Coche del día: Puma GT

Coche del día: Puma GT

El felino de tierras brasileñas


Tiempo de lectura: 9 min.

El Puma GT se puede considerar como el deportivo de desarrollo propio más original y bonito construido en Brasil. Hasta mediados de los años 60, el mercado automovilístico brasileño estaba dominado por las marcas europeas y estadounidenses, así que la mayoría de las presentaciones se realizaron en las ciudades de Rio de Janeiro y de Sao Paulo. Se ofreció con motores de tres cilindros (DKW), cuatro (Volkswagen), y cuatro y seis (General Motors), así como notables diferencias a nivel de ingeniería.

Dentro del nutrido grupo que lo creó se encontraban personajes muy conocidos en el mundo de la automoción brasileño, como Jorge Lettry, jefe del departamento de competición de la empresa local VEMAG (Verdener Maschinen und Apparatebau GmbH) -un nombre que tira más hacia el alemán que al brasileño-, el diseñador Genaro “Rino” Malzoni, el piloto y también diseñador Anísio Campos, Luis Roberto Alves da Costa, Milton Masteguin, y el prestigioso propietario y conductor profesional Mario Cesar “Marinho” de Camargo (hijo).

La historia del Puma GT comenzó en 1964, cuando Malzoni fabricó su primer prototipo con una carrocería de acero en su plantación privada de caña de azúcar, en la población de Matao, en el interior del estado de Sao Paulo. No le fue mal a este primer intento, pues en 1965 ganó hasta cinco carreras muy populares en el país sudamericano, como en el Gran Premio de las Américas, en Interlagos.

DKW GT Malzoni 1965

DKW GT Malzoni (1965) – Fotografía: Jason Vogel (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

Bajo el capó había un motor suministrado por VEMAG, tomando como base un propulsor DKW de dos tiempos y tres cilindros, con una cilindrada de 1.080 cm3 y que generaba la nada despreciable potencia de 103 CV para las ruedas delanteras. Este motor tenía especificaciones para competir en una conocida competición brasileña conocida como “Las Mil Millas”. Se comentaba por entonces que este propulsor recibió elogios por parte de la propia Auto Union (actual Audi) por el gran rendimiento que tenía, aunque otras fuentes confirmaban que era una vacilada alemana.

El primer prototipo llevaba una carrocería de acero y estaba propulsado por un motor de dos tiempos y tres cilindros de 1,1 litros y 103 CV, participando y ganando hasta en cinco competiciones muy populares en Brasil en 1965

Posteriormente se creó la empresa LUMIMARI, formado por la unión de las dos primeras letras del nombre de sus cuatro integrantes: Luis, Mílton, Marinho y Rino. Entre todos dieron pie a la puesta en producción del prototipo. El primer modelo se dio a conocer como Puma GT Malzoni, con una línea de clara influencia italiana.

Era un coupé de pequeñas dimensiones y con un peso relativamente contenido (890-900 kg) gracias al uso de la fibra de vidrio en la construcción de su carrocería, donde destacaban sus faros delanteros ovoides y su luneta trasera curvada y envolvente. Todos los modelos de calle llevaron el motor en posición trasera, de forma opuesta a la tracción delantera del primer modelo de competición

Puma GT 1500 1

Puma GT 1500

El Puma GT “a secas” hizo su aparición en 1966, en el quinto Salón Brasileño del Automóvil, con un diseño que nos recuerda ciertamente al Ferrari 275 GT coetáneo. Era una clara evolución de las líneas minimalistas del GT Malzoni, ligeramente modificada por el diseñador Anisio Campos, alargando la carrocería y elevando los parachoques.

Pero como ocurre en muchos restyling, los cambios se centraron en el interior. Los acabados abandonaron la austeridad que caracterizaban a los pequeños coupés deportivos, y pasó a ofrecer una terminación más lujosa. Ese mismo año se fabricaron un total de 35 unidades, pasando a 170 en 1967. Esta versión orientada a un público algo más pudiente también presentaba una estructura modificada, con una batalla 250 milímetros más corta (2.200 frente a 2.470 mm).

Sus llantas de aleación con la sección central de acero y un limpiaparabrisas que funcionaba en el sentido opuesto al habitual eran sus señas de identidad más destacadas visualmente. Además, los pilotos traseros fueron sustituidos por una sola unidad rectangular, en detrimento de la pareja lumínica redonda que equipaba el GT Malzoni.

Puma GT 1500 2

Puma GT 1500

El Puma GT acogía en su vano un motor de dos tiempos tricilíndrico de un litro y lubricación por bomba de aceite. Ofrecía 50 CV a  4.500 RPM, alcanzando una velocidad máxima de 145 km/h gracias al poco peso de una carrocería de fibra de vidrio y plástico

El corazón mecánico utilizado en este caso era también un bloque de tres cilindros, de dos tiempos y 981 cm3, con lubricación automática Lubrimat, mediante una bomba de aceite. Hasta este momento había que mezclar la gasolina con aceite directamente en el depósito de combustible. Entregaba 50 CV a 4.500 RPM, que empujaban a este pequeño deportivo hasta los 145 km/h y con una buena aceleración para los estándares de la época.

