa, lo que provocaba una sensación de estar ante un coche más grande de lo que en realidad es. De hecho, el SEAT 1400 C es poco más grande que un compacto y está por debajo de cualquier sedán mediano, al tener una longitud de 4.46 metros y 1,62 de ancho. La sensación de ser un coche grande, un haiga yankee, es eso, una sensación.

Los ocupantes se encontraban con una situación similar al acceder al habitáculo. El diseño era muy yankee, con asientos corridos, un enorme volante con aro central cromado, salpicadero realmente sencillo y el cambio, que era manual, colocado en la columna de dirección. Presumía de impronta, y si, también de confort y cierto lujo.

seat 1400 c

Bajo el capó había un cuatro cilindros de 1.395 centímetros cúbicos, el mismo motor del SEAT 1400 B, que daba nombre al modelo por su cubicaje. La culata era de dos válvulas, con varillas y balancines, la distribución era por cadena y por supuesto, la alimentación corría a cargo de un carburador. La potencia llegaba a los 58 CV a 4.600 revoluciones y la velocidad máxima no superaba los 135 km/h, una velocidad suficientemente alta en una época en la que había muy pocas carreteras donde poder alcanzar con soltura esa velocidad y además, suficiente también para un coche con frenos de tambor.

El cambio radical del SEAT 1400 B al 1400 C, era adecuar su imagen, “poco a poco”, a la que tendría el SEAT 1500 que llegaría poco después. SEAT rehusó montar el motor de seis cilindros que tenía el FIAT 1800/2000 por temas de costes y por supuesto, por precio. el SEAT 1400 C costaba 150.000 pesetas, más del doble de lo que costaba un SEAT 600, que rondaba las 65.000 pesetas.

Por cierto, puedes descargarte el catálogo del SEAT 1400 C digitalizado pinchando aquí mismo.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Javi BX
Invitado
Javi BX

“era la época de los viajes al espacio –el hombre llegaría a la luna en 1964– Por eso, sus coches” Cuidado, eso fue en julio del 69


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez