Coche del día: Saturn SC

Coche del día: Saturn SC

Un pequeño coupé deportivo resultón con consumos aquilatados


Tiempo de lectura: 6 min.

El Saturn SC era un automóvil compacto fabricado por la empresa de automóviles estadounidense Saturn, cuyas siglas significaban “sport coupé” (coupé deportivo en inglés). Debutó junto a su hermano de carrocería sedán, el Saturn SL (Sedán Level) en 1990, pero como modelos de 1991. La gama se complementó en 1992 con el modelo familiar Saturn SW (Sedán Wagon) presentado en el Salón de Detroit de 1992. Dicha gama dio comienzo a la vida comercial de Saturn, marca de GM que haría las cosas forma diferente a las demás.

La serie S del Saturn estuvo en producción más de una década, desde otoño de 1990 hasta 2002. Experimentó dos lavados de cara a lo largo de su historia, en 1996/1997 y en 2000/2001. La plataforma empleada para su fabricación era diferente del resto de los vehículos producidos por el grupo GM, y se desarrolló específicamente para el modelo. El objetivo era ofrecer una gama de coches compactos que pudieran ser competitivos con la oferta de marcas japonesas.

Esta plataforma se conocía con el nombre de Z, y tenía como característica más importante la de la implementación de un diseño de tipo “spaceframe”, que permitía la utilización de elementos de plástico. Estos elementos resistían bien los golpes pequeños y permitían una reducción del peso final del vehículo. Sus dimensiones eran 4.580 mm de largo, 1.720 mm de ancho y 1.360 mm de alto (datos para el modelo de 1996). Como nota curiosa, las puerta trasera izquierda podía ser de apertura suicida sin pilar B -desde 1999-, y la parte derecha era asimétrica (como el Hyundai Veloster).

1993–Saturn SC SC2

1993 Saturn SC2

Su plataforma era específica y no era compartida con otros modelos del grupo GM al que pertenecía la marca Saturn. Su chasis llevaba elementos fabricados en material plástico resistente a los golpes, contribuyendo también a un peso bajo

La primera generación del SC se produjo de 1991 hasta 1996. Sólo se ofrecía con un nivel de acabado, equipado a tope. En 1993 se renombró y pasó a denominarse SC2, con algunos elementos rediseñados en 1995 como el parachoques delantero, los pilotos traseros y el habitáculo. También se añadió un nivel de acabado más básico conocido como SC1. A partir de 1996 los coupés perdieron los faros escamoteables, a la sazón sinónimo de deportividad. También se equiparó la batalla al sedán y al familiar para ampliar el espacio interior.

En 1998 y 1999 salieron dos ediciones limitadas denominadas Red Hot Coupé y White Hot Coupé, de las cuales se vendieron 657 unidades en rojo y 213 en blanco en el primer año y 284 en rojo y 285 en blanco en 1999. También en ese año, con motivo de la vuelta de la producción a la fábrica de Spring Hill (Tennessee), se produjo una edición limitada con el nombre de Homecoming edition (Edición vuelta a casa), con la carrocería de color verde menta, la tapicería en cuero marrón claro, indicadores de color blanco y los emblemas Saturn en color negro. Se produjeron 4.000 unidades.

En 2001 lanzaron al mercado otra edición especial denominada Bumblebee Edition (Edición Abeja) utilizando los colores amarillo y negro, con los reposacabezas bordados con esta denominación, tapicería de cuero negro con pespuntes amarillos, techo en color negro al igual que los retrovisores y un logo identificativo con su número de serie -con un total de 99 unidades- en la portezuela de acceso al depósito de combustible. No tuvo nada que ver con el universo “Transformers”, si bien en la película de 2007 un Saturn SC tuvo una efímera presencia en pantalla en una escena de acción.

2001–Saturn SC2 Bumblebee Edition 1

2001 Saturn SC2 Bublebee Edition

Aparte de estas ediciones especiales, también salió al mercado una cantidad limitada de la versión SWP específicas para el servicio postal. Pensando en el mercado asiático se fabricaron una serie de unidades con el volante a la derecha, concretamente destinadas a Japón y Taiwán. Curiosamente, los coches del servicio postal US Mail también tenían el volante a la derecha para que el cartero llegase fácilmente al buzón.

Partiendo de un mismo bloque de cuatro cilindros y 1,9 litros se obtenía un abanico de potencias que oscilaba entre los 86 y 125 CV. La versión SC Turbo aumentó su cilindrada hasta los 2,1 litros y entregaba una potencia de 220 CV

Mecánicamente compartía las mecánicas de sus hermanos SL y SW, con un motor SOHC de cuatro cilindros en línea y 1,9 litros de cilindrada (LK0), que entregaba 86 CV, actualizado en 1995 con cambio de denominación (L24) y aumento de potencia hasta los 95 CV. La segunda mecánica utilizada compartía cilindrada, pero llevaba doble árbol de levas en cabeza (DOHC), con un aumento respetable de potencia, hasta los 125 CV y 168 Nm de par motor.

Los consumos de estos motores eran realmente buenos incluso para los estándares europeos, con unos valores homologados iguales para ambas mecánicas, situados en 6,7 l/100 km por autopista y de 8,1 l/100 km por ciudad. En la vida real estos consumos eran incluso más reducidos. Toda la gama SC utilizaba dos tipos de transmisiones, una manual de cinco relaciones y otra automática de cuatro.

Este motor se tomó como base para una versión de competición, el Saturn SC Turbo. Se aumentó el diámetro de los cilindros desde los 82 hasta los 86 mm, pasando su cilindrada de los 1.901 cm3 hasta los 2.091 cm3. Con ello se consiguió aumentar la potencia de los 125 CV iniciales hasta los 220 finales.

También se utilizó un kit Turbokinetics, compuesto por un turbocompresor y su correspondiente intercooler, que permitía variar la presión de sobrealimentación hasta un máximo de 6,5 psi (0,45 bar) mediante un mando de control situado en el tablero de instrumentos. Se le sometió a una dieta de adelgazamiento, bajando hasta los 1.057 kg desde los 1.107 kg iniciales. Con todas estas mejoras se permitía alcanzar las 60 mph (96 km/h) en 5,2 segundos y las 100 mph (160 km/h) en 11,4 segundos. En el vídeo superior podéis ver un SC2 brutalizado para cuarto de milla.

Durante los 11 años que estuvo a la venta el rey de los compactos, el Honda Civic, vio tres generaciones, no restylings o evoluciones de básicamente el mismo coche. Su reemplazo, el Saturn Ion, ya fue un modelo remarcado con plataforma Delta de GM, y a su vez fue reemplazado por el Saturn Astra, basado en el Astra (H) europeo. Con el rescate de GM por parte del Gobierno de EEUU en 2009 Saturn entró al saco de marcas que no merecía la pena salvar, acabando definitivamente en 2010 su recorrido tras la fallida venta a Penske Group.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.