Coche del día: Panhard CD

Coche del día: Panhard CD

Cuando la efectividad prima sobre la belleza


Tiempo de lectura: 5 min.

El Panhard CD se presentó en el Salón del Automóvil de París de 1962, diseñado para ser la versión comercial de la berlineta del mismo nombre que participó en la carrera de las 24 horas de Le Mans de junio del mismo año. Sus siglas provienen de las de la abreviatura del nombre y apellido de su diseñador, Charles Deutsch. Se construyeron un total de 185 unidades entre 1963 y 1965.

Como suele ocurrir, en muchos de estos casos transcurrió un tiempo desde su presentación hasta que comenzó a producirse y comercializarse -un año- en abril de 1963, en este caso debido a problemas técnicos en el proceso de fabricación, concretamente con los paneles de fibra de vidrio. Contaba a su favor con un coeficiente aerodinámico más propio de un avión que de un coche, con un valor Cx de 0,13 (sí, eso ponía su catálogo).

La estética no era su punto fuerte y Panhard decidió de forma inteligente incluir en su folleto publicitario una cita del escritor Oscar Wilde: “La belleza no se discute. Reina por derecho divino. Hace príncipe a quien la posee…” . Por cierto, su diseño nos recuerda y mucho al mítico Citroën DS “Tiburón”.

Panhard CD Coupe GT 2

En el lado positivo de la balanza descubríamos un interior bien acabado, con detalles como un suelo totalmente enmoquetado y un volante de madera, así como un moderno motor bicilíndrico bóxer “Tigre” de 848 cm3. En el lado negativo de la balanza descubríamos una mala insonorización, una caja de cambios de manejo muy duro y unas suspensiones nada confortables.

Este bicilíndrico bóxer, refrigerado por aire reforzada por una turbina Aérodyne de doble efecto (procedente de la berlina PL17) ofrecía una potencia aproximada de 49 CV, un valor modesto en términos absolutos pero suficiente para mover sus escasos 580 kg en parte gracias a su carrocería de fibra de vidrio. Con estos elementos el Panhard CD alcanzaba una velocidad máxima de 165 km/h.

El Panhard CD se vendió en dos niveles de acabado, el GT y el Rallye. El acabado GT llevaba el motor del cual hemos hablado ya

En el nivel de acabado Rallye el bicilíndrico de 848 cm3 se potenció en 10 CV más, hasta los 59 CV. Ambas versiones usaban la misma caja de cambios manual de cuatro velocidades, que realmente eran tres más una sobremarcha, súper directa u overdrive. La versión Rallye llevaba una transmisión con unos desarrollos un 10 % más largos que la versión GT, de aquí su mayor velocidad punta. La potencia se transmitía a las ruedas delanteras, algo poco habitual en un coche de talante deportivo. De la versión GT se vendieron 122 unidades y de la Rallye 57 en total.

Panhard CD Coupe GT 8

Panhard CD Coupé GT

El equipo de frenos se encomendó a cuatro tambores con un curioso sistema de refrigeración similar al que llevaban las Vespa, como una especie de aletas extendidas. Estos tambores se conocían con la denominación ETA (Evacuación Térmica Acelerada) y estaban fabricados en aluminio, con un forro interno de hierro fundido.

El chasis estaba conformado por un marco de acero soldado a una viga central. En su parte delantera se fijaban cuatro tubos que permitían anclar todo el conjunto mecánico -motor, transmisión, dirección y suspensión-, elementos tomados directamente de la berlina PL17. En la parte trasera se fijaba una viga transversal soldada a la viga central. Los elementos de la suspensión -brazos y barras de torsión- iban unidos a esta viga transversal.

Para mejorar la penetración de la carrocería en el aire la vía delantera era bastante más estrecha que la trasera, a lo que se añadía una altura reducida de la base del coche hasta el suelo, tan solo de 130 mm. Sus dimensiones eran 4.060 mm de largo, 1.600 mm de ancho y 1.185 mm de alto, con una batalla de 2.250 mm.

Comentaré una edición especial del Panhard CD, la LM64. Solo se construyeron dos unidades para competir en las 24 Horas de Le Mans de 1964, la LM64/1 y la LM64/2. Se conservó el chasis del CD “normal”, pero se le sustituyó en la suspensión el muelle de hoja transversal delantera por unos muelles helicoidales, los que conocemos todo el mundo (véase el artículo Sistemas de suspensión).

A nivel de carrocería se carenaron los faros delanteros, unos pasos de rueda totalmente planos y una trasera con difusor para generar un efecto suelo y conseguir una buena carga en el eje trasero. Lo más llamativo eran sus dos grandes aletas verticales en la parte trasera. Con todas estas mejoras aumentó aún más su excelente aerodinámica.

A causa de las restricciones por cuestiones de seguridad para poder participar en las 24 horas de Le Mans, no se permitían utilizar motores de menos de 1 litro de cilindrada. Para ello se recurrió a unos cambios técnicos como un sobrealimentador Sferma y unos carburadores Zenith, junto a un encendido por doble ignición.

Panhard CD Le Mans 1

Panhard CD Le Mans

Al aplicar un factor de multiplicación de 1,4 para los motores sobrealimentados -cosas de los reglamentos- su cilindrada efectiva aumentó hasta los 1.187 cm3, así como la potencia hasta los 78 CV. Se sustituyó la caja de cambios de serie por otra ZF de cinco velocidades.

Su objetivo no era ganar la prueba sino más bien buscaban alcanzar la máxima eficiencia y, por supuesto terminar la carrera, algo que no consiguieron ninguna de las dos unidades.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
CaZaDorDeLeFAnTES
Invitado
CaZaDorDeLeFAnTES

Pregunta, en la versión Le Mans la suspensión trasera también está modificada no? Ha desaparecido la viga trasversal trasera y se aprecia una estilo, multibrazo? Gracias por adelantado, curioso trasto.

Pablo Mayo
Editor

Estás en lo cierto. La versión normal lleva suspensión trasera de brazos tirados, mientras en la versión Le Mans, la suspensión trasera es de paralelogramo deformable con brazo de convergencia. Es un chasis muy similar a los antiguos de Lotus en “X”. Te dejo un vídeo con el sonido de este curioso “cacharro”:

CaZaDorDeLeFAnTES
Invitado
CaZaDorDeLeFAnTES

Suena a motocicleta no? Y si, recuerda poderosamente a Citroën, parece un ds tiburón en configuración coupe.

Pablo Mayo
Editor

Normal lo del sonido, es un bicilindrico boxer, al estilo BMW.

Javier Costas
Suscriptor

Si te fijas, en el texto está explicada esa diferencia, aunque usando una traducción distinta razz


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.