Coche del día: Renault Clio

Coche del día: Renault Clio

Llegó para reemplazar al Renault 5, con el que compartía más cosas de las que parecen a simple vista


Tiempo de lectura: 3 min.

A finales de los 80, el Renault 5 empezaba a notar el paso del tiempo. El mito, el coche que cambió gran parte del mercado del automóvil y que puso patas arriba su segmento, necesitaba una puesta al día, pero además, una muy cuidada, pues no valía cualquier cosa para reemplazar a un coche que fue un auténtico best seller.

Las revistas de la época publicaron algunas imágenes de los prototipos de desarrollo, los cuales presentaban un diseño muy diferente al que tenía el Supercinco, la segunda y última generación del modelo hasta la llegada, en 2024, del Renault 5 eléctrico, si es que podemos considerar este coche como una nueva generación del “viejo” R5. Aquellos prototipos se convirtieron en un coche de producción en 1990, y no se llamó Renault 5, se llamó Renault Clio.

renault clio (2)

Aquella primera generación del Renault Clio supuso todo un acontecimiento. Por un lado, era el reemplazo de uno de los coches más vendidos de su categoría, y la prensa especializada, así como los aficionados y por último, los usuarios, no dudarían en apretarle las tuercas a la marca si las cosas no iban como cabría esperar. Además, era de los primeros modelos de la marca en abandonar la denominación numérica y uno de los primeros utilitarios en ofrecer niveles de confort y equipamientos más propios de coches más grandes.

Sin embargo, el Renault Clio no era un coche completamente nuevo. La plataforma sobre la que se articulaba el nuevo Clio era la misma que la usada por el Renault 5, aunque, como cabe esperar, se había revisado y evolucionado consecuentemente. Por fuera, la ruptura con el R5 fue total, no así en el interior, donde las primeras unidades vendidas contaba con un habitáculo que recordaba, en sus formas y en sus tonalidades, a lo ya visto en el Renault Supercinco. Esa similitud desapareció en 1994, cuando se lanzó el Clio I fase II, como se le conoce popularmente, momento en el cual, también se retiraron los motores con carburadores, los cuales, procedían de la gama del Renault 5.

El Renault Clio fue el primer modelo en abandonar las denominaciones numéricas y en su lugar, adoptar un nombre propio

renault clio (3)

Cuando se puso en circulación, nadie esperaba que su éxito fuera tan grande. Fue galardonado con el premio al Mejor coche del año en Europa 1991, se convirtió en el coche más vendido en Francia y sus versiones deportivas, como el Renault Clio 16v, son objeto de deseo de los fanáticos. También contó con versiones más lujosas, como el Renault Clio Baccara, una versión especialmente popular en países como Francia, mientras que en España, un país donde las versiones básicas son las más populares, es muy complicado encontrar alguno.

La segunda generación del Renault Clio llegó en 1998 y esta vez, sí contaba con una notable evolución en muchos apartados, como el chasis o las suspensiones, y por supuesto, en equipamiento, con la adopción de múltiples airbags.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.