Coche del día: Peugeot 605 2.1D

Coche del día: Peugeot 605 2.1D

Sus 83 CV era, a todas luces, insuficientes para un sedán de su tamaño y porte


Tiempo de lectura: 3 min.

Los fabricantes generalistas, aquellos que no son premium, básicamente, siempre han intentado abrirse un hueco en determinados segmentos, por lo general, sin éxito. La última intentona seria ha venido de Volkswagen y todo sigue igual que siempre, aunque al menos, Volkswagen lo hizo bien y puso en circulación un coche que realmente podía plantar cara a los rivales más complicados con todas las garantías. Se trata de algo que no siempre ocurre, y un claro ejemplo de ello lo tenemos en el Peugeot 605.

El sedán francés se puso en circulación en 1989, momento en el cual, destacaba por ser un coche grande, muy grande, y por tener una imagen, según se dijo en su momento, demasiado convencional. El caso es que Peugeot, a finales de los 80 y durante toda la década de los 90, fue una marca que se podía tildar de convencional, o mejor dicho, era conservadora, no como en el Siglo XXI, que ha puesto diferentes modelos en producción a cada cual más polémico estéticamente. Y no digamos nada sobre el famoso puesto de conducción, el i-Cockpit.

Con el 605 no pasaba nada de eso, era un “señor coche”, con todo lo que se pueda atribuir a dicha expresión, salvo por una excepción: la gama de motores. Hablamos de un coche que tuvo una vida comercial de nada menos que 10 años y fue reemplazado por el Peugeot 607, una vida comercial que fue, básicamente, toda la década de los 90, y por tanto, hay ciertas cosas que se comprenden fácilmente, como la presencia de motores de poco más de 130 CV, por ejemplo. Pero hay una que, por mucho que fueran los años 90, no acabamos de comprender: la presencia de un motor diésel atmosférico de 83 CV, que daba vida al Peugeot 605 2.1D.

Allá por comienzos de la década de los 90, los motores diésel atmosféricos todavía tenían algo de presencia en el mercado

peugeot 605 2 1d (2)

El 605 2.1D estuvo en el mercado solo cuatro años, entre 1990 y 1994, pero desde nuestro punto de vista actual, estuvo totalmente fuera de lugar. Era un bloque de cuatro cilindros, 2.138 centímetros cúbicos, cuyos pistones tenían una carrera bastante larga: 92 miímetros –el diámetro de los mismos era de 86 milímetros– y una altísima compresión de 22,5 a 1. Las cifras podrían haber sido interesantes para, por ejemplo, un Peugeot 306, pero no para un sedán del segmento E. Rendía 83 CV a 4.600 revoluciones y 147 Nm de par a 2.000 revoluciones. El 0 a 100 km/h no se completaba hasta pasados 17,5 segundos, no podía pasar de los 170 km/h y el consumo homologado era de 8,8 litros cada 100 kilómetros.

Un coche como el Peugeot 605 no debería haber tenido un propulsor semejante, aunque los directivos de la marca saben bastante más que nosotros y sus motivos tendrían, ¿no? El caso es que el Peugeot 605 2.1D dejó pronto el mercado, y además, estuvo acompañado desde el principio por una versión turbo, el 605 2.1DT, con 109 CV, y luego, en 1994, vio aparecer el 2.5DT con 129 CV.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miguel
Invitado
Miguel

El Renault Laguna tenia el mismo problema, un anémico diesel 2.2D de 85cv.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.