En 1967, la empresa VEMAG fue absorbida por Volkswagen, conociéndose posteriormente como Volkswagen Mecánica. Su tecnología se desarrolló y modernizó dando lugar a la segunda generación. Bajo la denominación Puma GT 1500, el nuevo modelo adoptó el chasis, la suspensión y el tren motriz del Volkswagen Karmann Ghia, con unas líneas inspiradas en el Lamborghini Miura que le dotaron de una gran atemporalidad, pues apenas experimentó cambios a lo largo de su vida.

El motor del Puma GT 1500 era un bloque de cuatro cilindros de arquitectura bóxer refrigerado por aire, con 1,5 litros de cilindrada, alimentado por dos carburadores Solex de 32 mm y colocado en el lado contrario de su predecesor, colgando del voladizo trasero. Su batalla se redujo más aun, hasta los 2.150 mm, mostrando una línea lateral con un largo capó y una trasera realmente corta de tipo fastback. En verdad, esa corta batalla le dotaba de una gran agilidad en tramos sinuosos.

Puma GT 1600 1

Puma GT 1600

En términos prestacionales, esta segunda generación iba más alegre más gracias a sus 90 CV a 5.200 RPM, y tenía un mejor comportamiento en curva con los ajustes realizados por Jorge Lettry en la suspensión, que consiguieron eliminar su tendencia al sobreviraje

El motor se ventilaba gracias a unas entradas de aire situadas justo a continuación de las ventanillas laterales. Bajo el capó delantero se situaban la rueda de repuesto, el depósito de combustible y un pequeño hueco para meter un par de mochilas. Las ruedas eran de chapa, de 14 pulgadas, aunque en el futuro se sustituirían por unas de aleación de seis radios.

Dentro contaba con pequeños espacios detrás de los asientos (reclinables) para guardar objetos pequeños, como las llaves o la cartera. En el puesto de conducción destacaba por un volante cromado con tres radios y aro forrado en piel, como su cuadro de instrumentos con cinco relojes, incluido el cuentavueltas.

En 1968 se fabricaron un total de 151 unidades, duplicándose el volumen en 1969. En 1970 dio el salto al mercado europeo, presentándose en la ciudad española de Sevilla con nuevos motores, de 1,6 (Puma 1600 GTE), 1,7 y 2 litros. Se comercializó prácticamente en toda América, en algunos países europeos e incluso en Sudáfrica.

Puma GTE GTS

Puma GTE y GTS

En 1971 salió al mercado la versión descapotable o Spider, denominada 1600 GTS, tanto con el techo de lona como otro rígido, pero de escaso éxito debido a su mala calidad constructiva: era ruidoso, con filtraciones de agua y aire y de estructura endeble, pues incluso las puertas se movían con claridad por terreno bacheado.

En 1972 se mostró el Puma GTO, pasándose a llamar casi inmediatamente después de su presentación como Puma GTB. Su motor Opel de 4,1 litros y seis cilindros en línea entregaba 140 CV a 4.000 RPM, y lo empujaban hasta los 170 km/h, algo poco común en los productos locales. La carrocería también estaba construida con fibra de vidrio mezclada con plástico, conservando su larga parte delantera y su corta trasera. Este GTB se remató con la versión 250S en 1978, que entregaba la nada despreciable cifra de 171 CV, empujándolo hasta los 190 km/h.

En 1970, el Puma GT dio el salto al mercado europeo, con nuevos propulsores que variaban entre los 1,6 y 2 litros de cilindrada, siempre asociados a una caja de cambios manual de cuatro relaciones

En 1979, el Puma GTB sufrió una actualización, cambiando de nombre a Puma GTB-S2. Ofrecía cuatro faros redondos, una parrilla negra con barras horizontales, un morro más bajo y unas lunas delanteras y traseras con mayor ángulo de inclinación que acogían unos limpiaparabrisas ocultos bajo el capó. Mecánicamente se mantuvo el mismo motor de seis cilindros en línea.

Puma GTB S2

Puma GTB-S2

También existió otra versión, el Puma GTE, el cual experimentó una serie de cambios importantes en 1980 al adoptar el eje delantero de origen Volkswagen, con articulaciones esféricas, y una parte trasera con semiejes más largos que le proporcionaban un mayor ancho de vía y mejor estabilidad en curva rápida. En 1982 se modificó ligeramente la carrocería con nuevos parachoques y manijas de las puertas.

Y fue en esta década cuando la empresa empezó a tener problemas de calidad, pues no reunían las estrictas especificaciones de seguridad del mercado estadounidense y se rechazaron una serie de lotes de vehículos. La cosa se complicó por las deudas con diversos proveedores, pagos de impuestos y obligaciones con sus trabajadores.

Su producción se redujo a 100 unidades anuales. En 1990, la empresa echó el cierre definitivo a la producción del Puma GT, al tiempo que el país se abrió a la importación de vehículos de otros países.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

¿Cómo metían un 6 en línea de más de 4 litros en la parte trasera del Puma GTB? Me sorprende. Es un coche bastante chulo.

Javier Costas
Editor

Y tanto que debería sorprenderte, porque no cabe. En los GTO/GTB el motor de seis cilindros en línea iba colocado delante. Fíjate que la parrilla es muy diferente, con motor delantero debes refrigerar el vano delantero. Los demás modelos eran de motor trasero y se aprecian las rejillas del capó trasero para que les entrase aire.

AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

Gracias por la aclaración.
Es curioso que cambiasen 3 veces la disposición del motor, por eso me extrañaba tanto.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.