Coche del día: Renalt 5 Automático

Coche del día: Renalt 5 Automático

Solo tres velocidades y 25 kilos más pesado, pero casi único en el mercado


Tiempo de lectura: 2 min.

El Renault 5, cuando salió a escena, rompió los moldes de muchos. Era sencillo técnicamente, pero al mismo tiempo moderno y con innovaciones, como su tracción delantera, adornada por una estética que no tenía igual. Quizá a simple vista no se aprecie nada especial, pero los paragolpes de poliéster integrados en el diseño fueron casi una revolución, que terminó por ser un estándar en la industria.

Corría el año 1976 cuando la Régie mostró su interesante utilitario y pronto se convirtió en un éxito de ventas, sobre todo entre los jóvenes, a quienes, precisamente, iba dirigido. Y a ellos también se enfocó una variante que, igualmente, resultó innovadora, pues no había nada que se pudiera comparar. Y no, no hablamos del Turbo y su “culo gordo”, ni de los Copa Turbo –los Alpine Turbo franceses–, nos referimos al Renault 5 Automático.

En aquellos años, los automatismos para la transmisión tenían que ver con coches de alta gama, sedanes enormes y caros, o bien, en ocasiones, modelos más pequeños y humildes, pero igualmente grandes. Los utilitarios montaban siempre una transmisión manual, hasta que llegó Renault y puso en circulación un R-5 con cambio automático. La negativa de montar cambio automático en un coche pequeño, giraba en torno a la poca idoneidad de combinar un motor pequeño con la transmisión automatizada; en aquellos años se pensaba que los motores de poca cilindrada no eran compatibles con los cambios automáticos.

renault 5 automatico (2)

Renault, para montarlo en el 5, tuvo que hacer algunos cambios a la transmisión, que procedía de otros modelos de la marca y era muy voluminosa. Incluso hubo que realizar algunos cambios en el vano motor para poder dejar hueco a la transmisión, que tenía tres velocidades y, por supuesto, convertidor de par. Curiosamente, el cambio automático no era una opción, se ofrecía como versión, acoplado al motor de 1.289 centímetros cúbicos y 40 kW a 5.750 revoluciones –55 CV–. El grupo cónico 9/32 era nuevo y, por ofrecer algún dato adicional, la primera relación del cambio era muy larga, la segunda correspondía a una tercera en un cambio mecánico y la tercera tenía un desarrollo de 28,6 km/h por cada 1.000 revoluciones. La caja era suministrada por una empresa llamada Ruitz, afincada en el norte de Francia.

El Renault 5 Automático pesaba 25 kilos más que cualquier otra versión y obligó a una pequeña revisión del eje delantero, donde reposaba este extra de peso –se reforzaron las barras de torsión–, mientras que el resto del coche no cambió. Estéticamente era similar al Renault 5 GTL, pero se añadía el techo con vinilo negro y dentro faltaba cosas como un tacómetro o un reloj.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
DIEGO JAVIER
Invitado
DIEGO JAVIER

Motor TRANSVERSAL? El R5?, hablas del modelo de 1976, ese llevaba motor delantero longitudinal, con el cambio por delante del motor, la misma disposición mecánica de los R4, 6,y 7. El Renault Supercinco, si llevo el motor transversal.

ANTONIO
Invitado
ANTONIO

Este coche, en su época, fue la salvación de muchas personas discapacitadas que los importaban privadamente desde Francia, ante la imposibilidad de encontrar coches automáticos en el mercado nacional.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.