Coche del día: Opel Vectra (A)

Coche del día: Opel Vectra (A)

Reemplazo al Ascona y le superó en todos los apartados


Tiempo de lectura: 3 min.

Siempre se ha dicho que el tiempo pasa volando, ¿verdad? Y no falta razón, porque cuando te quieres dar cuenta, han ocurrido muchísimas cosas. En el mundo del automóvil esto, en ocasiones, está muy marcado y coches como el Opel Vectra te sorprenden con una edad que supera los 30 años. Pero claro, el Opel Vectra se presentó en 1988 como reemplazo del Opel Ascona, un coche que estuvo en el mercado 18 años y logró vender 3,8 millones de unidades.

Hablamos de una Opel muy antigua, con carisma y automóviles que no tardaban en convertirse en éxitos de ventas, incluso eran innovadores, algo que la Opel actual no puede ni siquiera pensar. El Vectra, para hacernos una idea, fue el resultado de un total de cinco millones de horas de trabajo, de las cuales, 20.000 horas se dedicaron exclusivamente a estudiar y perfilar la aerodinámica de la carrocería –por eso podía presumir de un CX de 0,29–. Opel venía de tener una época realmente buena, durante los años 80, la marca logró mucho prestigio gracias a un producto muy interesante, moderno y fiable.

opel vectra (3)

España le debe mucho a la Opel de los 80, pues no debemos olvidar que fue entonces cuando se comenzó a fabricar el Corsa en Figueruelas –Zaragoza–, con todo lo que supuso para la creación de puestos de trabajo y enriquecimiento de la zona.

Bajo el amparo de General Motors, que duraría algunas décadas más, Opel desarrolló un coche, el Vectra, con las capacidades suficientes para plantar cara a modelos como el Renault 21 o al Ford Sierra, dos de los automóviles mejor valorados de aquellos años –y que fueron reemplazados por el Renault Laguna y el Ford Mondeo–. No en balde, además de una calidad más elevada que la vista en el Ascona, el Vectra fue el primer turismo de Opel en montar tracción total, desarrollada en colaboración con Steyr-Daimler-Puch, al tiempo que estrenaba una caja de cambio automática con cuatro relaciones y tres programas –Eco, Sport y Winter– que fue un desarrollo interno.

opel vectra (2)

La gama de motores, en aquellos años, era relativamente completa si lo vemos con la perspectiva que da el tiempo. Había cosas que como un cuatro cilindros de 1,6 litros y 75 CV, o un diésel de 1,7 litros y 57 CV, pero en aquellos años, cosas así eran bastante normales. Mejores, sin lugar a dudas, eran los 2.0 con 115 CV y luego con 136 CV o el 1.8 de 90 CV. Por supuesto, no olvidamos las versiones Turbo con 204 CV, el 2.0 16v de 150 CV o el V6 ECOTEC de 2,5 litros y 170 CV que llegó en 1993.

El Opel Vectra no tardó en convertirse en un éxito. El su primer año de comercialización se vendieron un total de 364.000 unidades –se incluyen también las unidades del Vauxhall Cavalier, el Vectra de Reino Unido–. En 1991 se alcanzó el primer millón de unidades comercializadas. En 1996 se llagó a 2,5 millones de unidades vendidas.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.