El Volkswagen Vokaro es un kit sobre la base de un Escarabajo bastante interesante

El Volkswagen Vokaro es un kit sobre la base de un Escarabajo bastante interesante

Un pequeño deportivo sobre un chasis recortado y cubierto con fibra de vidrio


Tiempo de lectura: 3 min.

En las páginas de subastas podemos encontrar desde auténticas chatarras, hasta modelos desconocidos, como es el caso del Volkswagen Vokaro, un kit sobre la base de un Escarabajo. El kit producido por Vopard Industries en la década de los setenta sobre la base recortada del Escarabajo puede llegar a ser realmente divertido, sobre todo si tenemos en cuenta su reducido peso.

El pequeño Vokaro está repleto de líneas musculosas y suaves por cada costado, como era ley en la época, con sus faros delanteros situados en los extremos de la carrocería. Su trasera es algo más inconclusa, con los colectores y los escapes sobresaliendo de la carrocería, y con una extraña inclinación que no encaja con las ópticas traseras. Y es que los más fanáticos ya lo habrán apreciado, esas ópticas son alrededor de 20 años más modernas y han sido invertidas, habiendo sido sustituidas en algún momento afeando la trasera de este modelo tan especial.

Otro de los rasgos identificativos de este kit es la ausencia de puertas, habiendo bajado convenientemente la altura para facilitar el acceso al vehículo en la zona que debería ocupar la ventanilla, y que provoca que encontremos una imagen lateral muy de dibujos animados. Exteriormente, la estética la remata el color marrón violáceo junto con las llantas Empi GT y un fino parabrisas que hace que nos sintamos realmente expuestos. Está propulsado por un motor de cuatro cilindros y 1600 cc acoplado a una transmisión manual de 4 velocidades, refrigerado por aire, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta el coche del que procede.

Carece de capota, su carrocería está fabricada de fibra de vidrio y su chasis ha sido recortado, ya puedes imaginarte cuál es su secreto. Con un ligerísimo peso, no es necesario que su propulsor haya sido modificado, si tenéis en cuenta que el Porsche 356 partió de la base de un escarabajo y recortó su chasis, diseñando una carrocería metálica más evocadora, os haréis una idea de que este pequeño coche en kit se moverá muy bien. El vendedor de esta unidad ha alcanzado las 100 mph con él, unos 160 km/h, más de lo necesario para disfrutar de este histórico en una carretera revirada.

La unidad que está a la venta en Bring a Trailer que veis en las imágenes tiene algunos defectos eléctricos y algunos detalles en los que poner atención, como algunas grietas en la pintura debido a su carrocería de fibra de vidrio. Pero estoy seguro de que por ese precio será fácil que encuentre un nuevo hogar, ya que no parece que vaya a pasar de los 5.000 dólares, unos precios muy alejados de los vistos en España para un buggy basado en el Escarabajo.

Este modelo es mucho más exclusivo, y en buenas manos y con una ligera preparación de motor puede convertirse en una máquina realmente divertida. El modelo ha recorrido 100.000 millas, nada mal para un coche que solamente podemos utilizar cuando hace buen tiempo, no hay duda de que la fiable mecánica está dispuesta a doblar esa cifra sin despeinarse.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.